Jurídico 


La mediación en el ámbito penal (II)

Ámbito normativo de la Unión Europea

Como comentamos con anterioridad, en nuestro Derecho positivo (exceptuando lo preceptuado en la meritada Ley 5/2000 de 12 de enero) no se contempla la mediación penal, ni en su legislación sustantiva ni en la procesal y orgánica, sin embargo sí que existe una amplia normativa en materia de mediación penal en el ámbito europeo. Dada la brevedad que se nos permite en esta redacción, destacaremos por su importancia la Decisión Marco 2001/220/JAI, de 15 de marzo de 2001, del Consejo de la Unión Europea relativa al estatuto de la víctima en el proceso penal. La misma dedica expresamente dos artículos precisamente en materia de mediación penal que por su importancia reproducimos a continuación:

  • Artículo 10: <<1. Los Estados miembros procurarán impulsar la mediación en las causas penales para las infracciones que a su juicio se preste a este tipo de medida. 2. Los Estados miembros velarán por que pueda tomarse en consideración todo acuerdo entre víctimas e inculpado que se haya alcanzado con ocasión de la mediación en las causas>>.
  • Artículo 17: <<Los Estados miembros pondrán en vigor las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas necesarias para el cumplimiento a lo estipulado en esta Decisión Marco: en lo que se refiere al artículo 10, a más tardar el 22 de marzo de 2006>>.

¿Cuál es entonces la excusa del legislador español para dicho incumplimiento y la no aplicación a fecha de hoy del mandato del Consejo que se inserta en esta Decisión Marco? Puede ciertamente escudarse en la imprecisión e indeterminación de la norma (vaguedad de la norma para atribuirle un cierto nivel de exigencia) en que está redactada dicha Decisión. En cualquier caso, se trata de una cuestión que previsiblemente se abordará en la ya próxima reforma legal de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, donde se examinará la conveniencia de su incorporación, así como las cuestiones relativas a los tipos penales donde debería o puede aplicarse, la determinación de los mediadores, y, por último, los efectos y consecuencias de la misma.  124194858386420090510-2176176dn

Conclusiones

En síntesis, el desarrollo de la función reparadora o conciliadora en el Derecho penal de adultos pasa por una reforma legal que siga en líneas generales el ejemplo de la Ley Orgánica 5/2000 de 12 de enero, Reguladora de la Responsabilidad Penal de los Menores, de forma que el resultado positivo de la mediación pueda tener efectos, dentro del principio de oportunidad reglada, no solo sobre la cuantía de la pena y su posterior configuración, sino también para no iniciar un procedimiento penal o archivarlo en su caso.

RELACIONADOS