Cultura y Sociedad, Uncategorized 


La importancia del raccord para no cometer errores en el cine

En primer lugar, definamos qué se entiende por raccord. El raccord o continuidad cinematográfica hace referencia a la unión entre dos planos consecutivos en una filmación para que tengan un sentido y no desconcierten al espectador. Aunque en realidad los planos hayan sido gravados en diferentes momentos y, quizás, también, en lugares distintos, si se ha hecho un buen trabajo de continuidad, el receptor verá la filmación como una sola pieza y no se dará cuenta de que la escena se ha rodado por separado.

Pero, ¿cómo podemos evitar errores de continuidad? Pues es algo sencillo, pero complicado a la vez. La simplicidad del asunto es que se trata simplemente de estar atento a lo que se está gravando. De esto se encarga la script, la persona del rodaje que se dedica exclusivamente a controlar el tema del raccord. Su función es la de observar con máximo detalle el plano que se está rodando. Es decir, que el decorado sea el mismo, que la iluminación no varíe, que no haya ningún cambio en el vestuario, que las interpretaciones de los actores sigan igual, etc.

En la película 'Troya' se puede ver un avión volando

En la película ‘Troya’ se puede ver un avión volando

Errores muy comunes difíciles de detectar pueden ser cuando en una escena se está bebiendo o se está fumando un cigarrillo, pues la cantidad debe ser la misma al final del plano anterior y al inicio del nuevo. Y esto, teniendo en cuenta que las escenas se graban varias veces, es difícil de calcularlo a la perfección. Estos casos son leves, y muchas veces no se evidencian cuando estamos mirando la película. Sin embargo, no siempre los errores son tan pequeños, y sobretodo con el tema de decorados o vestuario pueden generarse errores graves. Qué decir del avión que vuela durante la batalla en ‘Troya’, de la bombona de gas en ‘Gladiator’ o del gorro Adidas de Jack Sparrow en ‘Piratas del Caribe’. Este tipo de errores se pueden originar rodando, y que no nos demos cuenta hasta el momento de montar la película.

El problema ocurre cuando no es viable volver a rodar una escena. Los costes de grabación son tan elevados en algunos casos, que es imposible repetirla. De este modo, por un pequeño despiste, la película deberá afrontar que o se queda con un error que perjudicará la producción o que tendrá que eliminar una escena clave.

Via| ZEPFilms

Más información| Mec

Imagen| The Budding Journalist Blog Westereos

En QAH| ¿Qué ventajas tiene el cine digital?

RELACIONADOS