Historia 


La fragata Numancia, la primera vuelta al mundo de un buque acorazado

Desde que España perdió su hegemonía en los mares tras la batalla de Trafalgar (1805), se pretendía recuperar el prestigio perdido y volver a ser una potencia naval. Con ese objetivo en 1865 se proyectó la construcción de una nueva serie de barcos que elevasen el nivel de la obsoleta armada con que contaba el país y que llegó a convertirla en la cuarta armada del mundo.

La fragata Numancia

La fragata Numancia

Por aquellos tiempos en varios países se estudiaba la posibilidad de construir barcos resistentes a los proyectiles explosivos  que ya se utilizaban en las batallas navales y que resultaban devastadores para los antiguos navíos de línea.

Para ello se había estudiado la posibilidad de construir barcos con una coraza de acero que pudiese detener los impactos recibidos. Como en España no había astilleros que contasen con la tecnología necesaria para construir barcos acorazados, se encomendó esta tarea a la empresa Forges et Chantiers de la Mediterranée en los astilleros de La Seyne, Tolón, Francia, que ya había realizado algunos encargos de este tipo.

La construcción de la fragata comenzó el 22 de abril de 1862 y fue entregada a la Armada española el 19 de noviembre de 1863. El coste de su construcción ascendió a 8.322.252 pesetas, una cantidad enorme de dinero para aquel tiempo. Se la bautizó como Numancia en recuerdo de los hechos acaecidos siglos atrás en la lucha de esta ciudad celtíbera contra los romanos.

El casco se construyó con planchas de hierro unidas por dos millones de remaches que a su vez se asentaba sobre un almohadillado de madera de teca. Estaba propulsado por una máquina de vapor  que imprimía una potencia total de 3700 cv indicados. La fragata también disponía de un aparejo con una superficie vélica de 1846 m².

La fragata Numancia en el bombardeo de El Callao

La fragata Numancia en el bombardeo de El Callao

Enseguida fue enviada al combate ya que acababa de desencadenarse la Guerra del Pacífico (1865-1866) entre España contra Perú y Chile principalmente. De este modo el 4 de febrero de 1865, después de ser armada y equipada, salió de Cartagena hacia el Pacífico, al mando del capitán de navío Casto Méndez Núñez, incorporándose a la Escuadra del Pacífico en las costas de El Callao. Allí participó de forma relevante en la campaña contra Chile y Perú, distinguiéndose especialmente en los bombardeos de Valparaíso y El Callao de 1866, estando al mando de Juan Bautista Antequera.  En dicho combate el propio Méndez Núñez resultó herido y además un proyectil alcanzó el barco, aunque debido a su fuerte blindaje salió repelido, abriendo un boquete que rápidamente fue taponado.

Su regreso a España lo realizó primero hasta Filipinas, navegando a vela y arribando a Manila el 8 de septiembre de 1866. Continuó viaje hasta la isla de Java y después  a través del cabo de Buena Esperanza, llegó a la isla de Santa Elena el 5 de abril. Después atravesó de nuevo el Atlántico y alcanzó las costas de Río de Janeiro el 18 de mayo. Tras una nueva travesía atlántica arribó a Cádiz el 20 de septiembre de 1867. Esto convirtió a la Numancia en el primer buque acorazado que completó la vuelta al Mundo.

Plancha agujereada de La Numancia

Plancha agujereada de La Numancia

Más tarde se traslada a Cartagena, donde entró en el dique flotante el 27 de abril de 1868, saliendo el 18 de julio tras las reparaciones. Las planchas dañadas fueron sustituidas y por decisión del Gobierno de la República de 28 de febrero de 1874, a propuesta de Miguel Lobo Malagamba, se llevaron a exponer en el Museo Naval el 16 de marzo del mismo año.

Esta singular fragata fue la encargada de traer a España a finales de 1870 al Rey Amadeo I, desde el puerto de La Spezia (Génova) hasta Cartagena. Después realizó un viaje a Nueva York  en 1871.

También participó en la revolución cantonal de Cartagena entre 1873 y 1874.   Tanto los buques como las tripulaciones que se unieron a la escuadra cantonal fueron declarados piratas el 20 de julio mediante un decreto del gobierno de Nicolás Salmerón. Tras capitular Cartagena el 12 de enero de 1874,  junto con la Vitoria fue el primer barco en ser electrificado de la Armada, operación realizada en 1877 en el puerto de Barcelona.

Aún continuaron sus aventuras. Figuró en la escuadra concentrada en Mahón a las órdenes de Antequera en previsión de una ruptura con Alemania por la crisis de las Carolinas (1885). El buque junto con otros de la Armada asistió a la Exposición Universal de Barcelona en 1888. En 1896 se trasladó a Tolón para ser convertida en acorazado guardacostas. Al declararse la guerra con EE.UU. en abril de 1898, no estaba todavía lista, así que tuvo que ser remolcada a Barcelona para evitar el internamiento. Una vez terminado el conflicto regresó a Tolón para su transformación.

numancia guardacostas acorazado cantones

Guardacostas acorazado Numancia

Se incorpora de nuevo a la Escuadra y en abril de 1907, recibe en Cartagena la visita a bordo de los reyes Alfonso XIII y Eduardo VII de Inglaterra. En octubre de 1910 se trasladó a Lisboa con motivo de la revolución que trajo la república a Portugal.

En diciembre de 1909, durante la guerra de Melilla, como el crucero Carlos V estaba en reparaciones el Ministerio de la Guerra designó al acorazado guardacostas Numancia como buque almirante de la segunda división de la escuadra destinada en aguas de Marruecos.

Este insigne navío fue dado de baja en la Armada el 18 de diciembre de 1912. Aunque el clamor popular pedía su conservación como reliquia histórica, el Gobierno ordenó su venta el 28 de julio de 1915. Pero su final fue otro naufragando el 17 de diciembre de 1916, en la costa portuguesa frente a Setúbal durante su viaje desde La Carraca a Bilbao para el desguace.

Vía| Coello Lillo, Juan Luis; Agustín Ramón Rodríguez González (2001). Buques de la Armada Española a través de la Fotografía. ISBN 978-84-95088-37-6.

Fernández Duro, Cesareo (1893). Viajes regios por mar en el transcurso de quinientos años: narración cronológica. Madrid: Impresores de la Casa Real.

Pérez Crespo, Antonio (1990). El cantón murciano. Murcia: Academia Alfonso X el Sabio, D.L. 1990. ISBN 0870219073.

Pérez Galdós, Benito (1906). La vuelta al mundo en la Numancia. En wikisource. Consultado el 29 de febrero de 2010.

Imagen|Fragata Numancia; Bombardeo de El Callao; Plancha agujereada; Guardacostas acorazado Numancia

RELACIONADOS