Moda, Uncategorized 


La imagen en el entorno profesional

Sin ánimo de ser superficial, me atrevo a decir que la imagen es la responsable de la primera impresión que causaremos a alguien que no nos conoce. De primeras, antes de poder mediar palabra, ni descubrir nuestras dotes y habilidades profesionales, lo primero que verá el cliente, el compañero y el jefe, será una imagen nuestra que sin nosotros saberlo transmitirá más de nuestra personalidad que si nos preguntaran a nosotros mismos cómo nos definiríamos en diez minutos.

La imagen en el entorno profesional es tan importante, o incluso más, que en nuestra vida personal. Ocasión para causar una buena primera impresión sólo hay una, por lo que hay que ser cuidadoso a la hora de escoger bien nuestra vestimenta para ir a trabajar.

Estas exigencias no serán las mismas si trabajas como periodista, como dependiente, como médico, como piloto, o como abogado. Algunas profesiones tienen incluso que llevar un “uniforme” mientras que otras tienen plena libertad para desarrollar su lado creativo. Eso sí, tengas la profesión que tengas, hay unas reglas mínimas que deberías tratar de seguir, sobretodo si trabajas de cara al público.

Captura de pantalla 2014-04-15 a las 00.04.29

En primer lugar, algo que puede parecer obvio, pero hay que recordarlo. Lleva la ropa planchada, limpia y especialmente los zapatos, que tras el uso de varios días pueden llenarse de polvo fácilmente sin que nos demos cuenta.

En segundo lugar, opta por la discreción, ya que el entorno laboral no es el lugar idóneo para excentricidades ni pruebas. Apuesta por la sobriedad y deja de lado los colores flúor, mezclas de estampados imposibles, faldas demasiado cortas, accesorios demasiado grandes, etc. Olvida todo lo que sea “demasiado”.

En cuanto al conjunto que llevar durante el día en trabajos que requieren, no uniforme, pero sí vestimenta formal, los hombres lo tenéis más fácil. Americana, pantalones de traje, camisa (recomendaría colores clásicos como el blanco, azul o rosa) sin botones al cuello, corbata lisa, rayada, de topitos, etc. La vestimenta formal de hombres no presenta demasiada complicación. 

1. Traje de Massimo Dutti; 2. Cinturón de Brooks Brothers; 3. Corbata de Massimo Dutti; 4. Reloj de Massimo Dutti; 5. Zapatos de Brooks Brothers.

En cuanto a la vestimenta de mujer, presenta más posibilidades pero también más peligros. Hay que asegurarse de que las faldas no son demasiado cortas (un palmo por encima de la rodilla sería correcto), las camisas no tienen transparencias, los tacones no son demasiado altos, etc. Si eres mujer y tienes el pelo largo, una coleta, trenza o moño puede serte útil, tanto por comodidad como para ayudarte a mantenerte peinada el día entero.

Te recomendamos que el tacón tenga una altura de entre 3 cm y 8 cm, que es una altura cómoda para aguantar una jornada entera.

Captura de pantalla 2014-04-23 a las 22.32.00

No podemos olvidarnos del maquillaje, que debe ser discreto, sin colores excéntricos. En temas de cosmética, hay una regla de oro, y es que el maquillaje debe ser proporcional al momento del día. Es decir, por la mañana discreto y ligero y a medida que el sol se va apagando, podemos ir añadiendo dramatismo al look. Por ejemplo, en una cena de empresa, por mucho que siga siendo entorno laboral, podemos acudir con sombras de ojos en tonos oscuros, o labios rojos, cosa poco recomendable si en lugar de una cena acudimos a una comida.

Dicho esto, este sería el outfit que os recomendaríamos a modo de ejemplo:1. Americana de Massimo Dutti; 2. Pañuelo de seda de Massimo Dutti; 3. Pintauñas de Chanel; 4. Stilettos de Massimo Dutti; 5. Bolso de Michael Kors; 6. Pantalones de Zara.

Recordad que la imagen es un elemento crucial en las primeras impresiones, motivo por el cual debemos cuidarla. Atreveos a innovar siempre en base a unos patrones de sobriedad y elegancia, que son fundamentales en el ámbito laboral.

Imágenes| Massimo Dutti, Brooks Brothers, Chanel, Michael Kors, Zara.

RELACIONADOS