Jurídico 


La pena de muerte para la homosexualidad

Siete son los países asiáticos y africanos que penalizan la homosexualidad con la muerte: Arabia Saudí, Yemen, Somalia, Nigeria, Irán, Mauritania y Sudán.

En el caso concreto de África, 37 de los 53 Estados tipifican en sus ordenamientos penales incluso a los promotores de su práctica, incluyéndose en este colectivo, entre otros, a meros activistas que presten ayuda a personas con VIH.  Entre las condenas previstas encontramos cárcel, flagelación, internamiento en psiquiátricos o en campos de trabajo.

En algunos casos la legislación no es aplicable, como sucede en Afganistán desde la caída del régimen talibán, quedando por tanto el homosexual sin ser castigado. Asunto distinto es que la legislación vaya a ser modificada y excluida del texto legal esta prerrogativa sin mucho sentido,  algo que de momento no está previsto que suceda.

Así, el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas expresó en su último informe la preocupación por la persecución de homosexuales en Irán. Hablamos de un país donde existe una vejatoria discriminación a la hora de acceder  por éstos a cuidados sanitarios, a la educación, a la vivienda o al empleo. “Tenemos un párrafo largo en el informe no sólo expresando la preocupación, sino con recomendaciones para que se elimine esa discriminación. No obstante, las autoridades iraníes no han respondido”, afirmó Christine Chante, miembro del Comité.

Recordemos que es tan disparatada la incongruencia del país que el ser homosexual supone el castigo con la pena de muerte pero por desgracia las agresiones o la violación marital quedan completamente impunes.

Sin embargo, no hemos de ir tan lejos para encontrar aberraciones relacionadas con esta causa. Dentro del idílico ámbito de la Unión Europea, hay países que mantienen flagrantes conductas restrictivas de derechos fundamentales. Roman Giertych, ministro de Educación polaco, vetó el derecho a la información de los estudiantes en las escuelas sobre ningún tema que concerniera la homosexualidad, argumentando la necesidad de calmar la expansión de esa “amenaza”. No es la primera llamada de atención que el país recibe en este sentido; ya en 2007, ante su intento de aprobar un proyecto ley en que se impedía el ejercicio de la docencia a quienes declarasen la homosexualidad, fue advertido por el portavoz de Justicia, Libertad y Seguridad del Ejecutivo comunitario, Friso Roscam, de que la Comisión Europea comprobaría de forma exhaustiva la compatibilidad de la ley con la normativa europea. Es necesaria la adecuación de los Estados europeos a La Directiva 2000/76, la cual por suerte impide la discriminación por razones de orientación sexual u otros motivos recogidos en el artículo 15 del Tratado de la Unión Europea, como raza, religión o creencia. 

En QAH| ¿Qué son los derechos humanos?

Imagen| Holding Hands

RELACIONADOS