Historia 


La Génesis de un Líder: Fernando el Católico

Fernando II de Aragón y V de Castilla ha pasado a la Historia como uno de los príncipes más importantes de la Historia de España e incluso de Europa, ya que en su época fue muy valorada su gran visión política y diplomática, reconocida en gran medida por el político y escritor florentino Nicolás Maquiavelo, en su obra El Príncipe. Aprovechando el V Centenario de su muerte en la localidad cacereña de Madrilejo, nos disponemos a realizar un breve recorrido por su larga y dilatada vida, salpicada de luces y sombras.

Retreto de Fernando el Católico

Retreto de Fernando el Católico

Fernando nació el 10 de marzo de 1452 en Sos del Rey Católico, actual provincia de Zaragoza. Era hijo de Juan II de Aragón pero no fue oficialmente heredero del reino aragonés hasta la muerte de su hermanastro Carlos de Viana en 1461.

La situación interna de Aragón en estos años era muy inestable, debido en gran medida a los conflictos sociales provocados por la situación de crisis económica del reino. Principalmente la desaparición en extrañas circunstancias de Carlos de Viana motivó una sublevación generalizada en el condado de Cataluña, uniéndose este conflicto a una rebelión campesina o remensa. La historiografía conoce este conflicto como guerra civil catalana, y se extendió durante 10 años (1462-1472), participando activamente el príncipe Fernando en su resolución, familiarizándose con la administración del reino y comenzando a despuntar sus grandes dotes militares.

Mientras esto sucedía en Aragón, las cosas no iba muy bien en Castilla, azotada también por una serie de conflictos internos de índole dinástica, ya que el rey Enrique IV no era capaz de controlar a gran parte de los nobles castellanos que continuamente conspiraban contra él, apoyando la causa de su hermanastro Alfonso de Castilla, fallecido en 1468, y posteriormente la causa de Isabel I.

Cuando Isabel se postula como heredera directa de Enrique IV, gracias al tratado de los Toros de Guisando, Juan II ve la oportunidad de unir ambos reinos con un matrimonio de su hijo Fernando con Isabel. Por esta razón Juan II nombra a Fernando rey de Sicilia, teniendo un título que ofrecer a Isabel y posteriormente viaja a Castilla de incognito para casarse en secreto con ella en Valladolid en 1469, ya que no contaban con la aprobación de Enrique IV, prerrogativa que tenía debido al pacto de Guisando. Para convencer a Enrique del matrimonio y que este fuera totalmente legal, se llegó a falsificar una bula papal que permitiera el casamiento, bula necesaria ya que los contrayentes eran primos, y en 1471 obtuvieron el documento autentico.

Cuadro de los Reyes Católicos

Cuadro de los Reyes Católicos

Con la muerte de Enrique IV en 1474 Isabel Y Fernando se convirtieron en reyes de Castilla, pero los partidarios de la hija de Enrique, Juana, proclamaron a esta reina de Castilla con el apoyo del Alfonso V de Portugal, esposo de Juana. Se desató una guerra civil en Castilla en la que Fernando participó de forma muy activa tras ser proclamado corregente de Castilla, después de duras negociaciones. Todo esto quedó reflejado en la Concordia de Segovia en 1475, obteniendo posteriormente para su esposa la victoria de Toro en 1476 y ganando definitivamente la guerra en 1479 con la firma del tratado de Alcaçovas. Este mismo año Fernando se convirtió en rey de Aragón.

La Concordia de Segovia tiene una importancia capital, ya que gracias a este tratado ambas coronas quedan unidas, estando ambos reinantes en igualdad de condiciones, aunque este asunto presento alguna dificultad en Aragón, donde no podían reinar las mujeres, pero si existía el “jure uxoris” por el cual el esposo de la heredera legítima se convertía en rey. Finalmente en 1481 se corroboraba la Concordia de Segovia en Aragón.

Tras pacificar el reino de Castilla y controlar la amenaza portuguesa, Fernando e Isabel comenzaron a reorganizar sus dominios devastados por años de luchas internas. Modernizaron la administración y la hacienda, crearon la Inquisición en 1478 y castigaron a los nobles sublevados, sentando las bases de un poder real fuerte que dominara a una nobleza propensa a intervenir activamente en la política real.

Rendición de Granada

Rendición de Granada

Mientras se aplicaban estas medidas, estalló otro conflicto militar con el reino musulmán de Granada, que aprovechando la debilidad interna castellana, había dejado de pagar el tributo correspondiente al vasallaje estipulado. Esta guerra se extendió durante 10 años, siendo principalmente un conflicto de asedios, donde se fue conquistando plaza por plaza todo el reino musulmán. Fernando prácticamente fue el líder de las tropas castellanas durante todo el conflicto, destacando su participación en el difícil asedio de Málaga en 1487. También se demostró durante esta contienda sus dotes diplomáticas, sembrando la división entre las tropas musulmanas. Con la capitulación de Granada en 1492 finalizó este conflicto, completándose la tan ansiada reconquista peninsular iniciada en los albores de la Edad Media.

