Coaching Profesional, Uncategorized 


La naturalidad, un valor en alza

Tus gestos dicen de ti mucho más de lo que pueda desprenderse de tus palabras… La forma de mover tus manos, tu capacidad para mantener la mirada, tus pasos firmes y decididos son, sin lugar a dudas, tu mejor carta de presentación. Sin embargo, de nada valdrá que seas impecable en todo lo anterior si no es la naturalidad la que marca tu expresión en cada momento, recuerda que es un valor al alza.

Estamos hartos de comidas que saben a conservantes y colorantes, de fotos retocadas, de sonrisas forzadas y saludos por cortesía. Estamos cansados de apretones de manos que apenas duran milésimas de segundos, de caras maquilladas que disimulan arrugas y estados de ánimo, de los “mejores deseos” que esconden indiferencia y conversaciones que no llevan a ninguna parte. Es bueno que no nos acostumbremos a todo ello, que extrañemos la naturalidad en un tiempo en el que lo artificial ha ganado terreno de forma apabullante.cara

Confundimos cercanía con educación, no hay que darle un abrazo a quien sólo espera un saludo de nuestra parte, tan sencillo como eso. Y, sobre todo, no hay que pensar tanto antes de actuar, improvisar es propio de gente preparada y en esto de vivir podría decirse que todos tenemos algo de experiencia. No medites tanto acerca de dónde deberías estar, sencillamente ve, plántate allí y demuestra qué es lo que te hace merecedor de ocupar ese sitio. No pierdas el sueño por unos o por otros, simplemente comprueba en tu día a día quién debe permanecer a tu lado y quién, por el contrario, debe estar bien lejos.

Pasa a la acción, no permitas que las cosas ocurran y tú te quedes como mero espectador, contemplando la escena. Pero que sea sin artificios, sin sobreactuaciones que le resten credibilidad a lo que haces, ni imposturas que den una imagen de ti en cada momento, según convenga. Sé tú, no te esfuerces en aparentar algo distinto porque no se trata de eso. Muchas veces creemos que los demás esperan algo concreto de nosotros, cuando lo único que se nos pide es que seamos, sin más.

Imagen| Naturalidad

Más información| Te lo dije cantando

RELACIONADOS