Cultura y Sociedad, Historia, Widget 


La geografía como telón de fondo de la historia

La geografía es el telón de fondo de la historia humana misma. La geografía ha estado siempre unida a la política, de ahí el término geopolítica, que perdería fuerza a partir de la Segunda Guerra Mundial por sus connotaciones negativas. No existe mejor ejemplo de la función política, estratégica y militar que puede llegar tener la geografía que la idea del “espacio vital” (Lebensraum), acuñada, de hecho, por un geógrafo alemán, Friedrich Ratzel, y a la que recurriría Adolf Hitler para justificar su proyecto del Tercer Reich. Su equivalente en el Imperio de Japón fue la Esfera de Coprosperidad de la Gran Asia Oriental propuesta en 1940.

Mapa de Europa antes y después de la Primera Guerra Mundial

Mapa de Europa antes y después de la Primera Guerra Mundial

Pero, mucho tiempo antes, la geografía ya se había manifestado como determinante de las intenciones de los dirigentes: La alianzas matrimoniales de los Reyes Católicos con el objetivo de aislar a Francia; la política imperial europea posterior; las conquistas Napoleónicas, etc. En la actualidad, muchos de los problemas a los que se enfrenta la sociedad internacional, no son sino la herencia de la geopolítica del periodo de entre-guerras, durante el cual se procedió a una auténtica balcanización del continente europeo y a la creación de toda una serie de “Estados tapón” con el objetivo de frenar el avance del comunismo soviético, después de la Revolución de 1917.

Pero, son sobre todo, herederos de la redefinición fronteriza que se operó después del final de la Segunda Guerra Mundial, al mismo tiempo que se producía el último gran proceso de descolonización de nuestra historia. Estas fronteras encerraron en su seno a pueblos de cultura, tradición y religión opuestas, alimentando con ello el fervor nacionalista y secesionista en muchos de ellos, en ocasiones alentados incluso desde el exterior por quienes los han considerado, y siguen haciéndolo, sus zona de influencia, sus Estados satélite por derecho propio.

En la actualidad, parece como si la geografía hubiese perdido parte de ese cariz estratégico y militar, pero lo cierto es que hay conflictos que ponen claramente de manifiesto que no es así, como por ejemplo en Oriente Próximo, donde precisamente la

Religiones en Oriente Próximo

Religiones en Oriente Próximo

geografía constituye el elemento clave del problema y que impide que se avance hacia una solución que satisfaga a todas las partes por igual. En Europa hace tan sólo dos años asistíamos a la anexión por parte de Rusia de Crimea y Sebastopol. China y Vietnam se siguen disputando las Islas Spratley y Paracelso en el mar del sur de China. Guatemala y Belice tiene un contencioso territorial desde hace mas de 150 años y lo mismo sucede con Armenia y Azerbaiyán, entre muchísimos otros ejemplos. La geografía no tiene, no obstante, únicamente esta vertiente conflictiva, muy al contrario, en los últimos tiempos se ha manifestado en la forma de procesos de integración regional. Países que, perteneciendo a una misma región geográfica deciden aunar sus fuerzas para afrontar mas decididamente el proceso de globalización y para poder participar de sus beneficios, volviéndose mas competitivos.

Hoy la integración tiene su máxima expresión en la Unión Europea (UE), que ha ido mas allá, permitiendo la libre circulación de personas, bienes, capitales y servicios, mediante la supresión de los controles fronterizos interiores. La UE es tan consciente de la importancia de la geografía, todavía hoy día, que ha elaborado una Política Europea de Vecindad (PEV) con el objetivo de aumentar la estabilidad, seguridad y bienestar de la región y de los países vecinos.

Las transformaciones que los procesos de la era de la información y la globalización están provocando en nuestro planeta, nos obligan a replantearnos cuál es el significado de la geografía hoy día, pues puede llegar a ser, y así lo ha demostrado la historia, la más reveladora de las intenciones de un gobierno.

RELACIONADOS