Derecho Internacional, Jurídico 


Libre circulación de trabajadores en la UE: Rumanía y Bulgaria

Bulgaria y Rumanía Desde el 1 de enero de 2014 los trabajadores rumanos y búlgaros disponen de total libertad para trabajar en cualquier Estado miembro de la Unión Europea sin necesidad de permiso de trabajo. Si bien es cierto que Rumanía y Bulgaria entraron a formar parte de la Unión Europea en 2007, nueve países miembros habían establecido restricciones a la libertad de circulación de estos trabajadores (Alemania, Francia, España, Bélgica, Luxemburgo, Malta, Austria, Reino Unido y Holanda). Estos países adoptaron como medida transitoria el establecimiento de permisos de trabajo para estos ciudadanos.

Estas restricciones fueron adoptadas en virtud una cláusula de salvaguardia del Tratado de adhesión de Bulgaria y Rumanía de 2005, en base a la cual se permitía exigir un permiso de trabajo a estos trabajadores para evitar una posible “perturbación del mercado laboral” del país de acogida.

A título personal, creo que dicha cláusula del Tratado de adhesión es contraria al Derecho originario de la Unión Europea, y al espíritu europeísta que inspiró todo el proceso de integración europeo. Baso esta afirmación en el artículo 45.2 del Tratado de Funcionamiento de la UE, que establece:

La libre circulación supondrá la abolición de toda discriminación por razón de la nacionalidad entre los trabajadores de los Estados miembros, con respecto al empleo, la retribución y las demás condiciones de trabajo”.

Es sencillo entender que si se establecen requisitos adicionales destinados a los trabajadores extranjeros (de otro Estado miembro, no de terceros Estados) para poder trabajar en un Estado miembro, se está discriminando por razón de nacionalidad. Por ello, creo que esta cláusula no debería haber sido acordada en el Tratado de adhesión, aunque este tema daría para mucho tiempo de debate.

Ante este nuevo panorama, en el Reino Unido se han encendido las alarmas. Tanto es así, que desde ya mismo el Gobierno ha introducido algunas medidas en aras de impedir la supuesta oleada de inmigrantes búlgaros y rumanos que llegarían a su territorio. Estas medidas consisten básicamente en un endurecimiento de las condiciones para acceder a la sanidad pública británica y a las viviendas sociales. Igualmente, los inmigrantes rumanos y búlgaros que viajen a Reino Unido deberán acreditar que están buscando trabajo en manera profusa.

En Bruselas no han sentado nada bien estas medidas del ejecutivo británico, y ya han sido dos las voces que se han alzado en contra de Cameron. Por una parte, el portavoz comunitario de empleo, Jonathan Todd ha manifestado que estas medidas podrían contravenir las normas europeas, y por lo tanto, se abriría un procedimiento de infracción contra el Reino Unido. Asimismo, el comisario europeo de Empleo, László Andor ha expresado en un comunicado del día 1 de enero que restringir la libertad de circulación de los trabajadores europeos no es la solución para rebajar los altos niveles de desempleo, ni puede ser una respuesta a la crisis económica.

Sí es cierto que el artículo 45 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea prevé que se pueden establecer limitaciones justificadas por razones de orden público, seguridad y salud públicas. No obstante, para el caso que nos ocupa, estas limitaciones estarían fuera de lugar ya que el flujo migratorio de estos trabajadores no incide en ninguna de estos tres conceptos.

En caso de que finalmente Reino Unido lleve a cabo estas medidas, la Comisión Europea enviará una carta de emplazamiento al Estado británico, para que presente sus observaciones. Si Reino Unido no contesta, o la contestación le resulta insuficiente a la Comisión, ésta va a emitir un dictamen motivado. En este dictamen motivado, se contendrá una exposición de las razones que llevaron a la Comisión a entender que ha existido un incumplimiento, y un plazo para que Gran Bretaña cumpla con sus obligaciones. Si transcurrido este plazo, el Estado no ha cumplido, la Comisión interpondrá recurso de incumplimiento contra Reino Unido ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Vía| EuroEfe, RTVE.eslainformación.commigrarconderechos.es

Imagen| Bulgaria y Rumanía

En QAH| ¿Dónde están las fronteras de la UE? (III): Requisitos de adhesión

RELACIONADOS