Salud y Deporte 


La importancia de cuidar nuestro corazón (I)

 

El corazón es el órgano principal del aparato circulatorio, situado en el interior del tórax, entre ambos pulmones.

Es “el órgano” por excelencia de prácticamente todas las culturas, usado para señalar el núcleo de la vida física y la existencia humana en su integridad físico-espiritual.

CorazonMorfoFisiologia_image010

El corazón

Trabaja las 24 horas, los 365 días del año, bombeando la sangre que nos mantiene vivos.

La frecuencia normal en reposo oscila entre 50 y 100 latidos por minuto, a un promedio de 70 veces por minuto. Su forma es un poco más grande que el puño cerrado del individuo en cuestión, puede pesar entre 250-350 gramos y tiene un volumen de 500-800 ml, llegando a más de 1 litro en deportistas entrenados, estos datos varían según la morfología y el tipo de vida de cada persona.

Esta formado por un músculo hueco llamado miocardio, recubierto internamente por el endocardio y externamente por el pericardio.

Posee cuatro cavidades:

Dos superiores, llamadas aurículas, donde llega la sangre, y dos inferiores, los ventrículos, de donde sale la sangre a los pulmones y al resto del cuerpo. Estas cavidades están comunicadas por válvulas.

El corazón impulsa la sangre mediante los movimientos de sístole y diástole.

Un ciclo cardíaco está formado por una fase de relajación y llenado ventricular (diástole) seguida de una fase contracción y vaciado ventricular (sístole)

El músculo cardíaco es miogénico. Esto quiere decir que el músculo cardíaco se excita a sí mismo. Las contracciones rítmicas se producen espontáneamente, así como su frecuencia puede ser afectada por las influencias nerviosas u hormonales, como el ejercicio físico o la percepción de un peligro.

La estimulación del corazón está coordinada por el sistema nervioso autónomo que es involuntario.

 

Según la filosofía taoista, este poderoso órgano gobierna el cuerpo, la mente y el espíritu. Encierra las energías más noble de todos los órganos: dicha, compasión, valor, justicia, ternura, generosidad, paciencia, felicidad, espiritualidad, cariño, respeto, cortesía, inteligencia y el interés.

sun-moon-ying-yang

Ying-Yang

El corazón es la bomba que, con amor, hace que la alegría circule por nuestras venas. Cuando nos privamos de estos sentimientos, el corazón se encoge y se enfría, y como resultado, la circulación se altera y vamos camino de enfermedades como la anemia, la angina de pecho, los ataques cardíacos…

Pero el corazón no nos “ataca”. Somos nosotros los que permitimos que los problemas nos enreden y nos olvidamos de las pequeñas alegrías que nos rodean, de ilusionarnos, de maravillarnos ante la vida. Expulsamos del corazón todo vestigio de nuestro niño interior, hasta que, literalmente, el dolor lo destroza.

Una falta de compasión o el hacer cosas sin mucha convicción. Un exceso de emociones y una necesidad de luchar por la supervivencia pueden generar problemas cardíacos.

Pregúntate si tu corazón y tu cabeza o en otras palabras tus emociones y tu intelecto están en equilibrio. ¿Vives en contacto con tu corazón? ¿O necesitas ponerte enfermo antes de poder realmente estar en contacto con él?

Recuerda que sin él no hay vida, así que cuídalo como el bien más preciado que jamas hayas conocido.

En la segunda parte les daré algunos sencillos consejos para cuidar de él, no se los pierdan.

 

Vía|Prometheus. Atlas de anatomía, Ed Panamerica 2011; Lippert. Anatomía con orientación clínica, Ed Marban 2006; Marta Torralva.

Más información|Mantak & Maneewan Chia. Chi Nei Tsang; Fundación del Corazón.

Imagen| Ying-Yang, Corazón.

En QAH| Corazón, la bomba de la vida, Abre mi corazón.

RELACIONADOS