Especial II Guerra Mundial, Historia, Uncategorized 


La insurrección de Praga

Guerrilleros checos equipados con stg44 y cascos alemanes, incautados de los soldados nazis.

Guerrilleros checos equipados con stg44 y cascos alemanes, que incautaron de los soldados nazis.

En un día como el de hoy, 5 de Mayo, hace setenta años, tuvo lugar la Insurrección de Praga, una rebelión ocurrida en los últimos momentos de la Segunda Guerra Mundial en Europa.

El movimiento comenzó a tomar forma a finales de Abril de 1945, cuando el rumor de que el Ejército Rojo de la Unión Soviética se acercaba llegó a los oídos de los ciudadanos. Salieron a la calle, llenos de entusiasmo, con la esperanza de ser liberados de la ocupación nazi. El coronel Waffen SS Karl Hermann Frank, intentando controlar las masas, anunció públicamente que todo aquel que intentara oponerse al régimen sería fusilado.

La rebelión se desencadenó en la mañana del 5 de Mayo en la estación de radio nacional, tras una frase corta transmitida en ambos idiomas que parecía ser una señal. Un grupo de la Resistencia checa atacó un destacamento de soldados SS que defendían la radio. El coronel Waffen SS Frank dio la orden de abrir fuego en las calles, queriendo dispersar las multitudes que ya empezaron a tomar fuerza y a actuar, apoderándose de cuarteles clave como el de la policía y el Gestapo.

Sturmgewehr 44. Arma usada por el ejército nazi. Durante la insurrección muchos combatientes checos de Praga también las utilizaron.

Sturmgewehr 44. Arma usada por el ejército nazi. Durante la insurrección muchos combatientes checos de Praga también las utilizaron.

Al día siguiente la Resistencia checa y los ciudadanos ya habían tomado el control de la mitad de Praga, construyendo más de mil barricadas en las calles. Los nazis intentaron reconquistar, sin gloria, el edificio nacional de la radio, que seguía alentando a la lucha y parecía ser el combustible del levantamiento.

El 7 de Mayo las unidades Waffen SS recibieron refuerzos de las tropas de las afueras de la ciudad, que entraron en Praga con tanques y con el apoyo de los aviones Luftwaffe. La resistencia checa, mucho menos preparada, empezó a caer, a punto de ser derrotada. Su salvación fue el ejército vlasovista, llamado así tras el general Vlasov, formado por rusos y ucranianos anticomunistas que formaban parte del ejército alemán. Volvieron las armas contra los nazis, esperando que el gesto ablande el odio del Ejército Rojo que pronto estaría en la ciudad.

Mapa que muestra la llegada de diferentes tropas del Ejército Rojo de la Unión Soviética a Praga.

Mapa que muestra la llegada de diferentes tropas del Ejército Rojo de la Unión Soviética a Praga. (Clickear para ampliar y ver con mejor resolución).

Al tercer día del comienzo del alzamiento, 8 de Mayo, la Resistencia cedió ante las condiciones del gobernador militar nazi Rudolph Toussaint, bajo la amenaza de que la ciudad sería completamente destruida. De acuerdo a la capitulación debían despejar los caminos y dejar paso al ejército y a los civiles nazis.

El 9 de Mayo, finalmente, los tanques del Ejército Rojo de la Unión Soviética llegaron a Praga, poniendo fin a la ocupación nazi. En los tres días que duró la rebelión murieron aproximadamente 1700 checos.

Vía| Eastern Europe in the Twentieth Century – And After  –  R.J. Crampton (Routledge 1997)

Imágenes| Guerrilleros checos; StG44; Mapa

En QAH| Especial 70 aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial

RELACIONADOS