Patrimonio 


La historia perdida de un patrimonio abandonado

“Más allá del significado que estas obras hayan podido tener entre quienes los contemplaban unas generaciones atrás, hoy no son solo obras de arte. Hoy son símbolos del espíritu humano y del mundo obrado por la libertad del espíritu”. Franklin D. Roosevelt.

Ábside del Monasterio de Santa María de Moreruela, (Zamora).

Ábside del Monasterio de Santa María de Moreruela (Zamora).

A menudo nos encontramos con arquitecturas ruinosas que en su momento fueron producto de la acción cultural del hombre y de su interacción con la naturaleza. Son bienes  abandonados que deberían ser objeto de una mayor preocupación y ser tratados con mayor respeto y decoro, pues sus restos nos ofrecen una lectura de la historia, de vidas pasadas y generaciones que nos precedieron y nos pueden ayudar a contextualizar una época y un lugar. España es uno de los países con una gran cantidad de elementos del Patrimonio histórico que se encuentran sometidos a riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores.

Dado nuestro pasado de Reconquista, en España tenemos una gran cantidad de castillos defensivos y conjuntos monacales, algunos crecieron  y se adaptaron a los nuevos tiempos, pero otros fueron cayendo en el olvido y hoy no son ni la sombra de lo que eran. Ejemplos tenemos por toda la Península, como el Castillo de Oreja (Ontígola), que mira hacia la ribera del Tajo desde su promontorio conservando solo la torre del homenaje con un aspecto bastante lamentable, o el Monasterio de Santa María de Moreruela (Zamora), que a pesar de su deterioro, se mantiene en pie gracias a una pequeña intervención de la Junta de Castilla y León y a su, bastante pobre, centro de interpretación que no hace justicia a la gran importancia y auge económico que tuvo en momentos pasados.

Antiguo Hospital de San Carlos (Aranjuez).

Antiguo Hospital de San Carlos (Aranjuez).

Pero no solo en lugares recónditos y en consonancia con la naturaleza encontramos edificios abandonados, sino que también en las grandes poblaciones hay arquitecturas olvidadas. En Madrid encontramos docenas de edificios en un penoso estado de deterioro y al borde del derrumbe, y si nadie lo remedia, condenados a la desaparición. También en Aranjuez encontramos el ejemplo de un edicifio olvidado y consumido en pleno casco histórico, como es el caso del Hospital de San Carlos, un edificio de gran empaque realizado bajo el reinado de Carlos III, que no pasa por sus mejores momentos. La costosa restauración que se llevaría a cabo, y los pocos beneficios económicos que se conseguirían, hace que se mantenga cerrado a cal y canto, desembocando en que en pocos años sea un edificio irrecuperable.

Hay asociaciones que muestran interés y quieren dar a conocer estas obras arquitectónicas hoy abandonadas y en un peligroso estado de deterioro, pero no tienen suficientes medios económicos para poder salvar todo nuestro Patrimonio. Un ejemplo es la revista HispaniaNostra creando Lista Roja del Patrimonio histórico español que se actualiza continuamente y cuya intención es dar a conocer lugares abandonados y en estado ruinoso.

Multitud de arquitecturas de distinta índole van subiendo a esta Lista Roja cada año en España, pero hay que tener en cuenta que no solo se pierde el bien material, sino que se pierde una parte de nuestro pasado, pues sus muros, pavimentos y cubiertas, están impregnados de historia, no solo la escrita que todos conocemos, sino también la vivida, que gracias al estudio podemos aprender a leerla.

Vía| La Lista Roja del Patrimonio

Más información| AYUGA TÉLLEZ, F., Reutilización de edificios rurales abandonados”, Madrid, Fundación Alonso Martín Escudero, 2005. TOVAR MARTÍN, V.,  “La arquitectura olvidada madrileña de la primera mitad del siglo XVIII”, Ayto. de Madrid, 1979

Imágenes| Ábside de Santa María de Moreruela, Antiguo Hospital de San Carlos,

En QAH| A la vanguardia en el desarrollo del Patrimonio (I) y (II)

RELACIONADOS