Actualidad Jurídica, Jurídico 


La Ley de Jurisdicción Voluntaria: matrimonios ante notario

La nueva Ley de Jurisdicción Voluntaria, ofrece a quienes estén pensado en casarse una nueva posibilidad a las ya existentes. La mencionada Ley entró en vigor el 23 de julio de este año, a excepción de lo contenido en la disposición final vigésimo primera, en lo referido a las modificaciones previstas del Código Civil que aluden a la tramitación del matrimonio, así como las modificaciones de la Ley 20/2011, de 22 de julio, del Registro Civil, incluidas en la disposición final cuarta, relativas a la tramitación y celebración del matrimonio civil, que entrarán en vigor el 30 de junio de 2017.

Hay que matizar, que la entrada en vigor de lo expuesto anteriormente queda aplazada al 30 de junio del 2017, en consecuencia de las modificaciones previstas para las normas mencionadas anteriormente. Ahora bien, esto no quiere decir que los notarios no puedan celebrar matrimonios, ya que el legislador no ha querido posponer esta posibilidad hasta la completa entrada en vigor de la Ley de Jurisdicción Voluntaria. Esto es así, atendiendo a la disposición transitoria cuarta de la Ley 15/2015, pues la instrucción del expediente matrimonial se realizará como hasta ahora, es decir, por el Juez encargado del Registro Civil. Sin embargo, el acto del matrimonio si podrá tener lugar ante notario competente en el lugar de celebración.

Simultáneamente con la competencia de la celebración de matrimonios, la Ley de Jurisdicción Voluntaria supone la asunción por parte de los notarios de competencias tales como la reclamación a empresarios mediante requerimiento notarial de deudas líquidas, determinadas, vencidas, exigibles y documentadas. Así mismo se les atribuye el medio de conciliación como medio de resolución de conflictos en materias disponibles.

Junto a esto, explicaremos las ventajas de casarse ante notario. En primer lugar los notarios son juristas altamente cualificados con un gran nivel de conocimiento del Derecho. En segundo lugar, son totalmente accesibles. Los ciudadanos no están condicionados a la hora de elegir al notario, ya que estos trabajan en régimen de competencia. Así mismo, el reparto de los notarios por toda la geografía española, como el que existan 3000 notarios, hace de ellos una institución fácilmente accesible. Casarse ante notario tiene un precio entorno a los 100 y 150 euros, dependiendo de si la celebración del matrimonio es en día festivo o no. El precio depende del lugar de la ceremonia, pues el notario solo está obligado a desplazarse en situaciones de enfermedad. En tercer lugar, proporcionan a los ciudadanos la seguridad jurídica en el ámbito del tráfico jurídico extrajudicial establecida en el artículo 9 de la Constitución, es decir nos garantizan la legalidad del acto que llevan a cabo. Por último mencionar su total independencia, ya que están únicamente sometidos a la Ley y con una clara vocación pública.

El proceso de contraer matrimonio ante notario es muy sencillo. Para comenzar tienes que elegir el notario que mejor se adapte a tus necesidades. Es importante tener en cuenta que el notario elegido debe actuar en tu demarcación, ya que su competencia es territorial. Así mismo deberás preparar el expediente matrimonial, recuerda que hasta el 30 de junio del 2017 es competencia del Juez encargado del Registro Civil. La celebración del matrimonio podrá realizarse en la notaria, se trata de un servicio público y no de una ceremonia. No obstante los contrayentes pueden llegar a un acuerdo con el notario, incluso realizar una celebración en los salones del Registro Notarial.

Continuando con el proceso, la ley exige que los novios en presencia de dos testigos, provistos de sus DNI, firmen la escritura pública. Todo ello, previa lectura del notario de los artículos 66, 67, 68 del Código Civil. Para finalizar, el notario hará entrega de una copia de la escritura al matrimonio, enviará por medios telemáticos una copia al Registro Civil y se quedará bajo su custodia el original.

RELACIONADOS