Salud y Deporte 


La importancia de los estiramientos en el entrenamiento

La importancia de los estiramientos

La importancia de los estiramientos

En muchas ocasiones, las prisas y el poco tiempo del que disponemos para entrenar son los factores culpables de no realizar estiramientos antes y después del ejercicio. Realmente no le damos la importancia necesaria, puesto que nos permitirá tener unos músculos jóvenes y en plena forma.

Podemos decir que el estiramiento es un punto intermedio entre el ejercicio y el sedentarismo, y como tal debe llevarse a cabo, pues notaremos nuestros músculos más preparados para afrontar correctamente el ejercicio, al igual que después de entrenar es primordial volver a estirarlos para tener una recuperación más rápida y efectiva.

El estiramiento nos sirve para preparar al músculo y ponerlo en alerta para comenzar a realizar el ejercicio. Es una buena forma de mantenerlo activo y despierto. Además, se conserva más joven y elástico frente a la rigidez que contrae al hacer ejercicio, con esto estamos también mejorando nuestra flexibilidad general y con ella la movilidad de nuestro cuerpo.

Muchas veces tenemos la duda de cuándo es más conveniente estirar y de qué manera debemos hacerlo. Existen muchos defensores de estirar antes de entrenar, otros piensan que es mejor hacerlo durante el ejercicio y otros tras su finalización. Es cierto que todo estiramiento es beneficioso, pero con este artículo queremos dejar más claro los momentos más idóneos para realizar estiramientos.

ANTES DE EMPEZAR EL EJERCICIO

En primer lugar, nos vamos a detener en los estiramientos que se realizan antes de empezar los entrenamientos . Estos estiramientos entrarán a formar parte de la fase que se conoce como calentamiento, y es que como norma general se realizarán en esta fase del entrenamiento, pues servirán para preparar a nuestros músculos para el trabajo posterior que vamos a llevar a cabo.

La finalidad de estirar antes de empezar a realizar la rutina de entrenamiento será la de activar la circulación para preparar músculos y articulaciones. Estos estiramientos serán muy útiles para acondicionar nuestro cuerpo.

DURANTE EL EJERCICIO

Por otro lado los estiramientos a mitad de la rutina de entrenamiento son otros que no todo el mundo lleva a la práctica. Es cierto que se puede estirar entre ejercicio y ejercicio para aliviar tensiones, pero no es la mejor manera de hacerlo, ya que estirar entre ejercicios evita la acumulación de sangre en los músculos implicados. Esto hará que el desarrollo del ejercicio no sea el mismo que si no estiramos. Eso sí, servirá para aliviar tensiones y evitar sobrecargas. Aunque la mejor manera de evitar esto es controlando las cargas y la ejecución de los ejercicios.

AL FINAL DEL EJERCICIO

Los estiramientos al final de los entrenamientos es uno de los momentos más clásicos a la hora de entrenar. Es cierto que además es necesario e imprescindible, por lo que siempre debemos dejar unos minutos al final para estirar correctamente la parte trabajada. Los estiramientos de después del entrenamiento serán mucho más lentos e intensos, ya que con ellos lo que queremos es aliviar todas las tensiones y devolver a los músculos y articulaciones su estado normal, evitando malestar que puede derivar en una lesión

Estos estiramientos al finalizar el entrenamiento lo que harán será activar al máximo la circulación sanguínea, además de soltar las fibras musculares y devolverles la flexibilidad que piden con la tensión del ejercicio. De este modo lo que conseguiremos al estirar después de entrenar es comenzar cuanto antes la recuperación muscular para así poder rendir más al usar nuevamente esos músculos trabajados durante la sesión de entrenamiento. Eliminar esta tensión nos ayudará también a conseguir mejores resultados y ser mucho más eficientes en los posteriores entrenamientos.

Vía| Vitónica

Más información| HSN Blog

Imagen |Estiramientos

En QAH| Recomendaciones antes de un partido o prueba deportiva

 

RELACIONADOS