Cultura y Sociedad, Historia 


La II República y el espejismo de su victoria (II)

¿Qué futuro le habría esperado a una España republicana de haber sido la triunfadora en la guerra?, ¿qué panorama internacional habría dibujado la victoria republicana?

Sobre la primera de las hipótesis habla Ismael Saz Campos, catedrático en la universidad de Valencia, centrándonse en las consecuencias internacionales que podría haber tenido una victoria diferente. Saz asegura que este desenlace habría debilitado a los regímenes fascistas (en particular al de Italia) y fortalecido a los soviéticos, al igual que habría dado un nuevo impulso a la izquierda francesa. Este escenario habría alarmado a los conservadores británicos, que a partir de entonces habrían vuelto a considerar el anticomunismo como prioridad frente al antifascismo. La supervivencia de la República, de todas formas, no habría evitado el estallido del conflicto mundial, aunque quizás lo habría retrasado unos meses.

La Europa del “Telón de Acero”; resulta difícil imaginar una España ahí de color rojo

¿Qué España republicana nos habríamos encontrado tras la II Guerra Mundial?, probablemente una que habría tenido muchísimo peso internacional y cuyo devenir habría condicionado, de gran manera, a la Guerra Fría. El “bando capitalista” (resultante en la posguerra europea) no habría permitido nunca la existencia de un régimen de corte soviético en el Atlántico. Como sabemos, el final de la II Guerra Mundial trajo además la configuración de dos “bandos” separados por un “telón de acero” (que diría Churchill) y que dejaba el Atlántico para Estados Unidos y Europa del Este para la URSS. Una España “soviética”, de esta manera, habría cambiado totalmente el panorama de la Guerra Fría y habría sido, muy probablemente, un escenario de conflicto donde las potencias capitalistas habrían intentado instaurar una democracia, seguramente ofreciendo las ayudas del Plan Marshall, o invadiendo directamente el país. No sería sino bajo intervención internacional cuando la República se habría desembarazado de su matiz soviético (no olvidemos que si era tan importante esta influencia es porque la URSS fue la única que ofreció su ayuda a la República), y España podría haber sido una democracia a la Europea, siendo muy parecido el paralelismo con Francia o Italia.

Habría que añadir, para finalizar, una última suposición: ¿qué habría pasado si la Alemania Nazi hubiese invadido España? La respuesta es que, seguramente, la intervención de los Aliados en España habría sido cosa probable. Y de haber ocurrido, habría que pensar que estas potencias (con Estados Unidos a la cabeza) habrían instaurado aquí una democracia tutelada, con las ayudas del Plan Marshall.

En conclusión, resulta muy difícil imaginar una España republicana aislada, sin intervención exterior. De haber sido la vencedora en la Guerra Civil, habría seguido en conflicto, probablemente, debido a su influencia comunista, a su situación geoestratégica y al inicio de la Guerra Fría tras la posguerra europea. Pero el futuro habría sido, de todas formas, creo, el de una democracia moderna y no el de una dictadura ominiosa como la que hubo en la realidad. Pero esto es, a fin de cuentas, historia-ficción: conjeturas cuya redacción sólo sirven para hacer volar la imaginación.

Vía| La Cuna de Halicarnaso

En QAH| La II República y el espejismo de su victoria (I)

Imagen| Orígenes de la Guerra Fría

RELACIONADOS