Cultura y Sociedad 


La poesía de T.S. Eliot

T.S. Eliot

T.S. Eliot

T. S. Eliot (1888‑1965) es junto a Ezra Pound una de las grandes personalidades de la poesía moderna. Poeta, dramaturgo y ensayista es un gran “generador de sistema” aún a su pesar. Nace en St. Louis, Missouri, y estudia en la Universidad de Harvard. En 1911 viajó a Europa para estudiar primero en la Sorbona y después en Oxford. Su popularidad como poeta fue tan temprana que desde muy joven pudo ya vivir de sus escritos literarios.

Su primer poema, The Love Song of J.A. Prufrock’ (1915), es una observación crítica de la sociedad moderna y del paisaje urbano, con influencia francesa.

Los “French Poems” y los “Quatrain Poems” (1916-18) denuncian a la sociedad urbana corrompida por el dinero y satirizan a las instituciones. Aquí se va introduciendo el estereotipo del hombre moderno sin sentimientos, sin ideas propias de nuestro tiempo.

En 1919 comienza a escribir un tipo de poesía oscura, difícil y muy impactante, con un registro más maduro. Eliot se mete en el corazón del hombre moderno de una forma pesimista, y ofrece ejemplos de la desintegración de la civilización cristiana, aunque da esperanzas.

“Gerontion” (1920) es el precursor de The Waste Land. Ya se puede ver la frustración, la ausencia de valores éticos y estéticos. Se percibe una imagen de regeneración, salvo en Gerontion viejo, cuando está a punto de morir.

The Waste Land (1922) está inspirado en The Golden Bough, y de ahí que el mito de la redención proporcione vida a esta tierra baldía y sea el punto de conexión a lo largo de toda la obra. Es una crítica a la civilización occidental basada en los valores cristianos, y está dividido en cinco partes.

A finales de los años 20, tras convertirse al anglo-catolicismo, escribe Ash Wednesday (1930), que representa el viaje a la eternidad. Es una alegoría sobre la esencia del ser. Representa su conversión. Está inspirado en La Divina Comedia de Dante.

Four Quartets (1943) representa la última etapa de su poesía. Aparece una sociedad derrotada a la vez que reflexiones positivas del mundo de los sueños. El tema principal gira en torno al concepto del tiempo, visto desde cuatro ángulos diferentes, a partir de recuerdos personales. Cada uno de los poemas está unificado por un símbolo heraclitiano: agua, viento, tierra y fuego.

Los poemas están influenciados por la mitología clásica, cristiana, mediterránea, sajona y, sobre todo, por el mundo oriental.

La obra de T.S. Eliot no puede entenderse solo desde un punto de vista intelectual. T.S. Eliot es un especialista del ritmo y la musicalidad.

 

Imagen| T.S. Eliot

Más información| University of Illinois

RELACIONADOS