Economía y Empresa 


La ley de la productividad marginal decreciente

La labor de un empresario, un directivo o un gerente de una planta industrial, buena parte del tiempo consiste en tomar decisiones sobre qué cantidad producir. Es decir, cuánto producto elaborar. La teoría económica nos dice que los costes siguen a los precios, y que la cantidad de producto a ofertar al mercado dependerá de la oferta, del precio de venta y del stock de producto en existencias. Pero además de seguir las leyes y razonamientos de la teoría económica, el gestor debe tener en cuenta la ley de la productividad marginal decreciente. Que más que una ley económica podemos afirmar que se trata de una ley tecnológica que siempre tenderá a darse en toda industria.

indusTodo proceso productivo contará con unos costes fijos o costes de estructura, en los cuáles habrá de incurrir la empresa para mantener la estructura de producción, independientemente del volumen de producto que genere; y unosLey costes variables, que irán creciendo de manera directamente proporcional a la producción. El coste total es la suma de los costes fijos y los costes variables.

El coste medio será la parte de costes totales que corresponde a cada unidad producida. Y el coste marginal será la variación de costes de la unidad (n) respecto de la unidad (n-1). Y la ley de la producción marginal decreciente determina que la pendiente de la curva del coste marginal será decreciente hasta un determinado momento en el que se volverá creciente, siendo el punto más óptimo de producción aquél en el que los costes marginales dejan de ser decrecientes, y que coincidirá con el punto de producción donde se igualan los costes medios con los costes marginales.

Para ilustrar esta ley económico-tecnológica de producción con un sencillo ejemplo, pensemos en un taller de carpintería, donde su dueño se ha especializado en cortar grandes tablones de madera y preparar trozos más pequeños que luego vende a una fábrica de muebles. El carpintero tendrá una serie de costes fijos en los que tendrá que incurrir “si o si” para mantener abierto su negocio: 100 E para el alquiler de la nave industrial, los impuestos, el leasing de la máquina de cortar madera y la potencia eléctrica contratada para la máquina; Es decir, que produzca más o menos unidades a vender, tendrá un coste fijo de 100 E. Si cada tablón de madera que produce le supone un coste variable (por la madera utilizada como “input” y la energía eléctrica consumida por la máquina serradora) para cada tablón de 10+((3+n)*n), ya podemos calcular la curva de costes y determinar el óptimo a producir según la ley de costes marginales.

Sin título

Como podemos ver, cuándo se igualan el coste medio y el coste marginal, producir una nueva unidad más no será óptimo, puesto que los costes medios por unidad empezarán a subir.

Y los beneficios (ingresos totales menos costes totales) tenderán por tanto a ser inferiores conforme aumente la producción.

Más información | Nueva Introducción a la Economía

Imagenes | Arqueologia y Patrimonio

En QAH| ¿Abaratar costes ahora que estoy en paro?¿Cómo se pueden contabilizar los costes?

RELACIONADOS