Cultura y Sociedad, Historia 


La paleodieta – ¿tan fácil que un hombre de las cavernas lo puede hacer? (II)

La evolución

Seguimos con la serie de dos entradas sobre la paleodieta. Con la paleodieta queremos evitar enfermedades de estilo de vida -que ya nos sobran en el mundo actual- como por ejemplo la diabetes tipo 2, hipertensión arterial, exceso de peso, enfermedades del corazón, defensa inmunológica débil, alergia, etc. Si estudiamos las poblaciones cazadora-recolectora veremos que no tienen estos problemas de salud.

Dado que la paleodieta es controvertida, se enfrenta con muchas críticas. Por ejemplo, si el hombre de hace miles de años era tan sano, ¿por qué no alcanzaba una edad mayor que la que nosotros alcanzamos ahora? Es verdad, morían antes de lo que morimos hoy, pero no porque el cuerpo funcionara mal; morían por causas naturales, accidentes, infecciones, etc. Y es cierto que muchas de las enfermedades de la salud que mencionábamos antes no aparecen antes de una etapa de vida ulterior. Además, es difícil obtener datos fidedignos sobre las poblaciones humanas si nos remontamos a hace tantos años.

A pesar de que es cierto que la mayoría de los productos que hoy comemos diariamente no los podíamos encontrar hace no más de unos siglos -los cereales y los azúcares sobre todo- no sabemos exactamente cuándo empezamos a comer cereales y legumbres, pero sería antes de la revolución agrícola. Piensa en la patata y el maíz por ejemplo; no los podemos comer crudos pero si los cocemos, están ricos. El hombre tenía instrumentos de piedra para cazar y fuego para preparar la caza, pues habría sabido cómo hacer hervir el agua, ¿no? Es importante que recordemos que la paleodieta en su mayor parte es teórica y anecdótica y va en contra de muchos estudios que quieren dar prueba de cuán saludables son los cereales. Tampoco es seguro que 10.000 años no son suficientes para adaptarnos a comerlos.

La ciencia de la teoría de la evolución dice que algo ocurrió que hizo poder crecer el cerebro y de ahí pudiéramos desarrollarnos al hombre inteligente que somos hoy, pero está dividida en dos campos respecto a qué fue el hecho de partida; un sector dice que fue una progresiva dependencia de las proteínas animales, el otro a las raíces, tubérculos y el almidón. La paleodieta pertenece del primero.

¡Tan fácil que un hombre de las cavernas lo puede hacer!

Otra crítica a la paleodieta es que es más caro comer así en el mundo actual. Sí. Se estima que gastarías un 10% más en comida. Asimismo es aún más difícil porque la romperías muchas veces que salieras a comer fuera. Cierto, por eso muchos de los “paleolistas” la hacen según el principio 80/20 -80% paleo y 20% convencional, para que no te sientas cargado-. Y respecto al gasto, mejor buscar cosas básicas que no cuesten tanto -col, apio, frutas y verduras locales, etc. Piensa como un cazador-recolector. Vas a necesitar el dinero para la carne.

¿Vamos a cazar?

 

Vía| The Beginner’s Guide to the Paleo Diet

Más información| Robb Wolf, Mark’s Daily Apple

En QAH| El origen nómada del consumo

Imágenes| La evolución, ¡Tan fácil que un hombre de las cavernas lo puede hacer!, The Paleo Diet de Loren Cordain

Vídeo| YouTube: The Paleo Diet Explained

RELACIONADOS