Historia 


La Piedra del Destino

Crédito: W. Commons

Silla de la Coronación, con la Piedra del Destino bajo el asiento. Crédito: W. Commons

La leyenda oficial de los reinos de Escocia e Inglaterra se remonta a los pasajes bíblicos del Génesis, y afirma que la Piedra del Destino fue utilizada por Jacob para apoyar la cabeza cuando se produjo el famoso sueño de la escalera de Jacob (Génesis 28:10-18). Jacob llevaría esta piedra consigo a Egipto, donde permanecerá hasta el momento en que se inicia el éxodo del pueblo judío hacia la Tierra Prometida. Aquí la historia que rodea a la Piedra del Destino ofrece dos versiones que confluyen en un mismo punto geográfico: Brigantium en Galicia. Desde donde llegaría a Irlanda y posteriormente a Escocia.

La Piedra del Destino, también conocida como Piedra de la Coronación es un bloque de piedra arenisca de unos 150 kilos, conservada en la Abadía de Scone durante generaciones, que se empleaba en las ceremonias de coronación de los reyes escoceses e irlandeses desde la Antigüedad hasta la Edad Media.

Sabías que… Una leyenda tradicional afirma que Roberto I de Escocia (Robert the Bruce) regaló un pedazo a los irlandeses en agradecimiento por su colaboración en la batalla de Bannockburn. La piedra del Blarney.

En 1296, en un intento por despojar a Escocia de sus símbolos básicos de identidad, el rey Eduardo I de Inglaterra saqueó la Abadía de Scone y se apropió de la Piedra del Destino como botín de guerra, instalándola en la Abadía de Westminster para su uso en las ceremonias de coronación. Para lo que hizo construir una silla especialmente diseñada, sobre la que desde entonces han sido coronados todos los reyes británicos excepto María II de Inglaterra.

En el siglo XX se producen dos de los viajes más rocambolescos de la reliquia. En la Navidad de 1950, cuatro universitarios escoceses imbuidos del espíritu nacionalista decidieron robar la piedra de la Abadía de Westminster. En su camino de regreso a Escocia la piedra viajó en el maletero de su coche parando en todos los pub de Escocia desde la frontera de Inglaterra hasta Glasgow. Ante la presión mediática, contraria al robo, los estudiantes abandonaron la piedra en la Abadía de Arbroath el 11 de abril de 1951 en un desesperado intento por que la iglesia escocesa protegiera la joya nacional de los ingleses. Sin embargo la piedra regresó a Inglaterra a tiempo para la coronación de Isabel II.

Convertido en un problema de estado, la devolución de la piedra del destino por parte del gobierno británico se produjo en 1996. Más de doce mil personas se arremolinaban junto al castillo de Edimburgo para ver a la comitiva formada por altos dignatarios políticos y religiosos. Las tropas militares inglesas, que los acompañaban, parecían escoltar el más valioso de los tesoros. La reliquia recorrió la famosa milla de Edimburgo, desde el parlamento hasta el castillo, dónde le esperaba un destacamento del ejército escocés. Durante la ceremonia el reverendo escocés John MacIndoe aceptó formalmente el tesoro de manos de Michael Forsyth, secretario británico para la nación escocesa. Para asombro de todos los presentes, y del mundo entero, rompiendo la formal panoplia que revestía el mencionado acto de Estado, el destacamento militar escocés decidió que era más apropiado entonar la canción de “Misión Imposible” antes que el himno de Escocia.

Actualmente la reliquia se conserva en el Castillo de Edimburgo junto a las joyas de la corona. Leyenda o no, se dice que “siempre que la piedra del destino esté en Escocia reinará un escocés”. Curiosidades del destino Tony Blair fue elegido Primer Ministro al año siguiente.

En colaboración con QAH| iHistoriArte

Bibliografía| Guscin, Mark: La Piedra del Destino: historia y leyenda, A Coruña, 2006.

Imagen|W.Commons

RELACIONADOS