Historia 


La prehistoria japonesa (I): período Jomon

 

/var/www/clients/client0/web2/web/wp content/uploads/2015/09/260px uenohara jomon no mori

Poblado del período Jōmon, reconstruido a partir de los restos de Uenohara. Kagoshima. Crédito: W.Commons

Podríamos decir que unos de los precursores de la arqueología japonesa es Edwar Silverter Morse (1838-1925), profesor de zoología de la Universidad de Tokio. Llegó a Japón como parte de una expedición occidental con intereses comerciales y científicos en el país. Gracias a Morse la arqueología japonesa sufrirá un gran impulso durante las primeras décadas del siglo XX. Pero no será hasta después de la II Guerra Mundial cuando este campo sufra una profunda remodelación en el Imperio del Sol Naciente. La prehistoria japonesa es un período de más de 50000 años, y aunque se conoce sus formas de vida no se ha descifrado todavía la composición etnia japonesa. La datación de la prehistoria japonesa es la siguiente:

-Paleolítico 50000 al 11000/10000 a.C.

-Período Jomon 11000/10500 a.C. al 300 a.C.

-Período Yayoi 300 a.C. al 300 d.C.

-Período Kofun 300 al 552 d.C. (para el período Kofun algunos investigadores utilizan otra cronología que llega hasta el 650 d.C. e incluso hasta el 710 d.C., aunque la más utilizada es la primera).

La cultura Jomon posee un carácter mesolítico caracterizado por su peculiar producción cerámica. Cuyo rasgo identificador es la decoración a base de marcas de cuerdas, que se aplican sobre la superficie cuando todavía no está seca. Bien a través de incisiones o en relieve. Jomon significa “marcado con cuerda” en japonés. Toda la información que se posee procede de los fosos de desperdicios, montículos de conchas (como los de OMORI) o de los yacimientos arqueológicos. Dedicados a la caza y la recolección se agrupaban en pequeños asentamientos permanentes. Las construcciones típicas de este período son a base de cabañas de planta cuadrada o circular, con bases semi-hundidas y tejados de paja que apoyaban en el suelo. El interior solía estar revestido de lajas de piedra. Se trataba de viviendas donde podían llegar a convivir entre 5 y 6 personas. No existe un conocimiento profundo acerca de sus creencias. Celebraban ritos comunes a los de otras culturas prehistóricas: caza, pesca, fertilidad o curación de enfermedades; en los que se realizaban ofrendas en vasijas de cerámica. Se piensa que no existía la creencia en el más allá debido a que no se han encontrado enterramientos con ajuares.

Estatua dogū del Jōmon final (1000–300 a. C.), Museo Nacional de Tokio, Japón. Crédito: W.Commons

Estatua dogū del Jōmon final (1000–300 a. C.), Museo Nacional de Tokio, Japón. Crédito: W.Commons

Respecto a las representaciones artísticas, lo más destacado son las vasijas de cerámica de carácter cotidiano y religioso. Se trata de cerámicas cocidas al aire libre (sin horno) de forma cónica, base pequeña -generalmente para ser clavadas en la tierra- y boca amplia. Para las incisiones utilizaban cuerdas, baquetas de madera, trocos de bambú, medias cañas, conchas, uñas o incluso espinas de pescado. Y para hacer los motivos en relieve se moldeaban a mano protuberancias en la arcilla. También se han encontrado estatuillas antropomórficas, generalmente femeninas, y de animales denominadas Dogu. Son las primeras esculturas de Japón. Caracterizadas por las formas grotescas, sus ojos huecos o en forma de grano de café. Relacionadas con rituales religiosos o incluso propiciatorios. Otros elementos que destacan de la cultura Jomon son diversos objetos menudos como: pendientes de piedra o arcilla, objetos lacados, cestos, lámparas votivas, piedras decoradas o elementos simples esculpidos de pequeño tamaño.

Sabías que… la cerámica del período Jomon es de máximo interés porque son las piezas de cerámica más antiguas del mundo y con mayor continuidad (período temporal) de la historia. Además son piezas propias japonesas sin influencia del exterior.

 

Vía| Aykens, C., Higuchi, T., Prehistory of Japan, New York, ed Academic Press 1982.

Imágenes| W.Commons

En QAH| Polaridades estéticas en el Arte japonés; Caligrafía Japonesa, la singularidad del arte; El arte de lo efímero: Ikebana

 

RELACIONADOS