Economía y Empresa 


La importancia de medir el bienestar

A lo largo de la historia han sido muchos los gobiernos que han tratado de dar respuesta a la pregunta de cómo se puede medir el bienestar, la calidad de vida y la felicidad de la población. La respuesta a esta pregunta es clave para identificar elementos importantes en las relaciones sociales ayudando así a los gobiernos a tener la oportunidad de tomar mejores decisiones para sus ciudadanos.

Como seres humanos, aspiramos a alcanzar el bienestar, la calidad de vida y la felicidad que deseamos. Multitud de gobiernos, políticos y intelectuales han tratado de dar respuesta a la pregunta de cómo se pueden medir estos tres conceptos. Veamos algunos ejemplos:

“Life, Liberty and the Pursuit of Happiness” (Vida, Libertad y la Búsqueda de la Felicidad) es una de las frases más conocidas de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de 1776. Esta mención a la felicidad fue también reiterada por Martin Luther King en su discurso “Tengo un Sueño” del 28 de Agosto de 1963.

Robert Malthus resalta en su obra “Primer Ensayo sobre la Población”, que, siguiendo el objetivo de Adam Smith de conocer las causas y la naturaleza de “La Riqueza de las Naciones”, puede ser más interesante basarse en ésta obra para investigar las causas que afectan a la felicidad. Por lo que resultaría interesante ser consciente de la relevancia del estudio de la felicidad, el bienestar y la calidad de vida.

Se pueden encontrar ejemplos más actuales de este hecho, como cuando en 2007 el entonces presidente de la República Francesa, Nicolas Sarkozy, contrató a Joseph Stiglitz y Amartya Sen, premios Nobel de Economía, y a Jean-Paul Fitoussi para que crearan un sistema de medición sobre el bienestar, la calidad de vida y la felicidad.

Es importante recalcar el mérito de los trabajos de la Comisión Stiglitz (2010), ya que rompieron el esquema del PIB como medida de bienestar económico, para dar paso a una nueva medición del bienestar de la población, que continuaron gobiernos como el del ex Primer Ministro británico David Cameron, que creó en 2010 un índice de felicidad para que los ciudadanos del Reino Unido mostraran cómo evalúan su calidad de vida y su bienestar subjetivo a través de una encuesta periódica.

Estos ejemplos nos muestran cómo algunos gobiernos tienen muy en cuenta un concepto tan subjetivo como el bienestar, ya que está demostrado que, ante un crecimiento de ingreso, las sociedades son más capaces de lograr muchas cosas que relacionamos con la calidad de vida, mejorando así la felicidad y el bienestar de los ciudadanos.

* Vía|Elaboración propia, Informe de la Comisión Stiglitz
* Más información|Martin Luther King, el poder de un sueño , Cameron pregunta a los británicos: ¿qué le hace feliz?
* Imagen|Elaboración propia
* En QAH|PIB como medida de bienestar

RELACIONADOS