Jurídico, Uncategorized 


La prisión permanente revisable (II)

Delitos susceptibles de ser condenables con la pena de Prisión Permanente Revisable.

Antes de elaborar una lista sobre aquellos delitos cuya comisión podría poner en funcionamiento esta nueva pena incluida en el Proyecto, es necesario tener en cuenta que desde que desde la primera vez que el Gobierno propuso la incorporación al Código Penal de esta pena, el número de delitos para los que la misma estaría prevista ha ido variando, siendo así que en el Anteproyecto de julio de 2012, la misma solo se preveía para los casos mas graves de delincuencia terrorista, sin embargo, tres meses después, cuando se produjo la publicación en el BOE del Proyecto de Ley, el número de delitos susceptibles de activar dicha pena había incrementado notablemente.gallardon-reforma-codigo-penal

En dicho Proyecto de Ley, la lista de delitos para los que estaría prevista esta pena, es cerrada:

–        Asesinatos en los que la víctima sea menor de 16 años o se trate de una persona especialmente vulnerable (Art. 140.1.1º)

–        Asesinatos cuando sean estos subsiguientes a un delito contra la libertad sexual (Art. 140.1.2º)

–        Asesinatos múltiples (Art. 140.2)

–        Asesinatos cometidos por miembros de una organización criminal (Art. 140.1.3º)

–        Delitos contra la Corona (Art. 485.1)

–        Delitos contra el Derecho de Gentes

–        Delitos de genocidio (Art. 607)

–        Delitos de lesa humanidad (Art. 607 bis 2.1)

 

La posible revisión de la pena. El polémico sistema de revisión de la pena.

A la hora de abordar el tema de la posible revisión de esta pena, es necesario una vez más acudir a la Exposición de Motivos del Proyecto de Ley estudiado, el cual estipula: “para la revisión de la prisión se establece un doble régimen. Cumplida una parte de la condena que oscila entre 25 y 35 años de condena, el Tribunal deberá revisar de oficio si la prisión debe ser mantenida cada dos años; y lo hará también siempre que el penado lo solicite, si bien tras la desestimación de una petición podrá fijar un plazo máximo de un año dentro del cual no se dará curso a nuevas solicitudes”.

El sistema de revisión, por tanto, que podría permitir la puesta en libertad del condenado operaría si éste cumple los requisitos expuestos en el artículo 92, apartados 1 y 2 anteriormente expuestos.

Se ha considerado conveniente por la doctrina, dada la polémica surgida a este respecto, que este Anteproyecto contemplará que el Tribunal, antes de adoptar una decisión, recabase de oficio o a instancia de parte, el dictamen de especialistas sobradamente cualificados en relación con la idoneidad de la concesión o no de la libertad al condenado.

El papel de la Constitución española.

derecho-penalEl Consejo de la Abogacía española ha calificado de inconstitucional la prisión permanente revisable, debido a que en el Anteproyecto no se fija un limite de cumplimiento de la pena de prisión, siendo esto vulneratorio de los preceptos 10, 15 y 25 de la Constitución.

Además, cabe también señalar que el Informe que fue aprobado por el Pleno del Consejo General del Poder Judicial también pone en tela de juicio la constitucionalidad de la pena en relación al artículo 25.1 de la Constitución, así como al artículo 25.2[1] de la mano del voto particular de la Sra. Uría Etxeverría y de cinco vocales. Únicamente dos vocales, los Sres. Dorado Picón y Espejel Jorquera, no advirtieron problema alguno de constitucionalidad en la configuración de la pena de prisión permanente revisable.

El papel de la jurisprudencia.

El papel del Tribunal Supremo en este asunto ha sido unidireccional. Así lo ha establecido en diferentes resoluciones, de las que se ofrece una muestra:

–        STS 7 de marzo de 1993. “… no puede conseguirse, o es muy difícil la consecución del mandato constitucional de resocialización cuando se produce, en función de las circunstancias, una excesiva exasperación de las penas. La legalidad constitucional debe prevalecer sobre la ordinaria; una privación de libertad muy superior a treinta años sería un tratamiento inhumano por privar de la oportunidad reinsertadora”.

–        STS 24 de julio de 2000. “… el art. 76 del Código Penal debe interpretarse en relación con el art. 15 y el art. 25.2 de la Constitución”.

–        STS 23 de enero de 2000. “… cuarenta y ocho años de prisión es excesivo; por eso hay que ajustarlo al humanitarismo penal y a la prohibición de tratos inhumanos y degradantes”.

–        STS 7 de marzo de 2001. “… penas tan largas (48 años de prisión) ni se dirigen a la prevención general, ni a la prevención especial, por lo tanto hay que acudir a los mecanismos penitenciarios para evitar una pena similar a la cadena perpetua…, en particular acudir al art. 206 del Reglamento Penitenciario que permite que la Junta de Tratamiento solicite al Juez de Vigilancia que tramite un indulto particular por la evolución positiva y modificación en la conducta del interno”.

La pena de prisión permanente revisable en otros países.

En palabras de Manuel Pacheco Gallardo, abogado del ICASV, en algunos países europeos como Italia o Alemania, la existencia de la reclusión perpetua se compatibiliza con revisiones obligatorias de condena que permiten la excarcelación anticipada, lo que da lugar a que las criticas recibidas no lo sean por su posible vulneración del principio de resocialización o de humanidad, sino por la confrontación con el principio de certeza o efectividad de la pena o con el de igualdad al variar los efectos en función de la edad del condenado.

Por todo ello, si se aprueba la incorporación de esta pena, deberán preverse las suficientes garantías procesales para procurar que los condenados a esta pena estén protegidos contra decisiones arbitrarias.

[1] El artículo 25 CE es determinante al establecer que las penas privativas de libertad se han de orientar a la reeducación y reinserción social de los penados, por tanto, toda pena que no cumpla este requisito atentaría contra el artículo 15 CE que repudia cualquier trato degradante o inhumano y sería contraria a la dignidad de la persona, a los derechos inviolables que le son inherentes y al libre desarrollo de la personalidad, recogidos en el artículo 10.

 

Via| El País, Wikipedia

Más información| Pensamiento penal

Imagen| Ministro de Justicia, Derecho penal

En QAH| La prision permanente revisable(I)

 

 

RELACIONADOS