Historia 


La historia de un museo de historia

El MAN tras la restauración.

La reapertura del museo arqueológico nacional ha sido, probablemente, una de las grandes noticias a nivel cultural del año. Tras años cerrado en un gran proceso de rehabilitación y restructuración de la magnífica colección, en el primer semestre de dos mil catorce volvía a abrir las puertas uno de los museos que aquellos que lo habíamos visitado cuando éramos niños recordábamos cariñosamente. Y es que lo que entre sus muros alberga impresiona a los ojos más jóvenes. Sin embargo no voy a hablar aquí de la colección, ni de la magnífica organización museográfica que han dispuesto, sino de la historia de este museo y su emplazamiento.

Retrato de Isabel II por Federico Madrazo

Una historia que arranca en la segunda mitad del siglo XIX, una época maravillosa y convulsa y en la que se inicia el fin del reinado de Isabel II. Los años sesenta habían traído a España una grave crisis económica, la apuesta por el ferrocarril no solo no había terminado de arrancar sino que se había ido hundiendo poco a poco y arrastraba consigo a la industria textil e incluso a bancos y sociedades de crédito. Políticamente la situación era igual de complicada, los grandes líderes empezaban a concordar en que la solución a los problemas de este país era derribar a la actual monarquía. Y en ese contexto, en el año 1867, la reina, por Real Decreto de 20 de Marzo de 1867, decide la creación de un museo que recogiese, y donde pudieran ser expuestos, los principales restos arqueológicos y etnográficos, muchos de ellos procedentes del real gabinete de historia natural que fuera fundado por Carlos III, a semejanza de lo que se estaba realizando en otros países europeos en ese deseo de mostrar un pasado esplendoroso.

El casino de la reina. Primera sede del MAN

Con ese planteamiento, el Casino de la Reina, aquel pequeño edificio entre jardines que encontramos en el triángulo que crean la ronda de Toledo, la calle Embajadores y la propia calle Casino y que fuera regalado a doña Isabel de Braganza, segunda esposa de Fernando VII, acogió provisionalmente la colección desde el año de su fundación, en 1871 e inaugurado por Amadeo I de Saboya, hasta el posterior traslado a su actual desplazamiento. Y es que quien firmase el citado Real Decreto había tenido que abandonar España en 1868 tras la revolución de La Gloriosa. Y aunque la forma en que se expusieran los objetos distase mucho de lo que en la actualidad se entiende dentro de cualquier planteamiento museográfico sirvió para poner los cimientos de un museo que cambiaría de sede a finales del siglo XIX, en otro momento crítico dentro de nuestra historia.

Fachada principal del MAN

El traslado a su nueva sede se inició en 1892 año en que se celebró una exposición conmemorativa del descubrimiento de América en el cuarto centenario de dicha azaña, mas no sería hasta 1895 cuando la totalidad de los fondos se trasladasen hasta su actual emplazamiento en el ala del edificio neoclásico que comparte con la biblioteca nacional. Desde entonces y hasta el 2008 en que comenzaron las obras de restauración muchos han sido los acontecimientos que se han vivido y tan solo uno ha sido verdaderamente crítico para el museo: la guerra civil. La guerra que dividió España puso también en peligro la integridad de los fondos llegando a ser incautada por parte del gobierno de la República una importante colección numismática de la que nunca más se volvería a saber. Otras, como el tesoro de los Quimbayas, fueron depositadas en Suiza al término de la guerra y recuperadas para la colección y que actualmente se encuentra en el Museo de América junto al resto de objetos provenientes de aquellas latitudes.

A día de hoy, y tras una magnífica rehabilitación, el museo arqueológico nacional es, como siempre fue, un museo para disfrutar y que se configura como elemento imprescindible para conocer nuestra historia, nuestro pasado.

Via | Historia del museo

Más Información: A la Carta, RTVE.

Imágenes |Museo, Isabel II, Casino de la reina, Fachada

En QAH| Dos reyes venidos de Italia, El origen de los museos, El duque de Montpensier,

Vídeo|

RELACIONADOS