Trending 


La navegación por cookies ¿Derecho u obligación?

Muchos de nosotros desconocemos lo que es una “cookie”.  Acostumbrados a ver leyendas en letras diminutas sobre cuestiones relativas a la “política de cookies” mientras navegamos por Internet, normalmente nos limitamos a “aceptar” esa política sin ser conscientes de lo que en realidad es una “cookie” y lo que supone aceptarla.

Pues bien, una “cookie” es nada menos que un dispositivo de almacenamiento de datos (un chip virtual) que, al aceptar esa “política de cookies”, estamos autorizando a que su titular instale en nuestro ordenador, móvil o cualquier otro dispositivo desde el que hayamos accedido a su web.  Hoy en día la práctica totalidad de los portales de Internet imponen la navegación por “cookies” para poder disfrutar de sus contenidos o servicios.

structure-204729_640

 

Ideada como una forma de optimizar la experiencia de navegación del internauta, una vez instalada,  la “cookie” estudiará nuestros patrones de navegación en la web (que nos interesa, que compramos, que buscamos, que nos descargamos….) para ir personalizando nuestro perfil y seleccionar la información y servicios que, acorde con el perfil que ha creado, considera que nos puede interesar.

 

En teoría, la navegación por cookies, obviamente defendida con uñas y dientes por los principales buscadores de Internet y la práctica totalidad de las empresas, presenta un sinfín de ventajas para el usuario por ofrecerle una experiencia personalizada basada en su historial de navegación e intereses personales.  Ya se encargan las “cookies” de analizar tus gustos y hábitos y proponerte lo que estadísticamente consideran que va a ser de tu interés.

Sin embargo que para poder navegar por una web y disfrutar de sus contenidos y servicios tengamos obligatoriamente que proporcionar nuestros datos y nuestros hábitos de consumo, parece un precio muy alto a pagar y más cuando se trata de pagarlo a terceros anónimos.

Por ello, la “política de cookies” tiene un aspecto complejo.  Su aplicación práctica tiene una gran incidencia sobre el derecho a la intimidad del usuario y el hecho de que se trate de una política de obligado cumplimiento, una condición “sine quanom”,  para acceder a dichos contenidos y servicios, puede plantear un dilema ético a la hora de aceptarlo.  Desde luego desde la perspectiva legal ya existen reacciones en forma de acciones legales contra determinados “macro buscadores” por considerar que esa política atenta contra la libertad y el derecho a la intimidad de sus usuarios.

Las “cookies” nos dan acceso a los principales buscadores y portales de Internet y les permiten diseñarnos un “traje a medida” a la hora de navegar por Internet.  Un servicio que nos ahorra tiempo y optimiza nuestra navegación, pero un servicio que tiene un precio: compartir con terceros nuestros datos e información a fin de que ellos puedan confeccionar ese “traje”.

Y tú, ¿Qué opinas?

 

Por Juan Canut

 

[iframe id="frame-dontknow" frameborder="0" scrolling="no" width="300" height="350" src="http://www.dontknow.net/widget/105377/aceptar-navegacion-cookies"]
RELACIONADOS