Reflexiones 


La historia no revelada de las drogas legales (III)

 

La marihuana, el opio o la coca no se pueden llevar en el coche o vender al vecino de al lado, su comercialización esta prohibida, pero, ¿por qué son estas plantas ilegales?, ¿por qué está prohibido el comercio de plantas de stevia o de marihuana? Cada vez más plantas medicinales quedan fuera de nuestro alcance por las patentes. Son las plantas declaradas ilegales, la otra cara de las drogas legales.

La historia de las drogas legales (III)

Plantas ilegales

Hablando de como las empresas farmacéuticas se han “apoderado” de los trastornos psiquiátricos para recetar un sinfín de medicamentos capaces de volvernos más locos todavía o de como el uso del azúcar lleva contaminándonos desde hace décadas, sabemos que detrás de nuestra salud se encuentra una de las industrias más rentables del planeta, y que la continuación de las enfermedades es el motor que la mueve.

A pesar de los que se esfuerzan en volver al origen y en creer que la naturaleza es la dueña de las soluciones, nos damos cuenta de cómo los mercados nos proporcionan medicamentos que quizás no han sido creados para curar y productos que pueden dañarnos más que ayudarnos, como el alcohol, el azúcar refinado o los fármacos psicotrópicos. El problema no queda ahí, estamos avanzando hacia la privatización de la comercialización con plantas medicinales, semillas y algunos animales de granja, dañando nuestra propia salud y alimentación. No podemos hablar de patentar la vida, pero es difícil buscar un término cuando las compañías farmacéuticas más poderosas procedentes de Estados Unidos, Europa y Japón llevan adquiriendo patentes desde hace décadas.

En los años 20, la ONU abre el marco de la FAO para establecer ciertas pautas en Alimentación y Agricultura y acabar con la desnutrición y los problemas agrícolas a nivel global. Pero el problema viene en los 80 cuando  la empresa Monsanto consigue que Estados Unidos atienda a su solicitud de Patentes Genéticas abriendo un lobby indestructible que no ha parado de crecer en los últimos treinta años. En 2001 la ONU y la FAO normalizan  el Tirfaa (Tratado Internacional para Recursos Fitogenéticos para la Agricultura y la Alimentación), que da vía libre a promover patentes genéticas en los 127 países que lo firmaron.

Las patentes europeas las lleva la European Patent office, al igual que las patentes españolas las hace la Geslive, la SGAE de las semillas. Estas oficinas dotadas con brigadas de control, se encargan de dejar claro a los agricultores que la reproducción de las plantas daña la propiedad industrial. En España el año pasado incluso se amenazó con un canon para reutilizar semillas. Son empresas como Mosanto o Bayer, Dow o Cargill las que están detrás de estas leyes que causan el encarecimiento especulativo de las semillas. La lucha por la revisión de la legislación es difícil pero somos nosotros los que debemos alzar la voz ante la esclavitud del material de reproducción. ¿No creéis que nos jugamos el producir nuestros propios alimentos, medicamentos y productos naturales?

 

Vía| Noticias de abajo, Intelectual Property Watch

Más información |  Plantas prohibidasNo patents on seeds

Imagen | Life science fundation

En QAH  | La historia no revelada de las drogas legales (I), La historia no revelada de las drogas legales (II)

RELACIONADOS