Coaching Profesional 


La música: vivir la vida con banda sonora

La RAE define la música como “el arte de combinar los sonidos en una secuencia temporal atendiendo a las leyes de la armonía, la melodía y el ritmo”. No le quito razón, pero puedo decir que la música es mucho más que eso.

Música

Música

Dentro del concepto de música encontramos varias categorías, llamadas “géneros”, en las que clasificamos unas canciones u otras dependiendo de sus características y las agrupamos cuando estas coinciden. Dicen los estudios, entre ellos el realizado por el Short Test Of Music Preferences (STOMP), que dependiendo del tipo de música que te guste ésta habla de ti y tu forma de ser. Como por ejemplo, los amantes del heavy metal son inteligentes y curiosos, o los de hip-hop extrovertidos y con gran energía interna. También la música puede, aparentemente, hablar de nuestra clase social, nuestra situación sentimental o incluso si cometemos o no accidentes de tráfico. ¿Un ejemplo?, se dice que los que escuchan ópera son más propensos a ocasionar accidentes. ¿Verdad? Quién sabe. Respecto a la situación sentimental no dudo que tenga toda la razón del mundo, y cuando alguien de nuestro entorno escucha muy a menudo las canciones de Alex Ubago sabes que las cosas en la pareja no van del todo bien.

Bromas aparte, lo que es obvio es que la música influye en nuestro estado de ánimo. Y con esto no me refiero exclusivamente a que, cuando escuchamos música, el organismo libera sustancias como la dopamina, la adrenalina, la noradrenalina o la serotonina. Sino que hay canciones que son capaces de transmitirnos una felicidad tonta que no comprendemos, de mejorar nuestros días más grises o, por el contrario, ponernos más melancólicos escuchando canciones lentas y tristes. No obstante, estas últimas deberíamos borrarlas de nuestra lista de reproducción y hacer algo por nosotros mismos: vivir nuestra vida con banda sonora. Ponernos un rock alternativo en la reunión aburrida de las nueve, un jazz durante la comida, un easy-listening durante la clase de las cinco, la canción más famosa de John Williams (creador de la BSO de la película “El Tiburón”) mientras el jefe camina hacia ti y, finalmente, un poco de reggae, electrónica o incluso un blues dependiendo de tus planes de la noche.

Que estoy segura que los vigilantes de seguridad han visto a más de un bailarín viviendo su canción favorita en el ascensor, que suena la BSO de Amelie y te cruzas de bruces con la Torre Eiffel y a más de uno la de Braveheart le ha puesto los pelos de punta.

Disfruta de la música y encuentra tu banda sonora. Y que no sea “Jonathan no te metas pa lo hondo”, sin ánimo de ofender.

Imagen| Música
Más Información | Taringa, Guitarmonia

RELACIONADOS