Historia 


La fundación de Gadir (II): la ubicación

A la hora de hablar de la ubicación de la ciudad nos ocurre exactamente lo mismo que al referirnos a la fecha de fundación: contamos tan sólo con testimonios literarios que no terminan de ajustarse a los datos que nos ofrece la arqueología.

templo-de-melkart

Templo de Melkart, islote de Sancti Petri

Las fuentes sugieren la existencia de dos islas con relación a la ciudad de Gadir: Kotinousa y Erytheia. La más alargada y amplia de las dos, la isla de Kotinousa, albergaría el santuario de Melkart, dios protector de los tirios, situado en el extremo de tierra más cercano al continente, localizado hoy como el islote de Sancti Petri. La colonia tiria estaría establecida en la menor de las islas, en Erytheia, donde se edificó otro santuario, éste dedicado a Astarté Marina. Pomponio Mela describió geográficamente la ciudad de Gadir, diciéndonos que “la (isla) de Gades se halla del lado del Estrecho y su parte más próxima a tierra firme, separada del continente por un espacio de mar angosto y como un río, presenta una orilla casi recta, mientras que por donde mira al Océano, proyectándose hacia el mar en dos promontorios, forma una curva entrante en medio de la costa y en una punta se asienta la ciudad del mismo nombre y en la otra está el templo de Hércules Egipcio (…) lo erigieron los tirios”. De esta manera se establecía la situación de la ciudad en una isla, mientras que en la otra se situaba el templo de Melkart, de la misma manera que nos dice que al menos en su época (siglo I d. C.) la isla ya no era conocida por el nombre de Erytheia, sino que ya compartía la misma denominación que la ciudad, esto es, Gades.

Gracias a un estudio geológico, se pudo detectar la existencia de un brazo de mar que uniría La Bahía con La Caleta, quedando así el extremo más ancho y septentrional de la actual península dividido por un canal interior cuyo origen se remontaría hasta el Pleistoceno, siendo la manifestación del antiguo cauce del río Guadalete; ahí tendríamos el origen de las islas que generalmente mencionan las fuentes grecorromanas. Posteriormente la arqueología ha localizado la margen meridional de ese brazo de mar, cortado artificialmente en la roca natural y sobreelevado con muros de mampostería.

Reconstrucción del perfil de la costa de Gadir en tiempos de los fenicios

Reconstrucción del perfil de la costa de Gadir en tiempos de los fenicios

De esta manera se ha venido manteniendo la idea de que la ciudad fenicia arcaica se hallaba situada en algún punto del casco antiguo de la actual ciudad de Cádiz. El lugar concreto donde se ha defendido la ubicación de la Gadir arcaica (situada en la isla Erytheia) pudo estar próximo a la Torre de Tavira, la zona más alta del Cádiz actual. Si esto es así, éste podría ser el emplazamiento del santuario a Astarté Marina, que pudo situarse en la actual Punta de la Nao, puesto que la isla de Erytheia fue conocida con posterioridad Afrodisias o Insula Iunonis. Los hallazgos que la arqueología subacuática está sacando a la luz entre los castillos de Santa Catalina y San Sebastián apuntan la posibilidad de la existencia en esta zona del santuario, pues entre los hallazgos se encuentran numerosos objetos destinados a fines rituales.

Posteriormente hubo quien estableció la ciudad antigua de Cádiz más al oeste, en la plataforma existente junto al Castillo de Santa Catalina, algo que puede prestarse a objeciones puesto que este lugar se encuentra lo suficientemente protegido del oleaje marino como para destruir todo vestigio de la ciudad, cosa que habría ocurrido pues los hallazgos no dan muestras de la existencia de ninguna ciudad de envergadura en esa zona. Con todo, las tesis que defienden la modificación de la costa debido a los agentes naturales no justifican una destrucción total de la ciudad fenicia arcaica de Gadir.

