Coaching y Desarrollo Personal, Reflexiones 


La primera vez

Siempre hay una primera vez, una primera vez para todo, una primera vez cada poco tiempo, cada día, cada mes, cada año, un primer beso, una primera lágrima, un primer abrazo, una caricia, un “te quiero“, una pregunta, un miedo, un silencio por respuesta que tiene mucho más que decir que miles de palabras juntas. Siempre hay una primera vez y hace poco fue la mía. La primera vez en el 2017, un año nuevo se levantaba ante mí como el gigante que se alza ante los ojos de los hombres, implacable,  terrorífico, el oleaje de un mar de dudas enfurecido que acaba de ser despertado de su letargo.

footprints-1189780_960_720

La primera vez

No es la primera vez que supero un año y al mismo tiempo es mi primera vez, soy un completo novato, no me siento preparado, no estoy preparado, quizá tú tampoco estés preparado, quizá nunca estamos realmente preparados para lo que se nos viene encima, no somos conscientes de lo que significa cerrar una etapa para dar paso a una nueva, no sabemos cuál es el valor de trescientos sesenta y cinco días tachados en un calendario, de doce uvas que se ingieren ingenuamente, como si los deseos y los sueños tuviesen sabores, de propósitos y despropósitos de última hora.

¿Es normal tenerle miedo a lo desconocido? ¿Caminar a ciegas por un sendero incierto, con pisadas temblorosas que marcan un ritmo lento, irregular, es sinónimo de debilidad? Acaso hemos de pedir ser valientes para el año siguiente, o quizá debamos pedir sensatez, ser sensatos puede salvarnos del sufrimiento, que no nos afecten los comentarios ajenos, que no encontremos sentido a las opiniones de los demás, a los consejos de aquellos que van por la vida como triunfadores, creyéndose capaces de hablar a través del tiempo y del espacio para, privilegiados nosotros, recibir una de sus magníficas clases maestras de la vida.

Pero es que nadie sabe de la vida tanto como los muertos y, ni siquiera para ellos es suficiente. Entonces, ¿qué nos queda? ¿A dónde vamos? ¿Quiénes debemos ser? ¿Cómo debemos actuar? Si alguien conoce el secreto, por favor, que no lo revele jamás, no quiero que me desaconsejen, no quiero que me prohíban, no quiero que me encadenen. Prefiero seguir caminando por esta playa, con los pies descalzos, mojados, fríos, a la espera de que se sucedan los años y yo pueda verme algo más adulto, así como quieren verse los niños.

Que sea el tiempo el que me guíe, por primera vez.

@Jota_PrietoAbia

Imagen| Pixabay.

RELACIONADOS