Actualidad Económica, Economía y Empresa, Finanzas, Uncategorized 


La importancia de la psicología en la inversión (III): Procesamiento de la información 2

La segunda parte de esta serie de artículos sobre las finanzas conductuales describe los errores que se cometen en el procesamiento de la información. Esta tercera entrega continúa con dicha tipología de errores y propone varios consejos para evitarlos. Os dejo  aquí el enlace al primer artículo para los que no lo hayáis leído.

  • Contabilidad mental:

Se dice que un inversor se volverá indiferente con respecto a las pérdidas realizadas en una inversión a partir de cierto nivel. Esto quiere decir que para un inversor no es lo mismo perder un -10% que un -20%, pero que no le será significativa la diferencia entre perder un -60% y un -70%. No obstante, poniendo un ejemplo fácil, no hay que olvidar que una acción que vale 10€ y cae hasta los 9€ ha caído un -10% mientras que, para volver a recuperar los 10€, tendría que subir +11,11%. Estos números son razonables, pero a continuación os dejo un cuadro que muestra la asimetría entre la caída de una inversión y la rentabilidad necesaria para recuperarla:

*Fuente: Juan Ramón Caridad, Lecturas MFIA

Como veis, a partir de cierto nivel la subida necesaria resulta inalcanzable. Esto se conoce como pérdida irrecuperable.

  • Efecto disposición:

Es el efecto contrario a la contabilidad mental. El inversor tiende a vender con mayor rapidez cuando una inversión genera ganancias que cuando está en pérdidas, para así consolidarlas. Es decir, éste va a preferir un producto que le dé una ganancia segura de 90€ frente a otro que ofrezca 100€ con un 90% de probabilidad y 0€ con un 10% no ofrezca nada, siendo el valor futuro esperado el mismo.

  • Error por inacción

Está relacionado con el efecto disposición. Un inversor detesta en mayor medida las pérdidas de lo que le agradan las ganancias (esto se denomina como aversión a las pérdidas). De acuerdo a un estudio llevado a cabo por dos profesores de la Universidad de Zurich (Dr. Thorsten Hens y Nilufer Calisjan: “Behavioural Finance and Mutual Fund Flows”), exigimos una ganancia de más de 2 veces para arriesgarnos a perder. Poniendo números, una persona estaría dispuesta a arriesgar 1.000€ si tuviese la posibilidad de ganar al menos 2.000€.

  • Representatividad

Consiste en sobrestimar la relevancia de cierta información para predecir la probabilidad de eventos futuros. Por ejemplo, utlizar los beneficios pasados de una empresa que ha crecido en los últimos años para estimar los beneficios de los años siguientes. De esta forma, los datos nos dirán que las ganancias seguirán subiendo, cuando existe una gran probabilidad de que en algún momento acaben bajando.

 

CONSEJOS PARA EVITAR LOS ERRORES EN EL PROCESAMIENTO DE LA INFORMACIÓN

Es importante saber los factores que han influido en la generación de rentabilidades pasadas.

Los precios de los productos financieros están influenciados en gran medida por el valor que los inversores creen que tiene, no son un valor absoluto derivado de una compleja fórmula matemática.

Establecer expectativas de rentabilidad de acuerdo a un presupuesto de riesgo determinado, cuantificando cuánto se está dispuesto a perder por cada inversión realizada. Y más importante, ser disciplinado y cumplirlo.

Ninguna expectativa de rentabilidad futura merece la pena si es a cambio de afrontar la probabilidad de una “pérdida irrecuperable” como la que hemos definido arriba.

 

* Vía| Lecturas FIA
* Más información| Behavioural Finance
* Imagen| Flickr
* Tabla| Lecturas FIA

RELACIONADOS