Cine y Series 


La leyenda del vampiro en el cine (II): Déjame entrar

Aunque la época de esplendor de Hammer se desarrolló durante los años 60, sus producciones se extendieron en la década siguiente de los 70. Durante estas dos décadas con las producciones de Hammer se intercalaron otros títulos significativos.

En La máscara del demonio (1960) obra mítica el director italiano Mario Bava apuntaba ya sus dotes dentro del género e iniciaba el camino de la fusión de la leyenda del vampiro con otros arquetipos del cine de terror.

De 1967 es la superproducción El baile de los vampiros dirigida e interpretada por el prestigioso Román Polanski. Esta parodia de las películas de vampiros de Hammer en tono de comedia no funcionó bien en taquilla a pesar de su presupuesto. Hoy en día ha sido reivindicada por parte de la crítica por sus hallazgos técnicos y visuales. También se recuerda la película por la participación de Sharon Tate, esposa del director, asesinada en un ritual satánico en 1969 por el execrable Charles Manson y su tribu.

La factoría de Andy Warhol también se acercó al mito del vampiro con Sangre para Drácula (1974) dirigida por Paul Morrissey y protoganizada por Ugo Kier y Joe Dalessandro icono del hombre metrosexual cuando el termino ni existía.

En la década de los 80 sólo destacó una película de culto: El ansia (1983) del malogrado Tony Scott. La película que no tuvo éxito en su estreno estaba protagonizada por David Bovie y Catherine Deneuve e introducía un look de videoclips muy novedoso para la época. Tuvo una continuación en una serie de 3 episodios en 1997.

Tuvo que ser el conocido Francis Ford Coppola quien rescatara el mito con la película Drácula de Bram Stoker (1992). El director quiso recuperar la esencia de la novela y consiguió recuperar el éxito de público y de crítica.

Entrevista con el vampiro (1994) de Neil Jordan basada en la conocida novela de Anne Rice fue la consagración  de la revisión del mito. Contaba con unos actores de renombre: Bratt Pitt, Tom Cruise y otros muchos que hicieron creíble un buen guion con una puesta en escena espectacular. Consiguió varios premios y nominaciones al Oscar.

A partir de la década de los noventa se ha abierto un horizonte muy amplio para el mito del vampiro, tanto en la temática como en la fusión con otros géneros gracias a buenos guiones y el interés mostrado por excelentes directores.

Abierto hasta el amanecer (1995) es una magnífica película dirigida por Robert Rodriguez con guion de Tarantino que cuenta con un soberbio plantel de actores entre los que se incluyen George Clooney y el propio Tarantino. El trepidante ritmo de la película y los continuos giros del guion hacen obligatorio su visionado.

Blade (1998) protagonizada por Wesley Snipes y Kris Kristofferson aporta una inteligente mezcla de ciencia ficción y de cine de terror. Ha tenido dos secuelas. La segunda dirigida por un especialista del cine fantástico, Guillermo del Toro.

Underworld (2003) no es del gusto de todo el mundo pero es innegable su aportación al mito. La guerra entre los vampiros y los hombres lobos en un paisaje apocalíptico es el eje en que se ha movido la saga que poco a poco se ha ido desinflando.

Déjame entrar

Déjame entrar

Déjame Entrar (2008) es una pequeña joya del cine sueco imprescindible para el aficionado por la delicadeza de sus personajes, la inteligencia de su guion y por su preciosa banda sonora. Ha tenido un remake en 2010 producida por la industria de EEUU. El título remite a la leyenda de que ningún vampiro puede entrar en ninguna casa si previamente no ha sido invitado por su inquilino.

True Blood (2008-2014) No podéis privaros de ver esta serie que ha enganchado a millones de espectadores. La historia de Sookie Stackhouse interpretada por una soberbia Anna Paquin y de la gente del pueblo Bon Temps (Luisiana) es una perfecta mezcla de fantasía, amor, comedia, terror, sexo y suspense y logra incorporar un zoo repleto de personajes variopintos: humanos, vampiros, licántropos, hadas y otros seres mitológicos.

La saga Crepúsculo (2005-2008) no entusiasma a todo el mundo pero se ha transformado en un fenómeno tanto literario como en el cine, sobre todo porque ha sabido enganchar a toda una generación de adolescentes.

Hemos dejado para el final dos estupendas películas crepusculares estrenadas este año: Solo los amantes sobreviven de Jim Jarmush y Byzanthium de Neil Jordan que reabren la puerta al romanticismo y la meditación metafísica.

Vía| El vampiro en el cine, David Pirie

Imagen| Portada

Vídeo| Drácula de Bram Stroker

En QAH| La leyenda del vampiro en el cine (I)

RELACIONADOS