Historia 


La magia en la Edad Media (III)

Ya vimos en meses anteriores la evolución que sufrieron las artes mágicas desde la Alta hacia la Plena Edad Media. El artículo que estáis a punto de comenzar a leer cierra esta trilogía sobre la magia medieval, internándonos en la Baja Edad Media, donde centraremos nuestro estudio en el desarrollo de la nigromancia y las primeras persecuciones por brujería.

círculo mágico siglo XV

Círculo mágico incluido en un manuscrito del siglo XV

Durante un largo período la nigromancia estuvo conviviendo con la magia natural, la cual explicamos el mes pasado. Mientras esta última era tolerada, la nigromancia se mantenía como saber prohibido ¿Cuál es la razón de que nunca se aceptara el uso de la nigromancia? Este saber necesitaba de la colaboración de los demonios. La nigromancia es entendida como la adivinación a través de los muertos. Ya que no se concebía el retorno a la vida de un fallecido al actual estilo zombie, este retorno implicaba que los demonios tomaban la apariencia de la persona fallecida para servir al nigromante en sus súplicas. ¿Cuáles eran los intereses de la nigromancia? ¿Con qué fines se practicaba? El uso de la nigromancia servía para influir en la mente y los deseos, crear ilusiones, resucitar a los muertos y averiguar los secretos del presente, pasado o futuro. Normalmente su uso no derivaba en ninguna consecuencia positiva sino que sus fines estaban dirigidos a dañar a la víctima para conseguir algún propósito más allá.

Y, ¿en qué círculos se practicaba más el uso de la nigromancia? Según nos explica Kieckhefer, fue en el ámbito religioso donde más prolífica fue la extensión de este arte mágica, más concretamente entre sacerdotes, clérigos, frailes o monjes. La puesta en práctica de la nigromancia no estaba reñida con los quehaceres de un religioso, pues sería en los momentos libres cuando la curiosidad invitaría a estos hombres a ojear “libros prohibidos”. La razón de la asociación de la nigromancia con la figura masculina de un religioso o un universitario no atiende sino a razones de conocimientos adquiridos, es decir, un nigromante se suponía que debía conocer y hablar el latín además de conocer saberes que debía haber adquirido a través de la lectura de libros; por lo tanto, el nigromante debía ser una persona letrada.

¿Cuáles eran las fuentes? Las fuentes que componen la nigromancia serían todas aquellas que agrupamos en los artículos anteriores como magia diabólica, es decir: adivinación, magia astral, sacrificios y exorcismos. El origen de estas lo encontramos tanto en el ámbito musulmán, con la magia astral, los exorcismos en el cristiano, o el judío con la fuerza de las palabras para la invocación de demonios. Uno de los libros más famosos asociados a la nigromancia es el Manual de Munich, el cual contiene pautas para realizar los experimentos nigrománticos: cuándo realizarlos, cómo, qué elementos usar, la diferenciación de los tipos de espíritus, etc. A continuación queremos extraer un fragmento extraído de un exorcismo incluido en este manual, que Kieckhefer recoge en su obra:

«Yo te ordeno, oh tú el más malvado de los dragones, por el poder del Señor, [y] te conjuro en el nombre del Cordero sin mancha que camina en el áspide y el basilisco, y que ha pisoteado al león y al dragón; que realices rápidamente todo aquello que te ordene. Tiembla y teme cuando el nombre de Dios sea invocado, el Dios temido por el infierno y a quien las virtudes del cielo, los poderes, dominios y otras virtudes son sujetos, y a quien ellos temen y adoran, y a quien querubin y serafín ruegan con voces incansables. El Verbo se hizo la carne que te creó, que te ordena, para satisfacerme en todo lo que te pida inmediatamente, o en todo lo que quiera tener o saber. Porque cuanto más demores lo que te ordeno, más duro será tu castigo día a día. Yo te exorcizo, oh espíritu maldito y mentiroso, con las palabras de la verdad» (KIECKHEFER, pp. 178-179).

Como es de imaginar, la nigromancia fue perseguida y condenada por muy diversos motivos: Su asociación con los demonios, la usurpación de los misterios y poderes creadores de Dios para usos dañinos, el uso sacrílego de objetos sagrados y la mezcla blasfema de palabras sagradas y palabras que no lo son. Pero no solo fue perseguida desde los ámbitos religiosos, pues también las autoridades seculares intervinieron en las persecuciones y juicios de los individuos acusados de nigromancia o brujería.

John_William_Waterhouse_-_Magic_Circle

“El círculo mágico” de John William Waterhouse, 1886.

¿Podemos igualar la nigromancia con la brujería o la hechicería? La respuesta es no pero su explicación no es fácil sino que obedece a la evolución de una concepción mental. La brujería del siglo XV, que tan asimilada está en nuestras estructuras mentales, es el producto de una mezcla de otras doctrinas, más concretamente de la nigromancia y la hechicería rural, no especialmente culta, con la imagen establecida de la bruja adoradora del demonio. Es curioso observar que en la nigromancia de los siglos XIII y XIV no es habitual la figura femenina, sino que es el hombre quien ocupa ese lugar. Sin embargo en el siglo XV es la figura de la mujer quien recibe todos esos saberes, creando un estereotipo negativo que provocará que muchas mujeres, a menudo sin protección familiar, fueran víctimas de juicios de fuego.

Con esta reflexión cerramos la trilogía dedicada a la magia medieval, esperando haber podido desmitificar un campo muy dado a fantasías. La importancia de estos saberes y su aplicación en la vida cotidiana queda vigente cuando estudiamos los debates que estos mismos provocaban en los filósofos y religiosos de la época. La concepción de la magia en la Edad Media no es sino el choque entre mentalidades que, a veces mejor o a veces peor, estaban destinadas a convivir.

 

Via| KIECKHEFER, R.: La magia en la Edad Media. Barcelona: editorial Crítica, 1992/ GIRALT, S.:Magia y ciencia en la Edad Media: la construcción de los límites entre la magia natural y la nigromancia, c. 1230 – c. 1310.” en Clio&Crimen nº 8, 2011. pp. 14-72.

Imágenes| Cículo mágico El círculo mágico de Waterhouse

En QAH| La magia en la Edad Media (I); La magia en la Edad media (II); Historia del diablo (I): Nacimiento y desarrollo antes del descubrimiento, Historia del diablo (II): La presencia del demonio en América

RELACIONADOS