Trending 


¿La formación: opción u obligación en el nuevo mercado de trabajo?

Al cesar en nuestra actividad laboral y comenzar nuestra búsqueda de empleo, una de las grandes sorpresas con la que muchos nos encontraremos será las grandes transformaciones que se han producido en el mercado de trabajo y los cambios en los perfiles profesionales demandados por las empresas.

glasses-272399_640La incorporación a una nueva economía transnacional, el monumental desarrollo de las tecnologías y su aplicación a la práctica totalidad de las profesiones, han dado pie a la aparición de un nuevo mercado de trabajo que demanda nuevos perfiles profesionales que incluyen capacidades y competencias que, quizás, nos sean desconocidas y que tengamos que adquirir o, al menos, potenciar para estar a la altura de las expectativas.

Así, en muchos casos, la opción que se nos plantea no será tanto mejorar nuestra formación, sino ponernos al día y adquirir estas nuevas habilidades y competencias que nos permitan competir en este nuevo mercado de trabajo.

Pero, en cualquier caso, la cuestión sigue siendo la misma: ¿Cómo administramos nuestros recursos para aumentar nuestras posibilidades? ¿Hacía donde dirigimos nuestros esfuerzos?

¿Nos conviene invertir tiempo y dinero en recibir algún tipo de formación especializada, que aporte un valor añadido a nuestro currículum y aumente nuestra empleabilidad? No es mala idea, supone mejorar uno mismo y hacerlo también respecto a la competencia a la que nos enfrentamos. La formación mejora nuestra preparación e incrementa nuestras capacidades en sectores ya conocidos o en áreas nuevas para nosotros. Hoy  la competencia es tanta que es necesario contar con los máximos conocimientos posibles. Las empresas buscan trabajadores multidisciplinares que puedan dominar distintas funciones.

Ahora bien y a pesar de todo lo anterior, quizás nos convenga centrarnos en la búsqueda de trabajo sin más y dedicar nuestros recursos – tiempo, dinero, esfuerzo e ilusión – a encontrar una actividad enmarcada en el sector profesional en el que venimos actuando o algún otro similar.  Quizás incluso embarcarnos en nuestra propia aventura empresarial. La formación tiene muchas ventajas, pero en realidad no garantiza un resultado favorable y nos resta un tiempo y una energía que podríamos dedicar a resolver nuestro problema real: la falta de un empleo y por consiguiente de una retribución económica periódica que nos mantenga en nuestra zona de confort.

Sea cual sea tu decisión, no olvides que lo que aprendas gracias la formación será siempre tuyo. El conocimiento y la experiencia que adquieras no te lo pueden arrebatar y además es lo más valioso que tienes. Viviendo en esta era del conocimiento y la información, muchos mantienen que “quien más vale es quien más conocimientos y habilidades tiene”.

¿Tú qué opinas?

 

Por Juan Canut

 

[iframe id="frame-dontknow" frameborder="0" scrolling="no" width="300" height="350" src="http://www.dontknow.net/widget/51246/realizar-formacion-buscar-empleo"]

 

RELACIONADOS