Historia 


La Liga Hanseática: poder y ocaso en la Baja Edad Media

La Edad Media es considerado un período extremadamente atractivo al abarcar en su haber numerosas transformaciones que determinaron el destino de diversos territorios. En el siglo XI, a raíz de una favorable coyuntura social y política, fluyeron toda una serie de cambios que fueron especialmente notables en el aspecto económico. Las nuevas necesidades de una población cada vez más numerosa, las mejoras en el campo y el incremento de productos de primera necesidad, el desarrollo de la moneda y el crédito, la dedicación de una minoría poblacional (muchos de ellos judíos) hacia nuevas actividades económicas que permitieran su supervivencia en territorios abandonados por el poder real, y el establecimiento de nuevos contactos entre Occidente y Oriente fueron algunos de los factores que favorecieron que la economía, hasta entonces rural, cerrada y feudal, poco a poco fuera cimentándose en el comercio marítimo y terrestre.

Sello de la ciudad de Lübeck

Sello de la ciudad alemana de Lübeck, considerado el más importante centro de la Hansa

Si bien la actividad comercial a partir de esta centuria adquirió enorme fuerza en el Mediterráneo gracias a algunas ciudades italianas, en el área nórdica, el Mar del Norte y los países escandinavos también se desarrolló una actividad comercial muy interesante. Por toda la zona que abarcaba el sur del Báltico comenzaron a estar presentes grupos de comerciantes de origen germano que, recorriendo las adversas rutas marítimas de éstos lugares con unas perfeccionadas embarcaciones, realizaban intercambios con productos agrícolas, naturales y otros más exóticos obtenidos a través de sus colegas italianos. Sin duda estos comerciantes alemanes se habían visto favorecidos por la escasa presencia de autoridad imperial en el norte de Alemania, así que con ánimo de obtener beneficios que le ayudaran a prosperar económicamente, un grupo de ciudades y puertos germanos se unieron en una confederación llamada Liga Hanseática o Hansa (en alto alemán Hanse, equivalente a sociedad o gremio). Si bien su principal objetivo era proteger sus intereses económicos a través del comercio, estas ciudades y puertos consideraban su unión como una futura garantía que les permitiera defender conjuntamente sus territorios en caso de un hipotético ataque.

Para beneficiar una mayor disposición que favoreciera su labor de abastecerse y comerciar con sus vecinos, estos grupos de comerciantes fueron estableciéndose en diversas áreas geográficas sumamente estratégicas. Su centro de operaciones más antiguo fue Visby, en la báltica isla de Gotland, en donde estuvieron presentes desde el siglo XII, pero ésta acabaría siendo desbancada en importancia durante el siglo XIII por otros dos núcleos: Lübeck (ciudad hanseática en origen junto a Dantzig, Colonia y Brunswick) y Hamburgo. Por su localización la primera ciudad, considerada la más importante dentro de la Liga Hanseática, era perfecta para el comercio en el Báltico, mientras que Hamburgo sería idónea para operar en el Mar del Norte. Llegaron a contar con decenas de ciudades y puertos asociados a su causa, fomentando un incesante tráfico de productos hacia Inglaterra, Países Bajos, el estrecho escandinavo, Francia, Europa central e incluso el Estrecho de Gibraltar.

areascomerciales

Mapa con las principales áreas y rutas comerciales de la Baja Edad Media en donde se ve reflejado la importancia de la Liga Hanseática

Especializados en la comercialización de maderas, ámbar, pieles, cera y arenques de Escania, y monopolizadores de todo el tráfico de sal, miel y grano en el Báltico, almacenaban sus diversos productos en sus principales factorías en Londres, Brujas, Bergen y Novgorod. En estas factorías, que funcionaban como auténticas colonias, recibían paños flamencos, vino y otros elementos de lujo como especias procedentes del Mediterráneo.

Gracias a su control económico pronto se consiguieron acuerdos privilegiados en numerosos territorios que resultaron beneficiosos para la Hansa. Sin embargo su creciente poder le llevaría a mantener enfrentamientos con algunos reinos o ciudades, lo que le obligaría a imponerse por la fuerza. Haciendo valer su voluntad de defenderse, pronto las ciudades asociadas crearon una alianza militar que les reportaría victorias sobre sus enemigos, en especial contra los reinos nórdicos. Sería con Dinamarca con quien tendría constantes conflictos por la supremacía en el norte, si bien con Suecia las relaciones serían algo más cordiales. Con el Tratado de Stralsund (1370) Dinamarca sería doblegada después de un intenso enfrentamiento y la Hansa se consagraría como fuerza militar de primer orden. Esta nueva situación se mantendría en 1380, año en el que Brujas fue bloqueada después de amenazar con quitarles sus principales ventajas comerciales, y en el 1384 cuando se realizaría un bloqueo más efectivo que dejó desabastecida de cereales y otros productos alimenticios a Noruega.

A pesar de operar con éxito en todo el basto territorio y de tener bajo su control importantes áreas, sus contínuas desavenencias con los reinos escandinavos, la aplastante derrota sufrida por la Orden Teutónica, aliados tradicionales de la Hansa, en la Batalla de Grünwald (1410) contra polacos y lituanos, y la paulatina supresión de privilegios en Inglaterra, Países Bajos, y Dinamarca y Noruega favorecieron su lento debilitamiento. El ocaso de la Liga Hanseática finalmente llegaría con las exigencias cada vez más acusadas de buscar nuevos mercados de acuerdo a la incipiente mentalidad capitalista. Los nuevos avances geográficos, y en esencia el descubrimiento de América, impulsaron nuevas rutas que serían dominadas por comerciantes ingleses y holandeses, pero sería el abandono de Hamburgo de la Liga y el cierre de factorías el golpe definitivo por el cual la Hansa jamás se repondría. Aunque años después algunas de sus ciudades más importantes seguirían manteniendo sus lazos comerciales con otras como Bergen o Aquisgrán, siglos después su antiguo papel como referente comercial durante el Medievo era simplemente un recuerdo.

Vía| Claramunt, S., Portela. E., González, M., Mitre, E (2006). Historia de la Edad Media, Ariel Historia, Barcelona; Braudel, F (1992). The perspective of the world: Civilization and Capitalism 15th-18th Century, California

Más información| Histarmar

Imágenes| Sello de Lübeck, mapa del comercio bajo medieval

En QAH| La pugna por el dominio del Norte: La Guerra Nórdica de los Siete Años; El crecimiento demográfico en la Edad Media; ¿Cómo fue la contabilidad comercial de inicios de la Edad Moderna?

RELACIONADOS