Historia 


La I Internacional (II): los primeros años

I Internacional

Conferencia de la I Internacional
Crédito: Clases Historia

El fin último de la I Internacional debía ser transformar el sistema de relaciones económicas capitalistas: “mientras la riqueza crece, el obrero vive en condiciones paupérrimas”. Marx parte del estudio de las condiciones de vida y de trabajo de los obreros. Todo ello queda reflejado de forma moderada en el discurso inaugural, destinado a sindicalistas de diverso nivel cultural, con la intención de que fuera aceptado por todas las secciones. Marx describió las condiciones económicas de la Gran Bretaña de 1830, y como la clase obrera había sido excluida de las mejoras de la calidad de vida. En su disertación afirma que el sindicalismo  y el cooperativismo deben ser instrumentos de la emancipación obrera.

Sabías que… Marx también es el autor de textos como El manifiesto comunista (1848), El 18 Brumario de Luis Napoleón Bonaparte, Crítica de la economía política (1858). Escritos en el contexto de las revoluciones de 1848, la llamada Primavera de los Pueblos”.

El análisis marxista parte del materialismo histórico, según el cual existen unas bases materiales que son la estructura fundamental para comprender el desarrollo histórico de la sociedad. Posteriormente durante el estalinismo se llegará a afirmar que las bases materiales determinan la superestructura del Estado, pero Marx nunca llegó a decir esto. Y autores como Hosbsbawm o Thompson renovarán el marxismo afirmando que esta superestructura tiene margen de maniobra.

Entre 1864 y 1867 la Internacional estuvo inmersa en el propio proceso de organización, por lo que la expansión del movimiento será muy lenta. Una ralentización favorecida por las trabas de los gobiernos liberales y de los inconvenientes internos. En estos primeros años será el continente quien aporte la mayor parte de activos a la Internacional, que en su mayor parte procedían de Bélgica y Suiza.

El impacto del movimiento será menor en Italia o Alemania por varias razones:

-En Italia la corriente de referencia es el liberalismo de Mazzini y “La Joven Italia”

-Mientras que en Alemania “La Asociación General Obrera”, un sindicato fuerte inspirado por Lasalle, apostaba por la emancipación obrera a través del Estado. Pretendía negociar esa emancipación del proletariado con el gobierno de Bismarck.

Pero a partir de 1868 La I Internacional experimenta cierto auge en los países europeos y comienza a movilizarse a los trabajadores. El cambio de tendencia se debe a que la organización comienza a enviar a personalidades relevantes para contactar y organizar los sindicatos de los diversos países. La economía de coyuntura se había convertido a partir de 1866 en una acuciante crisis que sacudió profundamente a la clase trabajadora. Como consecuencia se reactivan los movimientos  reivindicativos (huelgas, lucha obrera, acciones en defensa de sus intereses…) revitalizando la labor de La Internacional. Las reuniones y congresos periódicos se convertirá en una constante: Londres 1865, Ginebra 1866, Bruselas 1868, Basilea 1869. La organización insistirá en la importancia de la huelga como herramienta de actuación junto al reforzamiento de la solidaridad  internacional del proletariado. La reacción de los gobiernos liberales será la represión.

En colaboración con QAH| iHistoriArte

Vía| Rudé, G., Europa desde las guerras napoleónicas a las revoluciones de 1848, Cátedra. VV.AA, El mundo contemporáneo: historia y problemas, Crítica.

Imagen|ClasesHistoria

En QAH| La I Internacional: el germen

RELACIONADOS