Pero la acción de Fernando no solo se limitó a Castilla. Por estos años, durante el conflicto granadino, nuestro protagonista consiguió pacificar el campo catalán con la abolición de los malos usos en 1486, acabando con el problema de los remensas, que seguían planteando un desafío a la autoridad real.

1492 fue un año clave para el devenir de la futura España, a parte de la conquista de Granda en enero, se decretó la expulsión de todos los judíos de Castilla y Aragón en marzo, con todas las consecuencias sociales y económicas que se derivaron de esta decisión. También se despachó a Colón en agosto para que realizara su descubrimiento de la ruta occidental de las Indias, aunque sin ser consciente de ello, acabó descubriendo América en octubre, aunque hasta principios de 1493 no se conoció la noticia en la península.

Otro frente destacado para Fernando fue la guerra continua con Francia en varios escenarios, Aragón, Italia y Navarra. En primer lugar en 1493 logró recuperar los condados catalanes ultramontanos de Rosellón y Cerdaña, ocupados por Francia en 1463.

Gonzalo Fernández de Córdoba,El Gran Capitán

Gonzalo Fernández de Córdoba,El Gran Capitán

En segundo lugar se enfrentó en Italia por el dominio de Nápoles. Tras varios años de guerra y varias batallas campales después, Fernando fue proclamado rey de Nápoles en 1504 gracias en gran medida a las hazañas militares de Gonzalo Fernández de Córdoba, más conocido como el Gran Capitán. En este conflicto se demostraron las dotes diplomáticas de Fernando, logrando poner a su favor al Papa y a los estados italianos contra la agresión francesa. En 1504 el Papa Alejandro VI le nombró rey de Nápoles. La simpatía de este Papa hacia el rey de Aragón se debe a su origen valenciano, como muestra de esta amistad está el otorgamiento de las bulas que legitimaron la conquista americana o la concesión del título de católico que llevaron los reyes de España desde entonces, pasando Isabel y Fernando a la historia como los Reyes Católicos.

Esta labor diplomática contra Francia se vio también en la hábil política matrimonial de los Reyes Católicos que firmaron acuerdos matrimoniales con Portugal, El Sacro Imperio e Inglaterra, aislando diplomáticamente a Francia.

El último foco de conflicto con Francia fue la anexión de Navarra por parte de Fernando en 1512 apoyando al bando beamontés en el conflicto interno navarro. Finalmente Navarra pasó a ser parte de Castilla a la muerte de Fernando, aunque el conflicto no finalizó totalmente   hasta 1524.

En 1504 muere Isabel, siendo su legítima heredera Juana, que claramente no estaba capacitada para ser reina por los problemas mentales que presentaba. A pesar de ello, Juana y su marido Felipe el Hermoso fueron proclamados reyes de Castilla en 1506, a pesar de la oposición frontal de Fernando que intentó conservar el gobierno de Castilla, cosa que estaba capacitado por el testamento de Isabel que lo nombraba regente del reino si Juana no era capaz de ello.

Hastiado por toda esta problemática, Fernando decide marchar a Aragón y casarse en segundas nupcias con Germana de Foix, para intentar tener un heredero, cosa que nunca logró, y desvincular Aragón de Castilla a la par que debilitaba la posición de Felipe el Hermoso, aliado acérrimo de Francia.

Mapa de la península Ibérica unificada por los Reyes Católicos

Mapa de la península Ibérica unificada por los Reyes Católicos

Nada más ser proclamado rey, Felipe muere en extrañas circunstancias y ante la incapacidad de Juana, Fernando vuelva Castilla para encargarse del gobierno del reino, cosa que hará hasta su muerte el 23 de enero de 1516. La leyenda envuelve la muerte de Fernando, ya que supuestamente su fallecimiento se debió al consumo abusivo de cantárida o mosca española, que por aquellos años se tenía como afrodisiaco, ya que tenía que cumplir con sus obligaciones maritales con Germana de Foix.

Como conclusión, señalar que Fernando recibió en herencia unos reinos, tanto Aragón como Castilla, muy debilitados por rencillas internas y entregó a su heredero Carlos de Gante, el futuro Carlos V, unos reinos pacificados y muy prósperos que se extendían tanto por la península ibérica como por Italia y África pasando por los dominios antillanos en el mar Caribe. Gran parte de la historiografía considera a Fernando, junto a su esposa Isabel, como el “fundador” de España por la unión que propició, aunque esto no es cierto totalmente, ya que la unión fue solo dinástica, siendo ambos reinos independientes en su propia administración y cuerpo legislativo. Esta unión total solo fue posible a comienzos del siglo XVIII, tras la Guerra de Sucesión española que colocó en el trono a la dinastía borbónica, y que tuvo como consecuencia la abolición de todos los fueros aragoneses, debido al apoyo que este territorio dio a los enemigos de los Borbones.

 

Vía| Biografías y vidas; Fernando II  de Aragón

Más Información| Los últimos años de Fernando el Católico; V Centenario de la muerte de Fernando el Católico

Imágenes| Fernando el Católico; Reyes CatólicosRendición GranadaEl Gran Capitán; Mapa

En QAH| Reyes Católicos; La Rendición de Granada; El Gran Capitán; Fernando de Aragón y el Principe de Maquiavelo; Descendencia de los Reyes Católicos

RELACIONADOS