Historia 


La historia del Cristo de Medinaceli

Esta historia comienza con la conquista española de la fortaleza de La Mamora en 1614, situada en el norte de Marruecos, en la desembocadura del río Sebú. La Mamora o La Mámora es el nombre que se le dio en España durante el siglo XVII a la actual ciudad marroquí de Mehdía.

Este enclave fue conquistado primeramente por los portugueses, cuando el rey Manuel I, después de enviar una misión de reconocimiento al estuario del río Sebú, lanzó una expedición de conquista con 200 embarcaciones y 8000 hombres, ocupando la población sin ninguna resistencia, el 24 de junio de 1515.

Plano de situación de La Mamora

Plano de situación de La Mamora

Una vez tomada la población comenzaron la construcción de un fuerte provisional, con el propósito de defender el fondeadero del río, pero sin prever un posible ataque desde tierra. A principios de agosto de ese mismo año, se produjo el temido ataque por tierra de los moros, que obligan a una retirada en desbandada el 10 de agosto de 1515, con graves pérdidas en hombres y material en las filas portuguesas. A finales del  siglo XVI el emplazamiento se convirtió en reducto de piratas bajo el mando del inglés Mainwaring que actuaban en esa zona del Atlántico.

En 1610 España ocupa la ciudad de Larache, situada más al norte y en agosto de 1614 hace lo propio con La Mamora. El 1 de agosto de 1814 los españoles encontraron fondeadas en la rada cuatro naves de guerra al mando del almirante holandés Johan Eversen. Al día siguiente los españoles desembarcaron y emprendieron el ataque. Buena parte de la guarnición había partido para Salé, donde se había producido un ataque de distracción, por lo que la plaza se tomó sin apenas derramamiento de sangre, siendo rebautizada como San Miguel de Ultramar.

A diferencia de los portugueses, los españoles construyeron un fuerte de piedra, diseñado por Cristóbal de Rojas,

Puerta de la kasbah

Puerta de la kasbah

que se llamó San Felipe. Al lado de sus muros se estableció una población rodeada por una segunda muralla, conocida como kasbah.

Dentro del recinto militar, se construyó una capilla a la que acudían a oír misa los habitantes de La Mamora. Los frailes menores capuchinos, que eran los encargados del culto en este enclave, trajeron desde Sevilla la imagen del actual Cristo de Medinaceli, para que fuese venerada en la pequeña iglesia de la fortaleza.

Esta imagen de Jesús Nazareno tiene una altura 173 cm y fue tallada en talleres sevillanos y cordobeses hacia el siglo XVII. Representa a un Ecce-Homo, de talla completa, con una mirada que refleja un gran sufrimiento. La talla está encorvada por el dolor de espalda producido por la flagelación.

Jesús de Medinaceli

Jesús de Medinaceli

La población sufrió asedios de los moros en 1619, 1625, 1628, 1647, 1655, 1668, 1671, 1675 y 1678, hasta que el 30 de abril de 1681 la guarnición de sólo 160 hombres, bajo el mando del gobernador Juan de Peñalosa y Estrada, hubo de rendirse ante las tropas del rey alauita Mulay Ismail, que renombró la población como Mehdía.

Los supervivientes fueron hechos cautivos y trasladados a la ciudad de Mequínez, junto con las imágenes que había en la iglesia y que no fueron destruidas después de la conquista. Entre ellas se encontraba la imagen del Jesús Nazareno traída por los capuchinos.

En Mequínez, fue arrastrada por las calles para que la gente pudiera mofarse de ella, acabando tirada en un muladar. Meses más tarde llegaron a la ciudad los Padres Trinitarios, orden religiosa encargada de pagar los rescates de los cautivos y de traerlos de vuelta a España. Un padre trinitario, enterado de la situación de la imagen, decidió hablar con el rey Mulay Ismail para recuperarla, ofreciendo su peso en oro. Cuando iba a ser pesada, redujo muchísimo su peso de forma milagrosa y para enfado del rey. La compra de la imagen se realizó finalmente por los Padres Trinitarios, prueba de ello es el escapulario con la cruz trinitaria (roja y azul) que lleva la imagen. Este escapulario sirvió como “salvoconducto” para dejar pasar la imagen a través de tierras musulmanas.

La imagen fue llevada a Madrid a mediados del año 1682, donde fue recibida con gran devoción. A su llegada se organizó una multitudinaria procesión. La imagen comienza a conocerse como Jesús del Rescate.

La imagen de Jesús Nazareno se empezó a conocer como de Medinaceli gracias a que la capilla en la que se alojaba se

Trono del Cristo de Medinaceli

Trono del Cristo de Medinaceli

encontraba en unos terrenos cedidos por el Duque de Medinaceli. La imagen fue traslada a diversos lugares dentro de España durante la Guerra Civil española, para protegerla de los bombardeos de Madrid y finalmente salió para Suiza en 1937 para participar en una exposición de obras de arte de la Sociedad de Naciones. Regresó en 1939. En 1945 Francisco Palma Burgos realizó un soberbio trono procesional para el Nazareno.

Actualmente Nuestro Padre Jesús de Medinaceli se encuentra al culto en la Iglesia de los RR.PP. Capuchinos de la Calle Jesús de Madrid. Todos los viernes del año Nuestro Padre Jesús Nazareno es visitado por miles de devotos. El primer viernes de marzo de cada año tiene lugar su multitudinario besapiés, al que acuden muchísimos devotos. Tradicionalmente asiste un miembro de la Familia Real Española para orar ante la imagen.

Esta imagen del Cristo formó parte del Vía Crucis que tuvo lugar el 19 de agosto de 2011 con motivo de las Jornadas Mundiales de la Juventud, presididas por el papa Bendedicto XVI en Madrid.

 Vía| Fernández Duro, Cesáreo (1895). Armada Española desde la unión de los reinos de Castilla y Aragón, vol. III, Madrid, pp. 331-3.;  Gobernadores de La Mamora (1614-1681);  Datos sobre Nuestro Padre Jesús de Medinaceli en la Página devocionario

Más Información| Historia ampliada en la Página Oficial de la Basílica-Santuario de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli;  Página de la Casa Real Española donde se recoge una de las Visitas a Nuestro Padre Jesús de Medinaceli;

Imagen| La Mamora; Puerta Kasbah; Cristo Medinaceli; Trono Medinaceli

 

RELACIONADOS