Especial Crisis Económicas de la Historia, Historia 


La “polémica crisis del siglo III” en el Imperio Romano

Grabado siglo III. Invasión Bárbara de territorio del Imperio.

Grabado siglo III. Invasión Bárbara de territorio del Imperio.

Si nos ponemos a rebuscar en el pasado, encontraremos numerosas crisis, como de la que hablaremos a continuación y que se encuentra en la historia de uno de los imperios más importantes de la Antigüedad, el Romano. Un episodio en la historia que ha suscitado grandes debates, tanto a la hora de definirlo, establecer sus causas e interpretar sus consecuencias. Es por ello que veremos algunos acontecimientos vinculados a este proceso y también hacer alusión al debate que se ha ido originando.

Un pequeño pueblo en las orillas del Tíber, en la Península Itálica, había conseguido en cuestión de unos pocos siglos originar un estado capaz de dominar un vasto territorio alrededor del Mare Nostrum. En el siglo I se consolidó un imperio bajo la figura de Augusto y los emperadores que gobernaron en el período conocido como Alto Imperio.

Es en el siglo III, tras la muerte de Alejandro Severo en el 235 y la llegada de Diocleciano en el 284. Muchos fueron los factores que intervinieron en el proceso. Recordemos que bajo Trajano, el Imperio había conseguido la máxima expansión territorial, en la que debía mantener ciertamente la Pax Romana, además de un sistema de comunicaciones para un comercio que se desarrollaba incluso más allá de los límites del imperio.

Mucho se ha escrito sobre este periodo que marcaría un cambio de tendencia hasta el declive del Imperio Romano. Y también varios son los puntos de vista sobre si realmente fue una crisis, o simplemente un cambio en la estructura del estado, es decir, una evolución que desde nuestra perspectiva se ve negativa. ¿Se puede considerar una crisis un proceso que dure un periodo de 50 años? ¿Existían síntomas previos a la crisis?

Lo primero que se hace a la hora de abordar un acontecimiento de tal magnitud es el de buscar el porqué. Establecer las causas, en este caso, resulta un ejercicio complicado, aunque siempre es conveniente apuntar sobre la confluencia de múltiples causas. Algunos autores como F.W. Walbank apuntan que muchos de los problemas tienen su origen durante el alto imperio. Este autor pone como ejemplo la creación de los frumentarii, un cuerpo de funcionarios “policiales” que se encargaban de vigilar los mecanismos de recaudación de impuesto y delatar a aquellos que cometieron irregularidades. Se aumentó la presión sobre las ciudades, engrosando así la lista de empleados de la administración civil y de espías. En relación a esto se cita palabras de Lactancio que decía que “había más gente viviendo de los impuestos que pagándolos”. Otro aspecto que debemos señalar es que también buscaban mantener el favor de las aristocracias locales lo que evidenció un descontento popular ya que la coyuntura permitía una desigualdad social.

Por otra parte también se ha detectado una reducción de la población, por lo tanto una menor capacidad para la recaudación de impuestos, para mantener la maquinaria de una administración que no realizaba ningún atisbo de reducir gastos. En las fuentes literarias marcan esta tendencia, en base a ejemplos como que determinadas capas sociales con poder económico se negaban a tener hijos, o que ya no estaban dispuestos a financiar el ejército u obras públicas, acciones que de las que se vanagloriaba sus antepasados, y que en ese momento habían pasado a ser una carga que no querían asumir. Incluso en ciudades de regiones como Hispania encontramos una fuga de capital, por las élites que se trasladaban a la Península Itálica. El imperio era tan grande que la crisis no afectó a todos los territorios por igual.

Otro de los factores que también pudo influir fue el empuje de pueblos que provenían de Europa, que iban ejerciendo presión en las fronteras de este gran imperio. Como pudieron ser algunos enfrentamientos con pueblos godos, como por ejemplo en la zona de la Mesia.

Seguimos sin separarnos del aspecto económico, mencionando un ejemplo relacionado con la crisis con un acontecimiento relacionado, como fue la crisis financiera y monetario que vino a partir de los años 50. Existía en un primer momento existía la estabilidad  entre los tres metales preciados:  el oro, la plata y el bronce. Una muestra de estos problemas fue la creación de una nueva  moneda devaluada, conocida como el antoniniano. Esta sería la moneda de referencia del imperio del siglo III. Empezó a acuñarse moneda de peor calidad, hasta situarla muy por debajo del valor que tenía los primero ejemplares. Asistiendo a un debilitamiento de la moneda, sobre todo tras los reinados de Valeriano y Galieno.  Cada vez iban apareciendo monedas de peor calidad, mientras que las otras tendían a quedarse escondidas. Una situación que provoco una evolución ascendente de los precios

Dicho esto,  muchos interrogantes se nos lanzan sobre esta crisis en el Imperio Romano, ¿Qué si es una crisis?, ¿que si solo es un cambio estructural? Es cierto que tras recuperarse y realizar una serie de reformas, Diocleciano consiguió atajar la crisis, y permitir que el Imperio Romano sobreviviese  más tiempo, aunque ya sabemos que estaba  herido de muerte, algo que no se podía detener, tal y como sabemos. ¿Por qué se tardó en recuperarse? o ¿Qué similitudes hay con las crisis posteriores en el tiempo?

¿Os apetece uniros al debate?

En colaboración con QAH| Paullushistoricus 

Via| Alföldy, G.,(2012), Nueva Historia Social de Roma, Universidad de Sevilla ;Walbank, F. W. (1996) La Pavorosa Revolución. La decadencia del Imperio Romano en Occidente, Alianza Editorial.

Imagen| Invasión Bárbara

En QAH| Especial historia QAH: Introducción a las Crisis Económicas de la Historia¿Por qué fue importante la colonización griega?

 

 

RELACIONADOS