Economía y Empresa 


La necesidad de un canal ético en las empresas

En una sociedad como la nuestra aniquilada por los casos de corrupción y fraude se hace necesaria la implantación de medidas que palien esta crítica situación tanto en el ámbito público como en el privado. La ACFE (Association of Certified Fraud Examiners) estima que a nivel internacional las empresas pierden por este tipo de prácticas delictivas alrededor de un 5% de su facturación anual.

En la búsqueda de una solución para luchar contra el fraude, no nos podemos olvidar de los canales éticos. Así lo indicaba el Diario Expansión a primeros de mayo: “Otra cuestión relevante para prevenir los delitos en la empresa es la implantación de canales de denuncia o canales éticos”.

La mayoría de los fraudes que se producen en las empresas son conocidos por algún empleado, proveedor o tercero vinculado con la organización que por miedo a represalias o por desconocimiento de no saber a quién dirigirse prefiere mantenerse al margen y en silencio. Una de las mejores maneras de solucionar estos conflictos internos es mediante la implantación interna en la organización de un canal ético, una de las herramientas más efectivas y eficaces de control en la prevención del fraude.

Los beneficios que implica para una organización la implantación de este tipo de herramientas se pueden materializar, entre otros, en los siguientes:

  • Detección anticipada de irregularidades que podrían dañar potencialmente a la empresa tanto a nivel de marca y reputación, como económicamente.

En la “Encuesta sobre fraude y delitos económicos de 2014” elaborada por PwC, se observa como los daños que puede ocasionar el fraude en las organizaciones pueden llegar a ser devastadores, alcanzando más de 4 millones de euros en el 25% de los casos.

  • Garantizar a tus empleados, proveedores o terceros vinculados con la organización confidencialidad, seguridad e inexistencias de represalias.
  • Prevención, detección, gestión e investigación de los casos de fraude que surjan en el seno interno de la organización.
  • Cumplir con los nuevos requerimientos legales derivados de la Reforma del Código Penal respecto a la implantación de modelos de prevención de fraude como atenuante o eximente de la responsabilidad penal de las personas jurídicas.

Esta herramienta novedosa para España, pese a que la mayoría de las empresas del IBEX 35 la tienen ya implantada desde hace años, es en el extranjero parte de la cultura interna de las organizaciones.

Otros medios para ayudar a las empresas a prevenir el fraude son: el análisis predictivo de datos, las auditorías internas o el análisis de operaciones sospechosas.

Vía │ Association of Certified Fraud Examiners

Imagen │LookForDiagnosis.com

RELACIONADOS