Derecho Mercantil, Jurídico 


La nulidad de los contratos de adquisición de participaciones preferentes y su casuística jurisprudencial (I): Introducción

Los tribunales; los encargados de diferenciar la casuística en las participaciones preferentes

Los tribunales; los encargados de diferenciar la casuística en las participaciones preferentes

Las demandas de nulidad de contratos de órdenes de confirmación de adquisición de participaciones preferentes se encuentran a la orden del día en nuestros Tribunales de instancia y sería un grave error generalizar toda la casuística existente, ya que limitarnos a tener una visión mediatizada del conflicto relativo a las participaciones preferentes podría no ajustarse a la realidad de cada situación afectada. No olvidemos que en el debate jurídico cuando se generaliza nunca se afina.

Las participaciones preferentes, por lo general, son un producto o instrumento financiero híbrido entre la renta fija y la renta variable que confiere a su titular algún privilegio con respecto a las acciones ordinarias, como puede ser la preferencia en el cobro del cupón sobre el pago de dividendos o en el reparto del patrimonio resultante en el caso de liquidación de la sociedad, aunque, por lo general, su gran desventaja, es que no confieren participación en el capital ni derecho de voto (es decir, carecen de derechos políticos). Las participaciones preferentes suelen además gozar en principio de una rentabilidad más alta que las acciones ordinarias cuyos dividendos son inciertos.

En relación a su vencimiento, éstas pueden tener una fecha cierta de vencimiento o bien no vencer nunca. En éste caso el emisor se suele reservar el derecho de cancelar la emisión a partir de cierto año y periódicamente hasta el vencimiento, devolviendo a los inversores el importe nominal invertido. En el caso de insolvencia del emisor se colocan por detrás de los acreedores comunes y subordinados -se produce una postergación en la prelación de acreedores– (ver SJPI nº 13 de Barcelona de 4 de abril de 2012).

La Comisión Nacional del Mercado de Valores ha manifestado que se trata de instrumentos complejos y de riesgo elevado -dentro de la catalogación que establece la Directiva MIFID, transpuesta a través de la Ley 47/2007, de 19 de diciembre, por la que se modifica la Ley 24/1988, de 28 de julio, del Mercado de Valores-.

Para apreciar la nulidad de las órdenes de compra de participaciones preferentes hay que dilucidar si en la relación jurídica se dan los requisitos que el art. 1.124 del Código Civil exige para resolver el contrato. En concreto,la mayoría de las sentencias se centran en examinar los siguientes aspectos:

(a) La experiencia previa del consumidor en la contratación de este tipo de productos financieros u otros productos de naturaleza inversora;

(b) naturaleza y características de los productos financieros y de las entidades emisoras;

(c) naturaleza de las relaciones contractuales, en particular cual era la relación previa del cliente con la entidad de crédito y el grado de confianza en los responsables de la sucursal de referencia;

(d) si la entidad financiera suministró la información suficiente según la normativa aplicable en el momento de la suscripción -test de idoneidad o test MIFID- y

(e) si existe relación de causalidad entre el perjuicio y los incumplimientos que se reclaman.

En las siguientes entradas analizaremos algunos de estos aspectos.

Vía| CNMV, Expansión

Imagen| Aranzadi

En QAH| ¿Qué son las participaciones preferentes?¿Sabes cómo puedes reclamar a tu entidad bancaria?Situación jurídica de los titulares de preferentes tras el Decreto-Ley de agostoLa moda de los productos bancarios: ¿Cómo defenderte? (I)La nulidad de los contratos de adquisición de participaciones preferentes y su casuística jurisprudencial (II)La nulidad de los contratos de adquisición de participaciones preferentes y su casuística jurisprudencial (III)

RELACIONADOS