Jurídico 


La fotocopia como elemento probatorio en un proceso penal

El artículo 26 del Código Penal establece que se considera documento a todo soporte material que exprese o incorpore datos, hecho o narraciones con eficacia probatoria o cualquier otro tipo de relevancia jurídica.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que no existe una doctrina contundente ni una legislación sobre el mismo, y se ha venido tratando en nuestra jurisprudencia. Tradicionalmente, según la Jurisprudencia del Tribunal Supremo, se ha negado su eficacia a efectos documentales, salvo que estén reconocidas por un documento original.Fotocopia Jurídica

De hecho, la fotocopia autenticada tiene un valor documental  idéntico al documento original, sin embargo, en la sentencia del Tribunal Supremo 1615/2002, de 1 de Octubre, se hace alusión a lo difícilmente sostenible que resulta una exclusión radical de la fotocopia como elemento probatorio y cita la Sentencia del Tribunal Supremo de 14 de Abril de 2010 en la que se considera a las fotocopias como documentos que reflejan una idea del original y que no existe ningún obstáculo para que no se deba considerar el contenido.

Lo cierto es que no se niega absolutamente el valor probatorio a los documentos fotocopiados pero para que pudiera tener valor documental tendría que gozar de garantía alguna de que no se hubiera manipulado el contenido y la realidad es que incluso un análisis caligráfico resultaría un prueba dudosa al estar basado en una fotocopia.

En cualquier caso, ante un proceso judicial, lo más recomendable es contar con la experiencia de un abogado penalista que le asesore con los elementos materiales probatorios para afrontar el proceso con las mayores garantías.

Imagen| Richard Monteverde

RELACIONADOS