Jurídico 


La normativa europea: tipos de normas y sus efectos

La Constitución Española hace referencia a los tratados internacionales. En su artículo 93, se habilita al legislador para que pueda limitar la soberanía del Estado español mediante la transferencia de parte de la misma a una organización supranacional, es decir, el Estado pasa a compartir su capacidad normativa con un ente supranacional que crea derecho vinculante para los Estados que la integran. Asimismo, en su artículo 96 se expone que “Los tratados internacionales válidamente celebrados […] formarán parte del ordenamiento interno”. Ello supone que el derecho comunitario desplaza al derecho estatal en la regulación de algunas materias, insertándose así dentro del sistema estatal de fuentes del Derecho.

Se distingue entre derecho originario y derecho derivado

Se distingue entre derecho originario y derecho derivado

Las relaciones entre el derecho comunitario y el derecho nacional están presididas por: el principio de efecto directo y el principio de primacía. El primero supone que las normas de derecho comunitario se aplican en todo el territorio y a todos los ciudadanos, así cualquier particular puede solicitar la inaplicación de una norma nacional si es contraria al derecho comunitario. El segundo implica la preferencia en la aplicación del derecho comunitario sobre el derecho interno.

Tradicionalmente se distingue entre derecho originario y derecho derivado. El derecho originario está formado por los Tratados mediante los que se ha constituido y desarrollado la Unión Europea. Aunque no se trate de una Constitución stricto sensu, se consideran actualmente como una Constitución comunitaria.

El derecho derivado se compone de los instrumentos mediante los que las instituciones europeas ejercen sus competencias, son: Reglamentos, Directivas, Decisiones, Recomendaciones y Dictámenes.

* Reglamentos: son normas vinculantes y generales que obligan directamente a los ciudadanos de todos los Estados miembros, sin necesidad de ningún acto por parte de las instancias nacionales.

* Directivas: son actos que vinculan únicamente al Estado miembro que sea su destinatario y deben trasponerse al ordenamiento jurídico nacional. Mediante ellas se establece un resultado a alcanzar, pudiendo el estado miembro destinatario elegir los medios adecuados para su consecución.

* Decisiones: son vinculantes para el Estado miembro al que van expresamente dirigidas.

* Recomendaciones y dictámenes: son declaraciones formales, sin carácter obligatorio.

Dentro del derecho derivado, el Tratado de Lisboa ha introducido una jerarquía:

actos legislativos: son actos jurídicos adoptados por un procedimiento legislativo ordinario o especial

actos delegados: son actos no legislativos de alcance general que completan o modifican elementos no esenciales de un acto legislativo. El poder para adoptar este tipo de actos puede delegarse por el Parlamento Europeo a la Comisión o al Consejo.

actos de ejecución: son actos derivados de la competencia de ejecución, adoptados por la Comisión o por el Consejo.

En la práctica, también existen actos no clasificados: acuerdos interinstitucionales, resoluciones, conclusiones, comunicaciones, libros verdes y libros blancos; y en materia de Política Exterior y Seguridad Común: acciones y posiciones de la Unión Europea.

Vía| Tratado de Lisboa

Más información| Derecho europeo, Instrumentos jurídicos de la UE, Jerarquía de las normas de la UE

Imagen| Freedigitalphotos.net

En QAH| Los pilares de la Unión EuropeaEl origen de la Unión Europea

RELACIONADOS