Lo que sí es cierto es que la envergadura de los hallazgos arqueológicos encontrados en el perímetro urbano de la ciudad de Cádiz no demuestran con suficiente claridad el hecho de que bajo ella se encuentre la primitiva ciudad fenicia de Gadir: ni teniendo en cuenta la destrucción a la que la ciudad se ha visto sometida a lo largo de los años debido a la superposición de estructuras que continúa todavía hoy, los hallazgos encontrados no corresponden a una ciudad de la calidad del Gadir que nos mencionan las fuentes.

También ha sido planteada la idea de que la ciudad fenicia arcaica no se encuentre bajo la actual Cádiz, sino que los tirios la fundaran en el Castillo de Doña Blanca. Lo que conocemos como Castillo de Doña Blanca, en el Puerto de Santa María (Cádiz), es una torre vigía de costa del siglo XV, y un montículo artificial de tendencia rectangular con un espesor de 8 a 10 metros de niveles arqueológicos que contienen el desarrollo cultural de un poblado, el cual se ha venido considerando, por un lado, como un poblado indígena con influencias fenicias y, por otro, como una ciudad mixta fenicia e indígena donde ambos pueblos convivirían de manera pacífica.

Los pobladores indígenas de la zona abandonaron este territorio durante la Edad del Bronce, por lo que el asentamiento fenicio, cuyas primeras viviendas corresponden al siglo VIII a. C., se situaría sobre una zona no habitada.

4182169

Castillo de Doña Blanca

Los primeros semitas que se situaron estas tierras establecieron sus asentamientos al borde de un acantilado, junto a una ensenada que utilizaron para convertirla en puerto, conformando así un asentamiento que sólo adquiere sentido dentro de los cánones fenicios, no en las sociedades indígenas. El hecho de que la zona no estuviera ocupada en un tiempo inmediatamente anterior al asentamiento fenicio y debido al tipo de ocupación que éstos llevaron a cabo, sirve para hacernos pensar que el Castillo de Doña Blanca es un poblado fenicio y no indígena, aunque en su interior pudieran residir individuos autóctonos. De la misma manera, el Castillo de Doña Blanca se sitúa en un medio bien comunicado con el interior al encontrarse junto al río Guadalete y muy próximo a la desembocadura del Guadalquivir, facilitando las transacciones comerciales con los poblados indígenas del interior, mostrando una ubicación que se acerca mucho más al modelo fenicio de asentamiento que el que presentaría la ciudad de Cádiz.

En relación a la ubicación de la antigua Gadir en el Castillo de Doña Blanca y no en el Cádiz actual, hemos de recurrir al propio nombre de la ciudad: gdr o Gadir, cuyo significado, en fenicio, sería muro, esto es, ciudad amurallada. Las únicas murallas documentadas en Cádiz pertenecen a época moderna, no habiendo sido localizado rastro alguno de murallas antiguas. Sin embargo, y apoyando aún más las tesis que defienden la ubicación de Gadir en el Castillo de Doña Blanca, sus murallas sí pueden datarse sin problemas en época fenicia, al igual que el poblado y el puerto.

D. Ruiz Mata rechaza la existencia de una precolonización fenicia, partiendo de la base de que no se han encontrado los establecimientos fenicios destinados a los primeros contactos comerciales. Esto, unido a la idea de que las primeras fundaciones fenicias tuvieran lugar a comienzos del siglo VIII a. C. surgiendo poco tiempo después de los primeros contactos, nos acerca aún más a la idea de que la primitiva localización de Gadir no se encuentre en la ciudad de Cádiz, donde no se ha documentado una auténtica ciudad fenicia procedente de estas fechas, sino que se localice en el Castillo de Doña Blanca.

Vía| AUBET SEMMLER, M. E. Tiro y las colonias fenicias de occidente. Edición ampliada y puesta al día, (1997); RAMÍREZ DELGADO, J. R. Los primitivos núcleos de asentamiento de la ciudad de Cádiz (1983), RUIZ MATA, D. “La fundación de Gadir y el Castillo de Doña Blanca”, Complutum 10, (1999)

Imagen|Templo de Melkart, Reconstrucción del perfil de la costa de GadirCastillo de Doña Blanca,

En QAH| La fundación de Gadir (I): la fechaCausas que llevaron al final de Tartessos, De Canaán a Fenicia

RELACIONADOS