Historia 


La Hermandad Prerrafaelita. De corta pero intensa vida

La vida moderna como hoy la entendemos comenzaba su andadura. Nos situamos en el siglo XIX, que tras los vestigios de la Revoluciones quiso pasar a la historia como el siglo de los cambios políticos, territoriales, industriales y sociales. Como la época de contrastes, de ambiciosas investigaciones, de esperanza, de sueños por cumplir y de los amargamente rotos. Y como no podía ser de otra manera, de los cambios artísticos abanderados por la ola Romántica europea surgida en Alemania y Gran Bretaña que ya daba sus primeros pasos a finales del siglo XVIII. Le Hermandad Prerrafaelita se sitúa en Londres dentro de la maraña victoriana, intentando hacerse un hueco desde la nada y sobre todo intentando reinterpretar lo pretérito desde una nueva concepción poética y todavía chocante a pesar de los cambios.

Isabella, 1848-49. John Everett Millais

Isabella, 1848-49. John Everett Millais

En 1848, los pintores Dante Gabriel Rossetti, John Everet Millais, William Holman Hunt, Ford Madox Brown y el escultor Thomas Woolner  fundaban en Londres la semisecreta Hermandad Prerrafaelita. Con unas ideas claras, pero moldeables, establecieron las bases de sus obras. En estas recogían ante todo el rechazo a la pintura académica y la adopción como modelo de los pintores italianos del Quattrocento.

La dama de Shalott, 1888. John William Waterhouse

La dama de Shalott, 1888. John William Waterhouse

El nombre de Pre-Raphaelite Brotherhood se elige debido al gusto pictórico de estos artistas por los pintores anteriores a Rafael, pinturas que en boca de John Ruskin, escritor, crítico de arte y personaje muy influyente para la Hermandad, definía así “…la vivacidad y plenitud de esos grandiosos antepasados. A pesar de todas las violaciones de las reglas artísticas…“, “…poseían la calidad del gran arte…” Pintores como Fra Angelico y Benozzo Gozzoli entre otros eran admirados por el grupo. En ellos veían la antítesis de lo oficial académico imperante de su época.

Revista The Germ, 1850

Revista The Germ, 1850

La Hermandad como tal duró apenas cinco años pero sentó las bases de la discordia dentro del academicismo victoriano. La carencia de sinceridad, según sus ideas, en las pinturas de Rafael, Miguel Ángel y pintores posteriores, despierta en estos artistas la necesidad de regreso a un colorido llamativo, luminoso y a un nivel de detallismo extraordinario expuesto siglos atrás por artistas italianos y primitivos flamencos, en cuanto a su intención más que en cuanto a su técnica, y a los ambientes de evocación y ensueño. Además determinaron abordar la naturaleza estudiándola detenidamente. La temática responderá a leyendas artúricas, medievales, asuntos mitológicos reinterpretados, de tintes exóticos, religiosos desde una perspectiva más espiritual y neoplatónica tal como fue entendido en la Edad Media por San Agustín, e incluso moral y social con un toque satírico. Admiran a artistas del comienzo del Renacimiento, a Shakespeare, los literatos románticos, y sobre todo el arte medieval, es por esto que se les acusó de hacer un arte anticuado. Poco a poco la crítica adversa, recibida desde el descubrimiento de su sociedad semisecreta, fue cambiando en algunos ambientes cuando las obras empezaron a exponerse en público.

Beata Beatrix, 1864-70. Dante Gabriel Rossetti

Beata Beatrix, 1864-70. Dante Gabriel Rossetti

Lo que comenzó como una asociación casi clandestina (llegaron a firmar sus cuadros con las misteriosas iniciales “P.R.B”) fue adquiriendo una repercusión social nacional y se convirtió en un elemento influyente en el debate artístico. Comenzaron a ampliar sus actividades, en especial con la incursión de la literatura en el arte. Rossetti, que fue más poeta que pintor, abrió el camino y propuso a la Hermandad la publicación periódica de una revista, The Germ, que en enero de 1850 verá la luz. Esta revista de arte y poesía constituyó un hito histórico de no desdeñable importancia debido a que fue la primera publicación interna de un grupo artístico que dio a conocer sus propuestas “vanguardistas”. Aunque tendrá una vida corta por su falta de ventas, empezarán a ser los artistas más de moda en Inglaterra.

Venus Verticordia, 1864-68. Dante Gabriel Rossetti

Fueron un grupo de artistas jóvenes, de curiosas vidas altamente bañadas de escapadas nocturnas y escarceos con drogas, con grandes conocimientos sobre mitos, leyendas y moda femenina del siglo XIV entre otros temas. Eran, además de estudiosos, fetichistas, por la curiosa predilección de utilizar como modelos a mujeres de cabellos cobrizos, de piel muy blanca, lánguidas y miradas melancólicas, entre ellas las conocidas Lizzie Siddal y  Fanny Cornforth. La primera, Lizzie, musa del grupo y pareja de Rossetti protagonizó una triste anécdota mientras la retrataba Millais en el número 83 de la calle Gower Street  de Londres para su obra Ofelia. Millais representa la escena de Hamlet en la que Ofelia, tras perder a su padre a manos de su enamorado, se tira al río y se ahoga. Shakespeare había hecho hincapié en la angustia de esta. Tal era la obsesión de la Hermandad por transmitir la naturaleza y las emociones de una manera realista que el pintor pidió a la chica que posara dentro de una bañera llena de agua calentada por debajo con hornillos. Lizzie lo hizo durante largas sesiones y en una de ellas el sistema de calentamiento falló, lo que le llevó a contraer una neumonía de la que nunca llegó a recuperarse del todo. Los prerrafaelitas no tenían límites a la hora de someter a las modelos a todo tipo de poses y situaciones para conseguir los resultados esperados, incluso esa obsesión por la exactitud llevó a Millais a pasar cuatro meses cerca del río Hogsmill, en Surrey (Inglaterra), trabajando en el fondo.

John Everett Millais.

Ofelia, 1852. John Everett Millais.

Las ganas de la Hermandad de transgredir y de “modernizar” el panorama artístico les hace merecedores de un hueco dentro de la historia del arte.

Vía|Hilton, T., Los Prerrafaelitas, Barcelona, Ediciones Destino Thames and Hudson,1993, Col. El mundo del Arte. Traducción María Barberán. (1ª ed. The Pre-Raphaelites, London, Thames and Hudson Ltd. 1970).

Imagen| Isabella; La dama de Shalott; Revista The Germ; Beata Breatrix; Venus Verticordia; Ofelia

En QAH| De brujas y demonios: cuando el terror inspira al arte (II); La Feme Fatale

 

RELACIONADOS