Cultura y Sociedad, Patrimonio 


La “Manzana de la Discordia” de Barcelona (I)

Hace un siglo el arte y la arquitectura eran temas de conversación diario en Barcelona. Los cambios y las nuevas corrientes culturales interesaban a todo el pueblo, y durante unos años  incluso todas las miradas estuvieron dirigidas hacia el Paseo de Gracia, entre Consell de Cent y Aragó, zona de competición entre los mejores arquitectos del momento. Los mayores exponentes del llamado modernismo catalán competían entre sí diseñando obras emblemáticas, todas diferentes y originales, genialidades una tras otra sin relación entre ellas pero respetuosas con el entorno al que se regalaban. Conflicto artístico que dio lugar a la denominada popularmente “Manzana de la Discordia“.

Manzana de la Discordia

Vista superior de la Manzana

A mitad del siglo XIX, el revolucionario Eixample de Cerdá  junto a la decisión de derribar las murallas de la ciudad, transformarán definitivamente Barcelona permitiendo su expansión más allá de la ciudad medieval. Es este el momento en el que El Paseo de Gracia (Passeig) comenzará a tomar forma, pasando de ser un simple camino de conexión a uno de los principales ejes de la nueva ciudad (uniendo la Gran Via de les Corts Catalanes con la Diagonal). En el inicio del siglo XX el Passeig es ya el centro de la vida barcelonesa; lugares de ocio y cafeterías de moda cautivan a los ciudadanos que llegan mediante el tranvía o el nuevo apeadero de tren para invadir sus amplios espacios abiertos. Una gran avenida para una gran ciudad, enmarcada en este caso por un nuevo estilo artístico nacido en Europa pero genialmente nacionalizado: el Modernismo Catalán, reflejo y orgullo de una nueva sociedad. La pujante burguesía catalana establece el barrio de Gracia como su hogar, y las grandes familias demuestran su poder a la vez que su contemporaneidad con sus nuevas residencias, haciendo uso de la arquitectura y sobretodo del movimiento de moda: el art nouveau catalán.

alzado la manzana de la discordia barcelona gaudi montaner cadafalch 495

Alzado de la “Manzana de la Discordia”

Las principales obras que compitieron entre sí en la polémica “Manzana” fueron la Casa Amatller (1898-1902) del arquitecto Josep Puig i Cadafalch, con su reinterpretación modernista del gótico; el infinito catálogo de detalles artísticos de la Casa Lleó Morera (1902-1905), obra dirigida por Lluís Domènech i Montaner; y la atractiva Casa Batlló (1904-1906) de Antonio Gaudí. Nunca nadie declaró un ganador, quizás porque todos somos conscientes que la verdadera vencedora fue la ciudad de Barcelona, obteniendo como premio el legado artístico de una competencia entre genios.

Vía|  ElPaís Ruta del Modernisme Casa Amatller Casa Lleó Morera Casa Batlló

Más información| Paseo de Gracia Eixample

Imagen| Vista 1  Alzado

RELACIONADOS