Cultura y Sociedad 


La historia del agua embotellada

Los estadounidenses compran más de medio millón de botellas de agua cada semana. Poniendo las botellas en fila se podría rodear la tierra cinco veces. Imagina la cantidad de desechos producidos al cabo de un mes. Hay estudios que demuestran que el agua corriente es igual o más sana que la embotellada, así como que la segunda generalmente pierde sabor. ¿De dónde viene entonces el hábito de beber agua envasada?

El denominado fenómeno Manufactured Demand (demanda manufacturada) es el origen de la situación. Consiste en crear un problema que antes no existía para darle una solución al mismo con el fin de multiplicar las ventas. Es decir, el fin es únicamente económico.

El origen del agua embotellada es uno de los múltiples ejemplos. Si las compañías quieren obtener beneficios necesitan vender más y más. En los años 70 muchas grandes compañías se dieron cuenta de que la venta de refrescos estaba estancada. Empezaron a preocuparse de que bajasen las ventas a causa de las propiedades calóricas de los mimos, y temían que la gente volviese a beber únicamente agua del grifo. Perrier fue la primera compañía que lanzó dicho producto, y la pregunta es: ¿cómo convencieron a los clientes para comprar un producto que puede ser totalmente gratis? Manufacturando la demanda. Los propios consumidores pedirán el producto.

 

El proceso es bastante sencillo:

En primer lugar, asustar a la gente a través de los medios de comunicación haciendo creer que el agua del grifo no era segura.

En segundo lugar, seducir al comprador utilizando imágenes y publicidad engañosa. La mayoría de las botellas muestran fotografías de vírgenes lagos y montañas para que el consumidor conecte idea de naturaleza y frescura al producto. Está probado que una tercera parte de las aguas embotelladas de Estados Unidos provienen del grifo. Marcas como Aquafina o DASANI entre ellas.

Por último, otorgar falsos beneficios al producto. Un ejemplo es el anuncio de Cocacola que utiliza el sentimentalismo para aumentar las ventas. Nestlé publicó un anuncio a nivel mundial afirmando que su producto era el más responsable en cuanto al respeto al medio ambiente. Y la gente lo cree. Pero ¿cómo de cierto es este testimonio? La producción comienza con la extracción de petróleo para producir la botella mas el gasto que supone transportarla alrededor del mundo, y todo para beber el agua en dos minutos.

De aquí surge un nuevo problema: ¿a dónde van las botellas usadas? El 80% terminan en vertederos donde permanecen por miles de años o en incineradores para ser quemadas produciendo gases realmente nocivos. El resto es supuestamente acumulada para reciclar.

La mayoría de las botellas vendidas en California, EEUU, son llevadas para reciclar a la India, donde realmente simplemente se acumulan y trituran para producir objetos de menor calidad que serán acumulados una vez sean inservibles de nuevo. Es decir, la basura se envía a India (entre otros destinos) y allí permanece.

 

¿Qué podemos hacer nosotros?

Di no al agua embotellada, bebe del grifo!

Apoya para que los gastos de la producción de botellas se inviertan en infraestructuras públicas de agua corriente saludable o en evitar la contaminación que producen sus fábricas.

PROTEGE TU CARTERA, TU SALUD Y TU PLANETA.

 

 

Vía | La historia del agua embotellada

Más información | Kick the water bottle habit

 

RELACIONADOS