Derecho Penal, Jurídico 


La Gracia de Indulto

Puede sonar anacrónico, y de hecho lo es, pero en el Ordenamiento Jurídico español sigue existiendo una figura tan polémica como antigua, la Gracia de Indulto.

Esta institución está regulada en la Ley Reguladora de la Gracia de Indulto del 18 de junio de 1870 (nada menos).  En el presente artículo desgranaremos cómo funciona el indulto.

Lo primero que hay que saber es qué es y quién tiene potestad de uso de esta figura tan controvertida. Pues bien, cierto es que el art. 62 i de la Constitución le atribuye esta facultad al Rey; pero en la práctica es la facultad discrecional que tiene el Gobierno de la Nación de suprimir de forma total, o parcial, la condena penal impuesta, pendiente de cumplir. Ejemplo, un condenado a diez años de prisión que lleve cumpliendo dos, puede salir de la cárcel si el Gobierno lo decide.

Esto último es lo que la hace tan controvertida, si bien es cierto que para la concesión de indulto es necesario un informe favorable del Tribunal Sentenciador, preceptivo pero no vinculante.

¿Y quiénes son los potenciales beneficiario de tal gratitud? Todos los reos  (art. 1 LRGI), aunque hay tres excepciones recogidas en el art. 2 LRGI:

 

  • 1.º Los procesados criminalmente que no hubieren sido aún condenados por sentencia firme.
  • 2.º Los que no estuvieren a disposición del Tribunal sentenciador para el cumplimiento de la condena.
  • 3.º Los reincidentes en el mismo o en otro cualquier delito, por el cual hubiesen sido condenados por sentencia firme. Se exceptúa, sin embargo, el caso en que, a juicio del Tribunal sentenciador, hubiese razones suficientes de justicia, equidad o conveniencia pública para otorgarles la gracia.

Asimismo la propia Constitución, en su art. 162.3 establece otra excepción, para los delitos de traición y contra la seguridad del Estado cometidos por el Presidente del Gobierno, o sus Ministros.

Como se ha dicho el indulto puede ser total, o parcial. A la luz del art. 4 LRGI, es total aquel que exhime de cumplimiento todas las penas no cumplidas; y parcial aquel que exhime del cumplimiento de una parte de las mismas, o aquellas que sean conmutadas por otras menos graves, como puede ser una multa.

El proceso de indulto se inicia con una solicitud del mismo enviada al Ministro de Justicia ante el Consejo de Ministros. La misma es estudiada y solicitan el informe arriba citado al Tribunal Sentenciador, que habrá de pronunciarse sobre su procedencia, o no. Esto puede parecer chocante, pero no se debe pensar siempre en casos extremos, como delitos contra la vida, la integridad física, la integridad sexual, o de corrupción política.

Imaginad el caso de una persona que es condenada por un delito no grave, pero el mínimo legal que el Código Penal impone como pena, el Tribunal lo considera desproporcionado. Un ejemplo claro y contemporáneo es el caso del Juez Serrano, condenado por el TSJA a dos años de inhabilitación especial para el cargo como Juez por un delito de prevaricación judicial culposa del art. 446.3 CP. En el propio fallo de la sentencia, el TSJA expresa que la actuación del Magistrado no fue tan grave como para apartarlo de la carrera judicial dos años, por lo que insta al penado a solicitar indulto parcial para rebajar la condena a 6 meses, pues el mínimo legal que permite el CP es de dos años, algo que el Tribunal considera desmesurado. Tened siempre presente el principio de proporcionalidad en la relación hecho delictivopena.

Emitido el informe, el Consejo de Ministros mediante Real Decreto otorga, o no, la Gracia de Indulto al penado. Aquí os dejo algunos ejemplos.

El ex-Magistrado Javier Gómez de Liaño

Como se ha dicho, esta figura es muy controvertida, por la más que clara injerencia de Poder Ejecutivo en el Poder Judicial, por lo que hace pensar si de verdad existe separación de poderes en un Estado social, democrático y de derecho como España. Además, el Gobierno mediante este mecanismo ha sido objeto de muchas críticas, por quienes han sido indultados en los últimos tiempos. Uno de los casos que más ampollas levantó en su día fue el indulto al Juez Gómez de Liaño, condenado por el Tribunal Supremo por un delito de prevaricación judicial por el caso Sogecable, pues fue tildado de “indulto político”, no jurídico, además de indultar a la vez, a 1.442 personas. Esta última precisión puede que sea el punto más controvertido de esa oleada de indultos, puesto que el indulto no puede nunca confundirse con amnistía, ni ser una amnistía encubierta.

Mientras que el indulto se otorga a una persona concreta, la amnistía es un indulto colectivo, a un determinado grupo de personas, algo contrario al art. 62 i) de la Constitución, que prohibe los indultos generales, aunque no hace mención expresa al término amnistía.

La última amnistía que se produjo en España fue la promovida por la Ley 46/1977, de 15 de octubre, de Amnistía, anterior a la Constitución de 1978. Mediante esta norma, el Gobierno de Adolfo Suárez, apoyado por la oposición y el Rey Juan Carlos I, conmutó las penas a todos los condenados por delitos políticos comprendidos entre el 18 de julio de 1936 y el 15 de diciembre de 1976, para promover la democracia en España e impulsar la transición política.

Por otra parte, también existen indultos con mayor revestimiento de justicia, como es el caso de María del Pilar Marcos,  quien fuera víctima de violencia de género durante 40 años y condenada por

María del Pilar Marcos

homicidio al quitar la vida (presuntamente en legítima defensa) a su marido en la última paliza que se disponía a darle. Este indulto, al contrario que el de Gómez de Liaño arriba referenciado, fue celebrado por la prensa y la (a veces peligrosa) “justicia popular”.

Por lo expuesto, parte de la doctrina se opone frontalmente a la existencia de esta figura jurídica, al encontrarla totalmente anacrónica, contraria a la ley y por considerarla una grave injerencia entre dos de los tres poderes del Estado. Con todo, es una institución que existe y forma parte del derecho positivo, por lo que la Gracia de Indulto es susceptible de ser solicitada por cualquier reo.
Vía|Ley de Indulto

Más información|María del Pilar Marcos

Imagen|cadenas

RELACIONADOS