Opinión 


La nueva invención

Cuando después de un larguísimo camino disfrutamos hoy de ciudades casi de novelas de ficción surgen ahora voces que se plantean si realmente ha merecido la pena al precio que lo hemos conseguido.

Conseguir que nuestras ciudades sean sostenibles es una idea bonita pero más bonito y mucho más importante es, en mi opinión, evitar que 795 millones de personas sigan pasando hambre en el mundo, que 3,1 millones de niños menores de 5 años mueran por hambre al año o que más de 750 millones de personas no tengan agua potable. Mientras tengamos problemas más acuciantes que resolver, pretender que nuestras ciudades sean sostenibles es cuando menos cuestionable pero, por lo que se ve, no para la ONU.

 

Informe de objetivos de la ONU para las ciudades sostenibles.

La Organización de las Naciones Unidas ha decidido subirse al carro de las ciudades sostenibles y aparcar o dejar de lado proyectos anteriores que a mi juicio son muchos más importantes que esta utopía que solo abrirá más la brecha entre el mundo subdesarrollado y el desarrollado. La ONU ha publicado un informe de objetivos a cumplir para convertir las ciudades en sostenibles, reduciendo la contaminación, haciendo uso de las energías renovables, frenando la pobreza, buscando la  igualdad laboral, las oportunidades industriales… Pero, ¿está el ser humano preparado para aceptar estos cambios?, ¿estamos preparados para un comercio justo, para pagar más por lo que ya pagamos menos, estamos preparados para un igualdad que reduzca nuestra supremacía? Lo dudo.

 

 

El informe de la ONU consta de 17 puntos y su cumplimiento conllevaría a una inversión de dinero que no todos los países tienen la capacidad de solventar, inversiones en infraestructuras, en medios de transportes, en energías verdes. Estados Unidos de América, Alemania o España tienen capacidad. Y África, ¿tiene capacidad? ¿Podría gastar millones de dólares, de euros en energías sostenibles? A día de hoy, ni puede ni creo que deba. Cómo pretendemos que cumplan este objetivo de la ONU si no tienen cubiertas necesidades tan básicas como son comer y beber.

Slum en Nueva Delhi

Otro punto que trata el informe de objetivos es la pobreza, 702 millones personas viven en extrema pobreza en el mundo. El  más afectado no es ningún país africano, es la India, un país donde más de 200 millones de personas cobran un salario diario inferior a los 2 dólares y viven en situación de extrema pobreza y donde se encuentra la aglomeración más grande de chabolas, “los slum”, del mundo, en la que se viven situaciones de precariedad.

Frente a ello, los países desarrollados, ajenos a este drama mundial, están por conseguir ciudades sostenibles con el contrasentido de, mientras tanto, no dejar, por ejemplo, de talar el Amazonas o contribuir, con sus fábricas, al calentamiento global.

Quieren para nuestro mundo ciudades sostenibles cuando todavía muchas de las ciudades del mundo sólo tienen el nombre porque carecen de todo lo demás. El mundo no necesita ciudades sostenibles, necesita un planeta sostenible porque de poco sirve que sólo una parte de él lo sea si la otra es, como lo es, un desastre. Y ese fin hacia la sostenibilidad debe estar encabezado por los países desarrollados y centrado no en sus ciudades sino en los países que más necesitan ayuda porque el desarrollo de los países más desfavorecidos supone el desarrollo de nuestro mundo hacia un mundo sostenible.

Para que esto sea posible, no necesitamos que los gobiernos firmen acuerdos limitando los índices permitidos de contaminación. Lo que necesitamos es que los países ricos no se aprovechen de los pobres y tomen conciencia de que el Mundo es sólo uno y todos tenemos el deber de conservarlo.

Y mientras tanto, nosotros los ciudadanos de pie debemos de empezar por tomar conciencia de la necesidad de la sostenibilidad  en nuestras propias casas reduciendo nuestros desperdicios de comida (que es de 325,9 millones de kg al año en cada casa), el gasto de energía innecesario o el consumo de agua.

Sólo cuando el mal llamado tercer mundo –que es tan mundo como el primero– tenga cubiertas necesidades tan primarias como tener agua o comida podremos hablar de que es la hora de las ciudades sostenibles.

 

* Vía|ONU

* Más información|( http://www.un.org/sustainabledevelopment/es/cities/ / http://es.unhabitat.org/onu-adopta-los-objetivos-de-desarrollo-sostenible-las-ciudades-ganan-mas-enfoque/ )

RELACIONADOS