Actualidad Económica, Economía y Empresa, Finanzas 


La importancia de la psicología en la inversión (II): Procesamiento de la información

En el primer artículo de esta serie se habló de cómo la psicología del ser humano puede afectar a un ahorrador a la hora de manejar sus inversiones, y me centraba en la primera tipología de errores, el autoengaño. En esta segunda parte se describe el siguiente grupo: 

PROCESAMIENTO DE LA INFORMACIÓN

  • Errores de predicción

Cuando se le da más importancia al pasado reciente que a la historia o al contexto actual a la hora de hacer predicciones. Es decir, creer que una acción va a seguir subiendo solamente porque ha sido la más rentable del último mes, sin tener en cuenta qué trayectoria ha tenido el valor a lo largo de los años o la situación económica del momento. Este factor da sentido a la clásica frase “rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras”.

  • Efecto ancla

En la línea del caso anterior, el ‘efecto ancla’ ocurre cuando noticias o hechos recientes se toman como referencia para hacer predicciones futuras sobre el valor de un determinado activo, cuando realmente esas noticias ya están reflejadas en el precio. Por ejemplo, cuando el titular de un periódico anuncia que “Iberdrola dispara su beneficio” y un inversor compra la acción de Iberdrola pensando que la acción va a subir basándose únicamente en el titular.  

 

 

 

  • Miopía en la aversión a las pérdidas

Cuando un ahorrador realiza una inversión bien argumentada, y esta no genera rentabilidad en el corto plazo y cae, tenderá a reafirmarse en ella. Sin embargo, si sigue sin dar un resultado inmediato, el ahorrador tenderá a salirse de la inversión en cuanto recuperase el valor inicial, sin importarle el contexto actual o expectativas futuras. A pesar de ser una inversión con fundamento, el miedo a perder dinero hace al inversor no darle importancia a las razones por las que primeramente decidió ponerlo ahí, y centrarse únicamente en recuperar lo perdido para poner su dinero “a salvo”.

 

  • Visión sesgada

Factor que se da cuando un inversor subestima un producto financiero debido a su complejidad. Por ejemplo, se dice que los productos derivados fueron uno de los principales causantes de la crisis financiera. Siendo esto verdad, habría que matizar que fue su mal uso lo que propició este hecho. Los derivados financieros, usados adecuadamente, son una herramienta muy útil para gestionar las finanzas de muchas empresas, mientras que emplearlos de forma inadecuada o sin tener los conocimientos suficientes, hace de ellos un arma de perder dinero.

 

  • Ceguera involuntaria

Provoca que una persona no reconozca un estímulo inesperado que está a plena vista, y se produce porque está centrando su atención en otra cosa. Extrapolado a la vida diaria, se da cuando una persona tiene un alto estrés por presión en el trabajo o cuando está preocupada por algo. En este vídeo podéis experimentar la ceguera involuntaria por vosotros mismos. ¿Cuántos os habéis dado cuenta?

 

 

* Vía| Lecturas FIA
* Más información| Behavioural Finance
* Imágenes| Rincón de la psicología, Comprar acciones de bolsa, Jeremy said, Diarioti, Musingsofaspiritualtraveler, Politicalhumor

RELACIONADOS