Cultura y Sociedad, Historia 


La prensa en las Cortes de Cádiz

El 19 de marzo de 1812 se promulgó en Cádiz la primera Constitución de la Historia de España. La carta magna, que ha pasado a la historia bajo el nombre de “La Pepa”, que es como popularmente se la conocía por haber sido aprobada el día de San José, introducía el liberalismo en España y traía importantes novedades al país. Pero hay otra fecha muy importante también para la Historia de España: 10 de noviembre de 1810. Ese día las Cortes de Cádiz aprobaron un decreto en el que se reconocía por primera vez la libertad de imprenta. La legislación española hasta ese momento en relación a este derecho era muy restrictiva, por lo que fue una auténtica revolución la “libertad de escribir, imprimir y publicar sus ideas políticas sin necesidad de licencia, revisión o aprobación alguna anteriores a la publicación” que recoge el artículo primero del decreto para “todos los cuerpos y personas particulares de cualquier condición y estado que sean”.

El asunto de la libertad de imprenta fue uno de los principales temas de debate en las Cortes de Cádiz. Si el decreto abría la puerta a la libertad de imprenta y ponía fin a la censura previa existente hasta entonces en España para todos los escritos, la Constitución de 1812 consagra ese derecho en su artículo 131, donde se establece que las Cortes deberán “proteger la libertad política de la imprenta”, y en el artículo 371. En este precepto se recoge el derecho de todos los españoles a publicar sus ideas políticas en los mismos términos que el decreto de 1810. Quedan fuera de esta libertad de imprenta las ideas religiosas. El artículo 6 del decreto conserva la censura previa de las publicaciones sobre materia religiosa. Este aspecto es significativo también en la Constitución porque, pese a ser una legislación muy avanzada y moderna, establece la religión católica como la religión de la Nación española y como la única verdadera.

Cádiz vivió una auténtica riada de periódicos, folletos y todo tipo de publicaciones. Un periódico que nació como reacción a la invasión napoleónica fue el “Semanario patriótico español”, del periodista Manuel José Quintana. En sus páginas se atacaba la invasión de las tropas francesas y se exaltaba la nación española y sus valores. Esta publicación sigue el rumbo de la guerra y se va desplazando su lugar de edición de Madrid, que es donde nace, a Sevilla y, finalmente, a Cádiz, único lugar que resiste el empuje francés y donde se concentró la vida política y periodística de España. Es un periódico de marcado carácter liberal.

Dos diarios que nacieron en el Cádiz liberal de las Cortes fueron “El conciso” y “El redactor general”. El primero de ellos era el diario liberal más influyente de la época y llegó a distribuir dos mil ejemplares, una cifra considerable para la España de comienzo del siglo XIX. “El redactor general” vio la luz por primera vez en junio de 1811 y salía todos los días en formato folio. Costaba 10 diez cuartos el número suelto y un real para los subscriptores. La crónica parlamentaria fue otra novedad periodística del momento con el “Diario de las Cortes”. Pero no sólo había periódicos por el Cádiz de las Cortes, sino que también tenían una gran presencia todo tipo de folletos y libelos de contenido político. Cuando el rey Fernando VII regresó a España tras el final de la Guerra de Independencia contra los franceses, no respeta la Constitución de 1812, persigue a los liberales y uno de los primeros preceptos que elimina es el de la libertad de imprenta, pero “La Pepa” y el espíritu liberal habían plantado una semilla imposible de cortar.

Vía| Cervantes Virtual

Más información| Cuatro siglos de periodismo en España: de los avisos a los periódicos digitales. María Cruz Seoane y María Dolores Sáiz. Alianza Editorial. 2007.

Imagen| Cádiz2012

En QAH| La Constitución de Cádiz de 1812 o La Pepa, una revolucionaria olvidada, La Constitución de Cádiz y la Independencia Hispanoamericana

RELACIONADOS