Reflexiones 


La pesca de los Rockefeller and company

 

Tirar el anzuelo y luego recogerlo. Así de simple, así de fácil, y si hay peces en el mar no falla, pobres inocentes van directos a picar como tontos…

La base sobre la que esta idiosincrasia se origina es que, deuda = dinero. Me refiero a una estafa que se esconde detrás de organismos “públicos”, empresas y políticos, los cuales solo son su medio de interacción y manipulación en el mundo real. Hablo de algo que se plantea mas allá de lo que podemos ver con nuestros ojos, que supera a poderes ejecutivos y legislativos.

“Dame el control sobre la oferta monetaria de un país, y no me preocuparé sobre quién hace las leyes”, Amschel Rothschild.

Rothschild, Rockefeller o Morgan son el nombre de algunas de las familias de banqueros y empresarios más poderosos del mundo. Hoy en día no se habla tanto de ellos como de Bill Gates, Carlos Slim o Amancio Ortega. Sin embargo fueron ellos y otros colegas los que presumiblemente en 1913 se reunieron en secreto para crear la Reserva Federal a través del Federal Reserve Act. Todos los bancos nacionales tuvieron que unirse al sistema. Casualmente, en ese mismo año se creó el Servicio de Impuestos Internos.

El banco sabe que deuda = dinero, por tanto, si concede un préstamo de $100.000 a un cliente, el empleado del banco solo tendrá que teclear este número y ¡voilá! el cliente dispone de $100.000, que no existen, que no son reales, solo son un número escrito en un papel. Más tarde el banco reclamará ese dinero y el cliente lo ingresará. Esta vez el dinero es real, ganado con su trabajo diario. Al final de la operación, el banco ha prestado $100.000 ficticios que no tenía y ha recibido $100.000 reales más los intereses.

El sueño americano

Buen negocio ¿no? Pero no era suficiente, porque no todas las personas pedían préstamos, entonces tuvieron la brillante idea de las tarjetas de crédito, y poco a poco consiguieron normalizar aquello de “domicilia tu nómina” y expedir tarjetas de créditos. Tarjetas que permiten a su dueño tomar dinero prestado de manera instantánea sin necesidad de solicitarlo previamente al banco, lo que supone más deuda, y por tanto la creación de más dinero.

Llegados a este punto, es necesario saber que los bancos también necesitan pedir dinero muchas veces, de hecho lo hacen diariamente. Y si el banco presta dinero a las personas, ¿quién se lo presta a los bancos? La respuesta es que se lo prestan entre sí o se lo presta el banco central. En el caso de los EE.UU. la Reserva Federal. ¿Y de dónde saca el dinero la Reserva Federal (Fed)? Lo fabrica. La Fed imprime dinero, aparentemente según las necesidades de liquidez del país. Se presupone que es un organismo público financiado por el gobierno estadounidense. Pero no es así, la Fed es un organismo privado constituido por sus accionistas, donde no pueden entrar ni el Ministro de Finanzas, ni el FBI o la CIA, ni siquiera la Corte Suprema de Justicia.

La Fed es un órgano independiente separado del poder ejecutivo. En la práctica, cuando el gobierno necesita dinero, la Fed imprime dinero y compra los bonos emitidos por el Estado a cambio de un interés. Este interés debe pagárselo el gobierno, y para ello emplea las contribuciones de los ciudadanos. Al final de la operación, el gobierno consigue financiarse a coste cero, la Reserva Federal rentabiliza la impresión de billetes y la ciudadanía paga la plusvalía que termina en manos de la Fed y sus propietarios.

Naturalmente, esto no es consecuencia de la evolución normal del mercado, ni de la economía o de la política. Esto ocurre a propósito. Curiosamente, las grandes fortunas mencionadas arriba sacaron su dinero del sistema bancario antes de que el Crack del 29 ocurriese. Posteriormente usaron este dinero para comprar los valores de pequeños bancos e inversores a un precio irrisorio, acumulando aun más riqueza.

En 1963 John F. Kennedy tuvo la osadía de enfrentarse al poder de la Fed. El 4 de Junio firmó la Orden Ejecutiva 11110 que devolvió a los EE.UU. la facultad de emitir moneda sin tener que pedirlo prestado a la Fed y sin pagar intereses. Cinco meses más tarde, el 22 de Noviembre, ocurrió el famoso asesinato de Kennedy en Dallas. El presunto culpable detenido por la policía alegó que no había matado a nadie, que era un señuelo.

El nuevo presidente, Lyndon B. Johnson ignoró la orden al igual que el resto de presidentes hasta la actualidad y el Tesoro dejó de emitir billetes. La Orden Ejecutiva 11110 sigue vigente hoy en día pero ningún dirigente ha vuelto a usarla. Prácticamente la totalidad de los $15 billones de deuda de EE.UU. ha sido creada desde 1963, pudiendo haberse evitado en gran medida si se hubiese utilizado la Orden firmada por Kennedy.

Y todo esto para perpetuar el sistema, éste en el que los que tienen el poder tiran el anzuelo, bajando tipos de interés y dando créditos hasta al que no lo necesita o no lo puede devolver y luego, cuando todos están contentos disfrutando de la abundancia (ficticia) y del optimismo económico, recogen el anzuelo, suben los tipos de interés, disminuye el dinero en circulación, la actividad económica se ralentiza y comienzan los impagos y los embargos que solo benefician al acreedor de la deuda, que probablemente se apropiará de los bienes de aquellas personas que perdieron su renta cuando se recogió el anzuelo.

¿O qué pensáis que es esta crisis económica sino un juego de anzuelos?

Vía| La estafa global bancaria

Imágen| El sueño americano, Red de pesca

Más Información| El mito de la Fed independiente, El proyecto matriz, Lo que nadie sabe sobre las entidades financieras, Investigación económica, Zeitgeist, Vaticanocatólico

En QAH| Análisis del documental sobre la crisis financiera galardonado con un Oscar: “Inside Job”¿Cómo funciona la política monetaria del BCE?, El sistema

Vídeo| YouTube: El dinero es deuda

RELACIONADOS