Economía y Empresa, Finanzas, Jurídico 


La jubilación de los autónomos

Los autónomos son uno de los colectivos más perjudicados tras la reforma del Gobierno en materia de pensiones . Si eres uno de ellos, tal vez hayas notado el cambio.

El hecho de que la gran mayoría de autónomos coticen por la base mínima hace que sea un colectivo vulnerable. Esto es, cuando llega la edad de jubilación, el autónomo recibe una pensión menor que otro empleado por cuenta ajena que haya trabajado el mismo número de años.

Frente a esta situación, muchos autónomos optan por cotizar más, o mejor dicho, por una mayor base, cuando restan menos años para alcanzar la jubilación, haciendo que la base de cálculo para el importe de la pensión sea mayor.

Similitudes con la pensión de los trabajadores por cuenta ajena

 

Al igual que los trabajadores por cuenta ajena, el autónomo no puede jubilarse hasta los 65 años y un mes en caso de llevarse a cabo en 2014, aumentando un mes por año hasta llegar a la edad de 67 años.

Una opción alternativa es la acogida a la jubilación anticipada, siendo la edad en esta ocasión los 63 años en caso de haber cotizado ya 35 años.

Para optar a una pensión son necesarios al menos 15 años cotizados, dándose 2 de ellos en los últimos quince.

Cambios con la reforma de las pensiones

 

Con la última vuelta de tuerca del Gobierno al sistema de las pensiones, no solo el empleado por cuenta ajena, sino el autónomo o trabajador por cuenta propia, salen perjudicados, ahogando más la situación el hecho de la reducción del importe de pensión. Por todo ello, cada vez cobra más intensidad la opción de planificar un sistema de ahorro alternativo.

La última reforma del Gobierno ha propiciado una serie de cambios en el cómputo de la jubilación.

La última reforma del Gobierno ha propiciado una serie de cambios en el cómputo de la jubilación.

Para conocer el importe de la pensión, los cálculos de la pensión han sufrido varios cambios:

Edad de jubilación: Cotizados 38 años y medio, por ahora, a la espera de posibles nuevas reformas, la Seguridad Social reconoce una “carrera laboral completa” posibilitando la jubilación a partir de los 65 años. En caso de no cumplir esta condición, la jubilación no llega hasta los 67 años. Entre el 2013 y el 2017, aumentará un mes por año desde los 65 a los 67 finales.

Período mínimo de cotización o periodo de cómputo: También se amplía de 15 a 25 años (también para el 2017 y de forma progresiva)

La cuantía de la pensión dependerá de la base por la cual hayas cotizado y el número de años. Se moverá entre el 50% de la base con 15 años cotizados y el 100% con 37 años.

Lo que realmente más afecta a un autónomo

 

Como se menciona arriba, si lo habitual era aumentar la base de cotización cuando se acercaba la edad de jubilación, normalmente a partir de los 48 años, esto ya no se da.

En el caso de este colectivo, para poder optar a la pensión máxima se debe incrementar la base de cotización a partir de los 42 años hasta aproximadamente 500 o 600 euros (445,91 € o 501,44 € en caso de incapacidad cubierta e incluso más en caso de optar o verse obligado a cotizar por cese de actividad y/o accidentes de trabajo y enfermedades profesionales).

Sumado a ello, será necesario cotizar ininterrumpidamente desde los 30 años.

La jubilación anticipada para autónomos

 

En caso de autónomos que optan por querer jubilarse de forma anticipada, también existen cambios con la reforma.

Para poder solicitar como autónomo la jubilación anticipada deberán cumplirse dos requisitos:

  • Tener cumplida una edad que como máximo sea inferior en dos años a la edad legal de jubilación que corresponda (65-67 años según la reforma de julio de 2011).
  • Tener al menos 35 años cotizados a la Seguridad Social.

El importe de la pensión a recibir en este caso depende de las bases de cotización de los últimos años (15-25 últimas bases en función del año de jubilación) y también del número de años cotizados. Se aplicarán unos coeficientes reductores que irán desde el 2% al 1,625% y que variarán en función del número de años cotizados, asignándose por cada trimestre de jubilación anticipada.

Por ejemplo:

Autónomo de 63 años. Lleva 40 años cotizados a la Seguridad Social.

De seguir trabajando, su edad legal de jubilación (de acuerdo a la reforma de julio de 2011) serían los 65 años. Si decidiese recibir anticipadamente la pensión, podría hacerlo a partir de los 63 años, pero vería su pensión reducida en un 2 por ciento por cada trimestre de antelación. En caso de comenzar a recibir la pensión con 63 años, la reducción sería del 16%.

 

Todo esto afecta a la cantidad mensual que pagan los autónomos a la seguridad social.  Esto se da al obligar a cotizar por bases más grandes a los autónomos de 42 años, en vez de los 48 o 50 años habituales. Desde enero, el pago mensual también ha aumentado  hasta los 261 euros en el caso de los autónomos normales y hasta los 314 euros para autónomos con más de 10 trabajadores.

Mediante este resumen, se pretende disipar las dudas más frecuentes . Sin embargo, y ante cualquier otra consulta relacionada, puedes exponer la cuestión en la sección de comentarios. Te responderemos encantados. 

 

Más información | La jubilación del autónomo Régimen Especial de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos El mal trago de la jubilación para los autónomos

Imagen | Haritza Zubillaga

En QAH | ¿Qué es el Pacto de Toledo? Problemática de la actual regulación de la jubilación anticipada y la jubilación parcial ¿Qué diferencia existe entre prejubilación y jubilación anticipada? ¿Qué es un plan de pensiones y qué es un plan de jubilación?

RELACIONADOS