Derecho Internacional, Economía y Empresa, Jurídico 


La Gestión Ambiental : fundamentos de la norma ISO 14001

En el año 1996, ISO propuso a las organizaciones de todo el mundo un modelo de sistema para la gestión ambiental que se estructuró en la familia de normas ISO 14000, cuyo principal referente es la norma ISO 14001. Desde entonces, la norma ha sufrido una única revisión, en el año 2004. Se espera que su próxima edición sea publicada en 2015, coincidiendo con la nueva edición de la norma de gestión de la calidad, la sobradamente conocida ISO 9001.

Esta norma internacional especifica los requisitos para un sistema de gestión ambiental (en adelante, SGA), que permite a una organización desarrollar e implementar una política y unos objetivos que tengan en cuenta los requisitos legales y la información sobre los aspectos ambientales significativos.

Es su intención que sea aplicable a todos los tipos y tamaños de organizaciones y que pueda ajustarse a diversas condiciones geográficas, culturales y sociales.

El establecimiento del SGA es una iniciativa totalmente voluntaria de la empresa, por la cual se compromete a cumplir unos objetivos ambientales fijados por ella misma en función de su situación y sus condiciones particulares.

En la actualidad, existen dos vías para la implantación de los Sistemas de Gestión Ambiental (véase artículo ISO 14001 vs EMAS). Ambos programas de certificación responden a una filosofía muy similar:

  • Reglamento Europeo 761/2001 (EMAS)
  • Norma UNE-EN ISO 14.001

La Norma UNE-EN ISO 14001:2004 aporta la siguiente definición del SGA: “Parte del sistema de gestión de una organización, empleada para desarrollar e implementar su política ambiental y gestionar sus aspectos ambientales”. “Un sistema de gestión incluye la estructura de la organización, la planificación de actividades, las responsabilidades, las prácticas, los procedimientos, los procesos y los recursos”.

La empresa que implanta un SGA conforme a la norma ISO 14001 tiene la posibilidad de solicitar su reconocimiento (verificación y certificación/registro). Las certificaciones son instrumentos para garantizar que el SGA implantado por una empresa es conforme con una norma de referencia, y que ello ha sido verificado por una tercera parte independiente.

El SGA propuesto por la norma ISO 14001 proporciona un modelo estructurado para la consecución de mejoras continuas, con un ritmo de aplicación y extensión que debe ser determinado por la organización, a la vista de factores económicos y otras circunstancias. Por consiguiente, el sistema por sí mismo no produce una reducción de los impactos ambientales negativos (aparte de las derivadas de la disciplina y del control sistemático de los procesos), pero capacita a la organización para alcanzar y controlar sistemáticamente el nivel de comportamiento ambiental que se proponga a sí misma.

La base de este modelo de gestión ambiental se muestra en la figura siguiente.

Modelo ISO 14001

Ahora bien, una vez implementado, el SGA debería capacitar a la organización para:

  • Establecer una política Ambiental adecuada a sus propósitos,
  • Identificar los aspectos Ambientales asociados a sus actividades (pasadas, actuales o planificados) para determinar los impactos ambientales significativos,
  • Identificar los requisitos legales y reglamentarios aplicables y evaluar su grado de cumplimiento;
  • Identificar las prioridades y fijar los objetivos y metas ambientales adecuados;
  • Establecer una estructura y un programa para llevar a cabo la política y alcanzar los objetivos,
  • Llevar a cabo la planificación, el control y el seguimiento, las acciones correctivas y preventivas, las auditorías y las revisiones por la dirección, a fin de asegurar que se cumple con la política y que el SGA es eficaz, y
  • Ser capaz de adaptarse a circunstancias cambiantes.

La implantación de un SGA aporta a la empresa numerosas ventajas, especialmente si el SGA está certificado por algún organismo acreditado (véase artículo sobre la infraestructura española de la calidad y la seguridad industrial), destacando un mayor rendimiento de la actividad y unas mejoras competitivas. Estas ventajas, que variarán de una empresa a otra según la situación particular de cada una, pueden reunirse en los siguientes grandes grupos:

  • Verificación de la conformidad legal
  • Mejora interna en la eficiencia de los procesos, con el consiguiente ahorro de costes.
  • Mejora de las relaciones externas, mejora de la imagen corporativa y potenciación de oportunidades de negocio.
  • Subvenciones y ayudas públicas, permisos y licencias, premios, ecoetiqueta, adjudicaciones, etc.

El éxito del sistema y su impacto positivo sobre el entorno dependen del compromiso de todos los niveles y funciones de la organización y especialmente de la alta dirección.

 

Más información|  Normalización de Sistemas de Gestión,  EMAS,  ISO 14000 – Environmental Management,  ISO CatalogueRevisión ISO 14001:2015

En QAH|  El enfoque normalizado, El modelo ISO 9001 de Gestión de la Calidad, La Gestión de la Seguridad y la Salud en el Trabajo: OHSAS 18001, Los sistemas de gestión de la seguridad alimentaria, Ahorro y Eficiencia Energética: Los Sistemas de Gestión ISO 50001,  La Gestión ambiental: ISO 14001 vs EMAS

RELACIONADOS